Temple
Rango6 Nivel 26 (916 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Hubieron veces en las que le hablaba, y sonreía. Mas, pasado. Hubieron veces en las que le hablaba, y no se inmutaba. Mas, presente.
Desde hace tiempo que nos conocemos. Lo sé por cómo la llamo, y es que me encanta su nombre tan original y hermoso. Ella nunca fue de demostrar afecto; ella, en realidad, sí es de demostrar afecto. Lo malo es que no se acostumbra conmigo.
Pasamos ratos felices y dichosos; tristes y desalentadores, nos odiamos, nos quisimos, nos hablamos, nos callamos. Recuerdo mi vida vagamente antes de ella. Habían pasado 13 o 14 años desde mi primer cumpleaños antes de conocerla. Estaba lleno de inseguridades y superficialidades cuando hablé con ella por primera vez. Venía de una larga amistad; pero encajábamos por arte de magia.
El año lectivo había culminado en ese entonces, y mi familia acompañada de mis tíos fue a una clase de estancia en Encarnación. Acordarme de nuestra temprana y tan fructífera relación hace que circuitos muertos de dolor intenten revivir chispeando entre mis neuronas. Parecíamos bebés descubriendo el mundo y lo hermoso de palabras tan románticas.

Hace 8 meses Compartir:

1

6
phangoria
Rango7 Nivel 33
hace 8 meses

Desgraciadamente esa situación suele pasar con mucha frecuencia.


#2

A ella la tuve como mi encanto preferido, un premio, una cúspide de la euforia. Me sentía tan feliz porque me resignaba y disfrutaba a solo fantasear con ella. Me imaginaba dándole besos y caricias de aquí para allá, me la imaginaba a ella: hermosa con los ojos llorosos, riendo y llorando de amor mientras mi voz se volvía su nombre, mi tacto su piel y mi corazón su amor.
Surgieron, pues, eventualmente, casos en los que ya no podía atajar mi sentir. Tanto es así, que se lo proclamé a ella indirectamente en indeterminadas veces: le canté, le escribí cuentos de amor, le demostré intenso cariño y afecto, me preocupé incesantemente por ella. Resumiendo… ella era mi prioridad. La damisela de azul. La quise como nunca y como siempre. La quise más de lo que la palabra sugiere. Quise abrazarla, abrazarla para nunca soltarla; recordarla para nunca olvidarla.
Era, pues, mi bella dama de las risas, la ternura y la felicidad.

#3

Hoy… después de haber tenido tan abundantes y caprichosas memorias de ella en mi corazón; después de haber dado tanto y recibido nada, puedo decir que… hoy, la luna… tan dispersa y blanca junto a sus estrellas, se ve más brillante. Más brillante o… más oscura. En el silencio, en la soledad o compañía del silencio, siempre indiscriminadamente, me aturden sus memorias. Fácilmente podría decir que haberla extirpado de mi corazón se sintió como una cirugía sin anestesia. Pero, la facilidad con la que pueda decirlo no quita el hecho de mi singularidad a la hora de elegir a quién amar, y consecuentemente, mi severidad con las personas que no cumplan con mis reglas imaginarias.
Hace poco le dije por una llamada, por una llamada en donde nuestras voces se escuchaban, se hablaban y jugaban, jugaban a ser el último o el primero; que ella, su persona, su personalidad: era tan encantadoramente vasta que daba para escribir un libro. Ahora, viéndolo todo claramente: sí que da… sobra; pero sobra para uno de una sola página.

#4

O, por ejemplo, en noches tan negras como esta, mi corazón me recomienda verte ausente, que mis pensamientos se disipen si es que tienen que ver con vos —cuando nunca tuvieron—, o que, por ejemplo... así haya sido.
Entonces, bajo y lloro. Me acuesto y descanso, alado, sin poder volar. Y lo que cubre mi tristeza, inmensa, ya no para de sangrar. Y solo pienso en la muerte... sabés... solo muerte. Ojalá muerte, para no verte, pensarte... sabés... Ya no sé ni cómo me encuentro... Solo respiro, sabés. Y, entonces, quiero morir en los brazos de Dios. Y dejar este dolor terrenal, porque arrasa, abrasadora asta clavada en lo profundo de mi intangible.
Y porque todo lo bueno tiene lo malo.
Creo que no siento lo bueno.
Y ya no sé ni adónde ir... ni de dónde fui... y a qué soy.

Espero verme donde el tiempo y la vida se reúnen.

ForeverLoveDreams
Rango10 Nivel 48
hace 5 meses

Me ha encantado! Solo puedo darte un consejo, uno que quizá no encuentres de gran interés, pero a mi me funcionó. El tiempo lo cura todo :)