JA_Ochoa
Rango9 Nivel 42 (3589 ptos) | Escritor autopublicado
#1
    Partes:
  • #2

Hoy me acordé de ti y solo pude concluir que contigo empezó todo...
La historia comienza aquí...

Hace 9 meses Compartir:

0

2
#2

Como tu amas leer, por amor me convertí en un amante de la escritura.
Tu mi lectora favorita y yo tu escritor.
Fui el que te escribía cartas,párrafos, poemas y cualquier relato esperando a que siempre te correspondieran con el único objetivo de verte feliz.
Realmente eramos felices, nada ni nadie importaba. Eramos como debía de ser, tu y yo. Todo eso era cuando tu amabas leerme y yo, escribirte.
Pero poco a poco esto se hizo fuego y entendí que no sé apaga el incendio con todos los escritos que te hice. Si no sólo provocaba más fuego.
Antes de todo... debo empezar por agradecerte porque contigo empezó todo.
Me trataste como si fuese una basura, me destrozaste como si sentimientos no tuviera, me heriste como si mi corazón no sintiera pero contigo empezó todo.
Las peleas y batallas que parecían interminables. Las guerras frías que terminaron siendo más letales que las normales.
Y yo, siempre estuve en mi trinchera esperando una tregua para no terminar tan heridos.
Me destruí por ti.
Te lloré, te sufrí, te rogué, te amé, té quise, te convertiste en todo lo que prometí que no cambiaría mi vida. Y la cambiaste.
Los besos que me diste, no fueron suficientes y los abrazos no fueron los necesarios para que sanaran esas heridas que hasta el día de hoy, tienen cicatriz.
Esas alas que en algún instante estuvieron en estado crítico para después declararlas muertas, en su momento fueron las que me hicieron volar para creer que se podía tener un futuro contigo.
Pero contigo, comenzó todo.
Hoy por hoy, una de las cosas que amo se relaciona contigo.
La gente usualmente piensa que es algo tonto, otros que me han leído dicen que no debo dejarlo de hacer. Pero para mí solo es mi propia solución para mis problemas, el desahogo de mis penas y el ahogo del dolor.
Mi sufrimiento se transformaron en letras, mi dolor en palabras y mi desahogo en párrafos enteros.
Con el tiempo aprendí que cuando escribo descargo todo lo que siento.
Escribo de ti, lo que fue, lo que pudo ser, lo que sentí y lo que siento.
La mayor parte del tiempo es sobre lo que era un “nosotros”.
Lo que el amor produce y provoca.
Lo que me dejaste y lo que me enseñaste.
Cada vez que escribo, pasa cada memoria de ti; tu nombre, tus hobbies, tu olor, tu color, tu sonrisa, tu amor tan bellamente doloroso. Y en otras, te cambio por completo para que nadie se de cuenta que le escribo a alguien que en realidad me hizo daño o como dirían los demás:” Te enseño lo que necesitabas”.
No quiero volver contigo pero si te veo por la calle no dudaré en saludarte porque que tan malagradecido sería de mi parte no darte el crédito que te mereces por haber marcado un después en mí.
Eres el accidente más apreciado.
Han pasado un año y medio o quizás más.
Me humillaste al aplastar mi corazón, disfrutabas oír el crujir de mi interior, te burlaste de mí al destrozar en mil pedazos mis alas pero sin darme cuenta me diste unas nuevas que me dirigían a un nuevo destino.
Por ahora buscaré por la vida un nuevo amor esperando que esta vez sea la correcta, que ame por completo, sin costuras ni condiciones pero por mientras sólo queda agradecer...
Contigo, empezó todo. Gracias Cecilia.