mikaela_moreno
Rango5 Nivel 20 (454 ptos) | Escritor en ciernes
#1
    Partes:
  • #2

No fue de la noche a la mañana que se apoderaron de nuestros territorios, que va, ellos, Los Siete, a punta de una labia tendenciosa se apoderaron de la voluntad de nuestros habitantes. Nuestro pueblo pasó de ser un lugar lleno de tranquilidad y humildad a ser un lugar lleno de ira, soberbia, avaricia y muchas otras tentaciones antes desconocidas para nosotros. Quienes pudieron huir lo hicieron hacia la Isla del Esqueleto y formaron un hogar ahí, pero quienes nos quedamos, fuimos convirtiendonos en sumisos de Los Siete, que poco a poco se dispersaron en el territorio, formando sus propias colonias.
En mi tierra, donde mi familia y yo vivimos desde siempre, se autoproclamó gobernadora Superbia, una mujer que bajo su rostro de amabilidad no escondía más que sentimientos de superioridad y egocentrismo. Consideraba que Los Siete eran mejor que cualquiera de nosotros y que eran ellos, para bien o para mal quienes regían nuestras vidas. Nos fue ordenado construir para ella, un palacio en oro sólido y fueron escogidos rigurosamente, quienes tendrían el "privilegio" de servirle.

Hace 12 meses Compartir:

6

4
Tete
Rango13 Nivel 62
hace 12 meses

Buen relato!!

Don_Diego
Rango13 Nivel 62
hace 12 meses

Nada mal. Me gusta esta fantasia oscura.


#2

Las condiciones no eran las mejores, pero esto no impidió que en mi corazón naciera el amor por Seni, la mujer más bella que habían visto mis ojos. Estábamos comprometidos en matrimonio y yo intentaba ganar todo el dinero posible para comprar un buen lugar para vivir juntos. Yo trabajaba en la construcción del palacio de Oro, que estaba pronto a terminarse, mientras que Seni, se dedicaba a trabajar como lavandera para el palacio, junto a otras mujeres más. Superbia, solía pasearse por los alrededores, para inspeccionar la labor de los trabajadores, aunque en realidad no hacía más que mirarnos con asco, mientras fingía una sonrisa diciéndonos que nuestro trabajo era importante para el desarrollo de Coadep y su primera capital.
- ¡Dense prisa! - gritó el supervisor de la construcción - sucios haraganes - era un viejo enano que había llegado junto a Los Siete y eso le hacía sentirse superior a nosotros.
- ¿Es necesario que siempre nos traten como si no valieramos nada? - le respondí en igual tono de voz.
- ¿Te has atrevido a decir algo, infeliz? - exclamó furioso mientras se acercaba a mi a grandes zancadas - he de enseñarte a respetar - levantó su mano para darme una bofetada.
- No, no - intervino Superbia - déjalo. Quiero que se ponga presentable y sea llevado al palacio.
Una vez frente a Superbia, se me fue ofrecido un cargo como parte de la guardia real, el cual acepté de inmediato, no porque tuviera ningún interés en formar parte de aquel puñado de traidores que habían olvidado que eran iguales a los demás, mientras se paseaban orgullosos con el uniforme dorado, sino porque el salario que recibiría, me permitiría casarme en mejores condiciones económicas con Seni. Estando en mi nueva labor, me di cuenta de que los dichosos guardias no hacían más que cometer fechorías contra los mismos habitantes de nuestra tierra, en lugar de brindarle algún tipo de protección, se aprovechaban de su cargo para saquear viviendas y llevarle cualquier artículo llamativo que encontraran a Superbia, para quien normalmente estos eran cacharros sin ningún valor, pero que los infelices dueños originales no eran merecedores de poseer.
La guardia real, recibía una muy buena atención, se nos proporcionaba comida decente y un día libre por cada siete laborados, sin embargo, la suerte de mi amada Seni, no era la misma. Se levantaba antes que el sol y sus labores terminaban junto a éste. Decir que sus manos lucían maltratadas a causa de sus obligaciones, es poco decir. En aquel momento éramos ya marido y mujer, ella insistía todo el tiempo en que yo le hiciera la petición a Superbia, de conceder un mejor puesto para ella, sin embargo, no quería hacerlo, no quería que ella ganara una cantidad de dinero similar a la mía y Seni no paraba de quejarse por el trato que recibía, siempre déspota como si no fuera ella un ser humano, sino un pedazo de carne que estaba ahí para servir, era ese su pan de cada día, el de ella y el de todas las personas en la capital. Yo ya no terminaba de entender porque se quejaban tanto, si se eran tratados todos de igual manera, debían haberse hecho ya a la idea de que eran una raza inferior.
Todo el asunto con Seni, se complicó la mañana en que le exponía a ella mi punto de vista añ respecto del trato que se les daba. Estaba ya cansado de escucharla quejarse y mis palabras, en definitiva, no sirvieron más que para avivar el fuego. Seni, corrió al palacio y eludiendo a los guardias, se presentó ante Superbia suplicando - casi exigiendo - un mejor trato para si misma y los demás y solicitando un puesto en el palacio que significara un menor maltrato para ella. Yo, que había corrido tras ella, sin lograr evitar su cometido escuché cada palabra.
- ¿Quién es el? - preguntó con tranquilidad Superbia - sé que es miembro de la guardia, pero ¿quién es para ti?
- Es mi esposo. Y no considero justo que él reciba un mejor trato que yo. No se merece ni el puesto que tiene.
- ¿Qué piensas al respecto, Otrébor? - preguntó Superbia dirigiéndose a mi.
- Pienso, que ambos estamos dónde nos corresponde.
- ¿Y tú, qué piensas?
- ¡Qué no se merece el lugar que ocupa!
- Si él, pierde su puesto, perderás el tuyo también - dijo Superbia.
- No me importa - respondió Seni.
- ¡Guardias! - llamó Superbia - llévense a esra mujer de mi precensia, no quiero verla ni un instante más. Déjenla en los límites de la capital y que no regrese.
- ¿Qué he hecho? ¿Por qué? - gritaba Seni mientras la arrastraban los guardias.
- Ahora, muchacho - continuó diciendome Superbia - tu no eres como esa raza pobre de mente que habita la capital, vas a lograr grandes cosas y yo seré la guía a la grandeza.

Don_Diego
Rango13 Nivel 62
hace 12 meses

Interesante. Los puntos de vista de cada quiene, esposa y esposo ciertamente me llaman la atencion. Espero la continuacion. 😁

mikaela_moreno
Rango5 Nivel 20
hace 12 meses

Gracias @Don_Diego en realidad, la pareja pertenece a otra historia (separados claro) ambos en distintas capitales. He escrito este relato como un reto en un grupo y lo aproveché para explicar el pasado de ambos, como se separaron. Y espero subir pronto la historia a la que pertenecen

Don_Diego
Rango13 Nivel 62
hace 12 meses

Oh ya veo. Pues en cuanto pueda la leere.