Everlone_22
Rango5 Nivel 23 (636 ptos) | Escritor en ciernes
#1

Nací con una extraña enfermedad, claro que nada era mi culpa.

No era mi culpa las ganas de asesinar, no era mi culpa las ganas de ver mis manos llenas de sangre, es totalmente divertido.

Ver mucha violencia hoy en día, es como ver una película divertida

Admito que no tengo Corazón, amo y adoro tanto torturar a mi víctima hasta que muera.

Mi voz en mi cabeza, es la responsable de mis ganas de asesinar, ella me obliga y yo sólo cumplo sus órdenes.

Una vez que la desafía, me hace daño, intenta cortar mi cuerpo, pienso y digo que es mejor cumplir sus deseos que literalmente son míos.

Y ahorita, mi vecina acaba de tener gemelas, y la vos que escucho en mi cabeza, me está diciendo que haga que las desaparezca, mis manos volveré a ensuciar, pero eso no importa Ya que sería la víctima #98.

Así que con un cuchillo de cocina, voy en la noche como una gargola, riendo como payaso voy a cumplir su deseo más extraño.

Hace 12 meses Compartir:

4

7
voz_sin_vos
Rango12 Nivel 59
hace 12 meses

Te quedas con ganas de seguir leyendo. Ojalá continúe!

Don_Diego
Rango13 Nivel 61
hace 12 meses

Hay loca perversa y siniestra mente la tuya muy bueno por cierto 😁

Everlone_22
Rango5 Nivel 23
hace 12 meses

Bueno Gracias Diego.

Ya notaste que no soy tan normal.


#2

Mis manos llenas de sangre, seguía riendome frente del espejo de su madre.

Había acabado con sus vidas, tanto como las gemelas y su madre. Que idiota el hombre, que las dejó solas en la noche.

Cubriendome de sus sangre en todo mi cuerpo era divertido, hasta estaba empezando a comer sus cuerpesitos.

Escuchaba la policía, no me quedaba de otra que saltar por la ventana. La voz en mi cabeza, riéndose estaba, mi corazón en desesperación, estaba destruido por su traición.

Yo misma había tomado el teléfono de casa, estupidez mi cabeza, quien era que realizaba la llamada.

Con mi cuchillo de cocina, voy de idiota corriendo entre el bosque con neblina.

Un hombre alto de casi dos metros, hizo un alto a mi corrida. Atónita quedé, el tipo, desnudo estaba.

Corriendo directo hacia el, apuntado mi cuchillo de cocina a su corazón, el tipo muy fácil lo tomo.

Estaba asustada, no conocía a este hombre, ni del por que desnudo, el me agarró y me puso una cadena de picos en mi cuello.

Y en lo que menos canta un pájaro, me inyectó en mi mano.

Abrí mis ojos, la luz que entraba por la ventana lastimaba. Me levanté de mañana, ya que miraba de lejos por la ventana.

No escuchaba la voz en mi cabeza, era un alivio ya que venían mis seres queridos.

El hombre de ayer, era mi padre, es el único en el universo que me trata amable, siendo yo una asesina, elimina la maldad y las evidencias de todas partes.

Tanto se lo agradezco, que debajo de la cama, tengo la cabeza de su enamorada, sólo espero que no me regañe, ya que está vez, no está la voz en mi cabeza.

Y una vez más, la policía no me encuentra, y una vez más, seguiré haciéndolo.


#3

Después de matar a mis seres queridos, aún quedé con ganas por culpa de este cuchillo.

No entiendo, si ahora estoy bien, ¿qué pasa conmigo? La voz en mi cabeza, desapareció sin sentido.

Me siento mal, cada vez que lo hago, ya no hay nadie que me aliente en mi deporte extraño.

Sosteniendo la cabeza de mi padre, camino hacia el patio para hacer un agujero en la tierra y lanzar la cebaza. Ya no me siento mal, al ver a unos niños caminando solos por los bosques.

Estúpidos niños que no están advertidos, ya que los seguiré y mataré con mucho sentido.

La voz extraña de mi casa ha vuelto, ahora me siento feliz y acompañada, ahora lo que quiere es que los mate, y que haga carne en salsa para darles a sus padres.

Con mi cuchillo de cocina, siguiendo los estoy, espero que no corran por que con hambre ya estoy, no querrán que me los coma vivos por que es el peor dolor.