Dragmos
Rango6 Nivel 25 (812 ptos) | Novelista en prácticas
#1
    Partes:
  • #2

⇩⇩⇩⇩⇩⇩⇩⇩⇩⇩

Hace 10 meses Compartir:

0

4
#2

El invierno me parecia interesante, cuanto más los dias de lluvia para quedarme en casa jugando con mi ps1, jugaba a worms pero en mi mando no había "select" y nunca pude seleccionar las armas, algo que me hace sentir que algún día tuve esa clase de inocencia con la cual todo puede ser un gran juego. El verano era mi estación preferida por la diversidad de actividades acuaticas, ausentes de todo profesor.
Mis abuelos me llevaban a la playa y me gustaba hacer castillos de arena. Pasaba la tarde intentando fortalecer una muralla, mientras me encajaban trozos de melón para que crezca, al paso de las horas la marea siempre acababa por destruir mi pequeña creación indicando que era el momento de volver a casa, con mi familia.

A medida que fuy creciendo, la humanidad me enseño una cara muy oscura y punzante.

Lo más puro se marchitó, dejando astillas en los pies en cada paso que he podido dar cuando no estaba en el suelo.

Siento que tengo una enfermedad incurable que efectivamente haga lo que haga me va a demoler y no va a quedar nada de mis recuerdos.

El frío del invierno hace más triste la hipocresía del verano, ya no espero impaciente a que llegue esa estación, ya no hago castillos en la arena, no voy a volver a casa...

Ahora, el tiempo y el clima me golpean en lo más profundo mientras estoy de pie, intentando construir algo que se llevará el viento, y el agua.

Don_Diego
Rango13 Nivel 60
hace 10 meses

Wow. No solo a ti te pasa amigo, no solo a ti.

Mary_hope94
Rango11 Nivel 54
hace 10 meses

Me parece un escrito precioso, muy personal y emotivo, @Dragmos. La verdad es que la vida es muy fácil cuando eres pequeño y se va complicando a medida que creces, tropezando con baches en más de una ocasión. Pero a mi parecer, pase lo que pase, debemos luchar por levantarnos tras cada recaída y nunca dejar de escuchar al niño interior que todos llevamos dentro. Puede que los castillos de arena estén destinados a ser destrozados por el viento y la marea, pero siempre quedará la posibilidad de que construyas tu propia fortaleza con nuevos materiales y en el lugar donde sientas que verdaderamente eres feliz :3.