HEDISON_OliveBears_58
Rango5 Nivel 21 (460 ptos) | Escritor en ciernes
#1
    Partes:
  • #2

Desde que mundo es mundo todo pasa, la vida y los años, pero sin darnos cuenta te sorprende la muerte algo que hasta ahora solo la entendemos como una cosa que le sucederá a todos, sin embargo, no deja de ser un misterio y algo que aunque sabes que sucederá te sorprende. Cierto día estaba en vispera de año nuevo donde uno piensa que todo debe ser alegria, unión y paz, época en la que las fiestas y parrandas no dejan de sonar y las hallacas se preparan al son familiar, una tarde le pregunté al vecino cómo estaba Nina y me contestó que estaba esperando la hora, mi sorpresa es que no pensaba que estuviera tan mal porque ella solía sufrir de epilepcia desde los siete años, aunque en el momento no lo dudé, ya que el que me lo notificaba tenia toda su vida conviviendo con ella, a parte también me dijo que habia pasado todo el día en esas condiciones y que era difícil que se recuperara, me entristecí, ya pronto no la vería mas. Es complicado poder explicar la sensación de saber que un cercano pronto dejará de estar con nosotros, se puede saber solo que hay que observar muy bien cada detalle...

Hace 6 meses Compartir:

0

1
#2

Nina era una persona noble que sabía compartir lo poco que tenía, era capáz de dar aún sin recibir nada a cambio. Esa cualidad es muy difícil de conseguir en esta sociedad tan empobrecida espiritualmente, donde escasea la bondad y el amor. Ella solía decir que su casa no estaba e la tierra que el Señor le daría su casa, por decir estas cosas recibía burla de familiares y amigos, su fe era un poco extraña ya que para ella el testimonio debía ser ejecutado y no hablado.
El mundo esta lleno de contradicciones, y Nina era parte de este mundo que sorprende a diario con algo nuevo, ella visitaba a quienes para ella eran sus seres queridos y pasaba horas sentada a veces conversando de su futura casa. Con tanto desprecio en en la casa y en la calle su fuerza era ayudar y sonreir si tenía motivos.
Un día de soledad en su casa le sobrevino la angustia de repente unos uniformados llegaron a su habitación y preguntaron por cierto sujeto que hacía dias huía sin causa, tal susto le provocó la epilepcia, Demetrio que la vio pensó en buscar ayuda y de pronto se acordó que un día presenció cómo su tío Juan le explicó como hacer ara ayudar a una persona cuando era atacado asi como estaba Nina.
Fue entonces cuando Demetrio tomó una biblia y repasó el método y con la oración dstando en el Padre Nuestro hizo el milagro, en poco rato Nina dejó de retorcerse y babearse y en pie se recuperó sin recordar lo que habia sucedido.