Don_Diego
Rango11 Nivel 52 (7244 ptos) | Artista reconocido
#1

¿En qué momento comencé a correr? No lo sé. Lo único que sí sé, es que debo correr y escapar tan rápido y veloz como mis piernas me lo permitan. El frio viento me golpea furioso la cara y me corta sin piedad la piel. No puedo controlar los terribles escalofríos y menos aún reprimir mi titiritar de dientes. Las corrientes de aire continúan azotándome directamente el rostro. Pequeñas gotas casi congeladas caen y discurren de mi pelo empapado. Es ¿agua? ¿acaso es lluvia? no. No lo es. es blanca y fría, nieve, si nieve… De dónde viene... No lo entiendo.

¿Dónde estoy?

¿Qué hago aquí?

¿Cómo llegue?

No recuerdo, no recuerdo nada…

Hace 5 meses Compartir:

5

17
Sarym
Rango15 Nivel 74
hace 5 meses

Combinas una serie de sensaciones y sentimientos para darle paso a un inicio intrigante del que no me quiero perder la continuación, cariño.

Don_Diego
Rango11 Nivel 52
hace 5 meses

Para pasado mañana ya estara. Y Si!!! Mañana lo del reto no sabes como lo ansio. 😁

Sarym
Rango15 Nivel 74
hace 5 meses

Jajajajaja, aún ando dándole vueltas a ese asunto, cariño, no sé como saldrá pero yo también lo ansío. ;)

phangoria
Rango7 Nivel 33
hace 5 meses

O u O/

A ver que le pasa al prota.

J_Lani
Rango6 Nivel 26
hace 4 meses

Enigmático, es prometedor, me agrada!


#2

Ante mí una espesa niebla blanca, lechosa, densa que me imposibilita ver más allá de unos cuantos pasos, me rodea por todas partes. No importa a donde corra, no puedo salir de ella.

Extrañas sombras me persiguen, por donde sea que mire. Siluetas borrosas y oscuras se asoman fuera de la niebla amorfa. Figuras de perturbadoras criaturas hechas de la misma niebla se abalanzan sobre mi, forman espeluznantes rostros grotescos y aterradores mientras se lamentan entre gritos agonizantes y desgarradores alaridos, entre bramidos de sufrimiento de angustia y sollosos de dolor.

La situación se torna cada vez más insoportable de aguantar. Continuo corriendo sin mirar atrás, pues siento que, si me detengo, aunque sea solo por un segundo seré engullido sin piedad por aquellos. Por aquella… Existencia, aquella infernal maldad. Sé que están tras de mí, justo a mis espaldas. a solo unos metros, puedo sentir su siniestra presencia acercarse, lenta pero constantemente.

Corre, corre maldita sea, corre, me digo, sigue corriendo y no voltees. No te detengas.

El agotamiento se hace cada vez más evidente, el dolor y la fatiga en las piernas aumenta, pero este no es el momento para detenerse, no aquí, no ahora, solo esfuérzate un poco, un poco más.

Quiero, pero no debo, solo... tal vez... ¡NO! No lo hagas, no mires, si, él está ahí, sé que está ahí, él, él culpable de todo, la amenaza. El… Depredador. ¡NO! no hagas nada para llamar su atención no lo provoques de ninguna manera, solo sigue, sigue corriendo hacia adelante y no pares.

No parecen cansarse, siguen acercándoseme, me están pisando los talones, cada vez más cerca cada vez más fieros y horripilantes, he intentado golpearlos, alejarlos, pero desaparecen para luego volver más furiosos y enfadados que antes. Casi atrapo uno, pero se me escurren como el agua entre los dedos.

Malditos ¡Déjenme en paz! Se alejan por un momento, ahí donde no los veo con claridad. Se esconden mientras se burlan de mí.

¡Desgraciados solo me están provocando!

Varios lamentos inhumanos me llenan los tímpanos con una sinfonía amarga y siniestra, venida desde las profundidades del más tétrico averno.

Él está llegando…

¡No puede ser! ¡Vamos sigue corriendo! ¡Mas rapido! Que se entretenga con ellos mientras yo escapo ¡Vamos que no hay tiempo! ¡Antes de que se dé cuenta de mí, aprisa!

Se oculta tras la niebla, lo sé, está esperando, acechando, cazando… Justo donde se puede escuchar como los huesos se quiebran como hojas secas, donde piel es desgarrada, torcida y arrancada, donde sangre gotea y salpica, ahí donde son desmembrados sin piedad. Y aunque solo puedo ver, rastros no nítidos de cuerpos convulsos y deformados, sé que están sufriendo una tortura más allá de lo imaginable una que nunca se detiene, una que nunca para. Algo ¡No! alguien fuerza a torcer sus cuerpos, a contraerse y expandirse de manera repulsiva, donde entrañas explotan y se ven volcadas hacia afuera, tirando fuera de sí y cayendo sobre la tierra, jugos ácidos que derriten y erosiona en charcos humeantes el suelo árido y muerto. ¡No veas! ¡No veas como... Come!

Solo sigue corriendo.

Una diminuta y casi ilusoria luz llega a mi desde la lejanía, que es, una estrella ¿?, una lampara ¿? … La salida ¿? ¡Si! debe ser la salida. Vamos, cambia de rumbo, debo de llegar a ella, debo de alcanzarla, sigue. No pienses en nada turbio o desalentador en este momento que pueda alejarte de ella o sacarte del camino, vamos continua tu trayecto. No pierdas de vista el objetivo o lo perderás todo.

nada parece ayudar, maldiciones amenazas o suplicas. No me escuchan, solo continúan persiguiéndome.

¨Algo¨ se acercó a mi rostro y me susurro, no entendí que dijo solo pude sentir su gélido aliento congelar mi mejilla; han vuelto ¡No, aléjense! ¿que no estaban muertos ya? ¿¡Si quiera están vivos!?

-La agonía eterna. El sufrimiento sin descanso. La infinita melancolía...

¡No más, por favor!

- ¡ALEJENSE!

Cuando llegan a rosarme me muestran horribles expresiones bizarras de lamento, odio y malicia. Una criatura tras otra aparece y de inmediato se esfuman, tan rápido como llegan se pierden. No parece que llegue un final a todo esto. no uno donde yo salga vivo...

Puedo sentir como su malicia se incrementa. ya no se conforman con mostrarme su cólera, ahora me atacan. Sus garras me han lastimado. mi sangre escurre por mi piel lacerada. Las piernas ya no me quieren hacer caso, están por traicionarme en cualquier instante, no hay salida, no hay escapatoria, caeré en cualquier momento. y tan cerca que estaba de la luz. Esa luz cálida y hermosa, esa tibia y agradable sensación que sentía hace unos momentos se está perdiendo.

Tengo frio, mucho frio... me estoy cansando, los pies ya no quieren avanzar más. Me siento tan cansado… las fuerzas me abandonan, poco a poco. Si solo pudiera dar unos cuantos pasos más, ya estaría… Tan cerca... Tan cálida que se sentía, si tan solo me acercara un poco más….

Una pesada, gélida y asfixiante oscuridad me envuelve. No me puedo mover...

La luz frente de mí...

Lentamente...

Se apaga......

phangoria
Rango7 Nivel 33
hace 5 meses

D:
Eso fue inesperado.
Aww es una pena que lo atraparan pero mantuviste el suspenso en todo momento.
<3

Sarym
Rango15 Nivel 74
hace 5 meses

O.O wow, me encantó. Veo que has mejorado muchísimo, cariño, tu narrativa se ha hecho más organizada y se han atenuado ciertos detalles que te he mencionado antes. Sigue habiendo alguna tilde ausente, y palabritas en conjunto redundantes, pero con la práctica que estás teniendo se corregirá en poco tiempo. Te sugiero que para los diálogos uses guiones largos, le dan una mejor estructura al texto.
Gracias por compartir tu relato, cariño, admiro mucho de tu forma de relatar sumerge al lector a vivir de primera mano la historia.

Nos seguimos leyendo apreciado @Don_Diego, saludos, cariño. ;*

Don_Diego
Rango11 Nivel 52
hace 5 meses

El texto es viejo. 😁 me robe una parte de una de mis historias xP que casi nadie lee.

Sarym
Rango15 Nivel 74
hace 5 meses

NO, cariño, para nada, yo también tengo mis truquitos de reciclaje como dice mi querida @phangoria. Jajajaja

phangoria
Rango7 Nivel 33
hace 5 meses

Reciclar es ecológico <3
XDDD.

Hiarbas
Rango10 Nivel 45
hace alrededor de 1 mes

Como siempre impresionante la capacidad que tienes para transmitir la angustia de tus personajes a tus lectores. Reciclado o no es muy tuyo y refleja claramente tu estilo. Me gusto @Don_Diego.


#3

Mientras me siento caer en un oscuro abismo sin fin. Puedo percibir como mi conciencia es sustraída fuera de mí. La realidad me parece tan confusa, los sentidos del cuerpo entumidos, es como si entrara en un estado de letargo forzado. Creo que estoy en el fin del camino.

Un minúsculo punto blanco en la distancia se abre paso en toda esta oscura penumbra, apenas y puedo distinguirlo, se acerca a mí, y a una velocidad extrema. Y como si una gigantesca mano me envolviera el cuerpo; siento ser tomado y limpiado lentamente de aquella espantosa, sucia y pegajosa penumbra. Me siento flotar, como si lentamente emergiera hacia arriba desde dentro de un viscoso pantano de brea. algo llega a mis ojos, es titilante pero nítida, una luz cálida y reconfortante me cubre el cuerpo. Me acerco a la superficie, puedo notarlo. Es entonces cuando mi cuerpo que anteriormente lo sentía ajeno y entumecido; parece volver a ser mío. Llego al final del camino, y al hacerlo una luz cegadora me da la bienvenida.

¡Despierto!

Me incorporo por el enorme sobresalto. Sudor frio me inunda el cuerpo. Veo a mi alrededor con urgencia. Mi condición debe ser la un excitado paranoico, seguro estoy de eso. Siento que los objetos alrededor mío; así como sus sombras del televisor, del escritorio, del guardarropa y de las sillas se ven agrandar y achicar en intervalos erráticos de tiempo. Llevo mis sudorosas y temblorosas manos a mi frente, y al meditar por un largo tiempo. Me digo con voz seca y entrecortada.

—Las terribles pesadillas… de las que tanto temía, se han manifestado.

Tomo las sabanas que me cubren y la lanzo lejos. Salgo apresuradamente de la cama y me dirijo al espejo. Sin pensarlo levanto mi camisa y veo lo que más temía. Señales de golpes, manchas negras por moretones y marcas de enormes mordidas.

—No de nuevo. Digo al punto de querer llorar. No creí que esto lo volvería a ver.

Han pasado días y mi situación ha pasado de mal a peor. Tuve que dejar el trabajo para centrarme en arreglar mi condición. El doctor dice que no encuentra lógica en mi estado físico, asegura que lo que tengo en el cuerpo fue hecho por agentes externos y no por mis pesadillas renuentes. Le pedí hacerme un examen toxicológico, tal vez eso sirva de algo, pero los análisis no arrojaron nada fuera de lo normal. Me siento frustrado, exasperado y terriblemente nervioso. No quiero volver a dormir, de hacerlo, mi cuerpo y mi mente no lograran pasar la noche. Me trueno los dedos de las manos, me muerdo las uñas y no paro hacer castañear mis dientes. Es de noche y las ansias de expectación en saber que ocurrirá después, me están matando por dentro. Vuelvo a verme la cara al espejo, y lo que veo me deja sin aliento, estoy demacrado, es como si hubiese envejecido 10 años. Las negrísimas ojeras, los ojos completamente rojos, la barba sucia y desalineada, así como las marcadas arrugas me hacen ver como una persona completamente diferente, a que estoy acostumbrada ver todos los días. No sé qué hacer, continuar viviendo así es un verdadero infierno. Creo que no tengo ninguna otra salida que hacer lo que hace años me dijo mi padre.
Tomo el revolver de mi padre, el mismo que él uso cuando supo que no había escapatoria. Llevo el cañón bajo mi quijada y aprete el gatillo.

¡Click!

—Estúpido de mí. —- Me digo en represalia. — El arma no esta cargada.

Abro el tambor, vacío. Lo veo detenidamente y mi cabeza empieza a trabajar velozmente. Al final una obsesiva idea se aferró a mí.

—Debo ir a comprar munición…

Fin.

Hace alrededor de 1 mes

4

3
Hiarbas
Rango10 Nivel 45
hace alrededor de 1 mes

El final tan bueno como el resto del relato. Quedan mis ganas de tormento satisfecha con la lectura de tu relato @Don_Diego.

Don_Diego
Rango11 Nivel 52
hace alrededor de 1 mes

😊. Por lo regular siempre me dan ganas de escribir historias largas y complejas, pero desafortunadamente termino por dejarlas a medias. Al menos esta le di un fin. Algo es algo. Gracias por tomarte el tiempo en leer amigo @Hiarbas

Hiarbas
Rango10 Nivel 45
hace alrededor de 1 mes

Es bueno terminar las historias, las da la redondez que necesitan para ser completas. A mí al principio me sucedía lo mismo, me costaba cerrar las historias, hasta que me di cuenta que sin final no tenían sentido.

IndigoDolphins_73
Rango7 Nivel 30
hace 29 días

Me pasa lo mismo @Don_Diego, los finales son complicadísimos para mí, es donde se decide todo. Algo que iba bien puede acabar chafado pero estoy de acuerdo con @Hiarbas . Hay que hacer el esfuerzo. Y ser valientes