Nina_Freja
Rango4 Nivel 15 (203 ptos) | Promesa literaria
#1

Siempre termino enterándome de las cosas al final.

Es una maldición que padezco desde mi nacimiento, incluso nací a finales de año. No sé que se hace aquí, pero de algo estoy segura.. debo usar mis manos. Así que escribiré lo que me salga en este momento, no importa si tiene sentido o no, jamás a importado.

Esta es mi presentación, valga o no valga.

Mi nombre no es importante, ni mi edad, mucho menos mi país de origen. Pueden llamarme como mejor les parezca: Agatha, Bobby, Nemo... No soy exigente.

Estoy muy acostumbrada a dejarme llevar, ya es algo cotidiano, hoy he faltado a clases.
Hago esto a escondidas y si supieran que solo me quedo para leer y escribir, seguramente me tildarían de vaga.

Pero entonces, ¿Cuales son las actividades correctas para desperdiciar el tiempo?
La vida es misteriosa, los caminos aun más.

Ojalá esto funcione bien, ojalá no me descubran, ojalá descubra el secreto de la vida...

Hasta entonces.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

5

16
MarioGiorgenisk
Rango6 Nivel 25
hace alrededor de 4 años

Woaw la vida si que es misteriosa todos escojemos el camino que deseamos "escribir, la musica, pintura, etc." cada quien posee su propio modelo del mundo, la vida es como uno la quiere para cada individuo realmente me gusto mucho n_n te invito a mi relat http://www.sttorybox.com/stories/9275-duelo-de-almas me interesa bastante tu opinion saludoss.

Ainerface
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 4 años

Me gusta como planteas el tema. Para mí, escribir, dibujar, tocar el violín o leer son de las cosas más importantes en mi vida, pero nos han acostumbrado a creer que son cosas sólo para el tiempo libre. Qué triste que la vida del artista sea tan frustrante. Qué triste no poder dedicarnos a lo que realmente nos gusta.

Plenilunio
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 4 años

Leer y escribir pueden ser un oficio arduo, pero si se hace por el sencillo placer de hacerlo, se convierte en un privilegio. Enhorabuena por ser dueña de tu tiempo.

rame
Rango9 Nivel 43
hace alrededor de 4 años

me gustaria saber como sigue este relato, me parece muy interesante. si te apetece pasate por mi relato me gustaria conocer tu opinion


#2

Acabo de ingresar a la universidad. Estudiare Antropología.

Hasta hace unos meses no tenia ni idea a qué me dedicaría, solo estaba segura de dos cosas: amo los libros y a los animales. ¿Qué carrera podría vincularlos a ambos?

Tuve que pasar muchos meses, casi años, tratando de unir las piezas de mis deseos más profundos, debía hallar mi vocación. Jamás pensé que descubrir lo que amo fuera tan complicado. No, sí lo sabia; el problema radicaba en que aún no existía algo que pudiera satisfacerme completamente.

Muy penosa mi vida en ese momento.

Tuve que pasar por infinidades de test psicológicos, confiando en que si yo no podía, tal vez un profesional pudiera. No fue así. Lo que botaba los estudios eran cosas tan simples que no llenaban mis expectativas; el tiempo que tenia para decidirme se acortaba y mi ansiedad era mayor.

Es terrible ese sentimiento de cuenta regresiva. El tiempo nunca había pasado tan fugaz.

Seguramente hubiera seguido en el mismo plan, si es que no hubiera pasado eso aquel día.

Me dirigía a mis clases por la mañana, iba en el mismo carro de siempre, sentada justo en la ventana derecha. Me gusta observar el caos que hay a esa hora del día, me hace imaginar escenas bastante graciosas, sin embargo no fue ese el caso.

Estábamos varados en un semáforo rojo, parecía que algo había sucedido mas adelante. Debo aceptar que tenia curiosidad, quería que avanzáramos para poder ver que pasaba. Al parecer alguien escucho mis ruegos, ya que no espere tanto para comenzar a sentir el rugido del motor en marcha, las ruedas corrieron y nos movimos.

En ese preciso momento fue cuando lo vi. Era un perro. Seguía vivo, por cierto, pero con las patas rotas. Acababa de ser atropellado por algún hijo de puta que ni lo había ayudado, mucho menos dado el golpe final. Agonizaba en silencio, con los ojos muy abiertos, viendo a todo el mundo seguir con su vida a su alrededor. Yo estaba destrozada.

Entonces paso algo que nunca pude haberme imaginado. Un hombre de mediana edad salio de la multitud en los paraderos, caminó esquivando los autos y se acercó al animal. Se agachó hasta quedar a su medida y le sonrió como diciéndole que todo estaba bien. Humano y mejor amigo se observaron.

No pude hacer otra cosa que llorar.

El hombre le acarició el lomo y mi autobús ya había avanzado lo suficiente como para dejar de verlos. Estaba impactada. Me sentía terrible. Acobardada y pensando en si yo hubiera hecho lo mismo en su posición. Seguro que no. Me hubiera ido sufriendo a otro lado. Soy muy cobarde.

En el transcurso en que llegaba a mi destino pensé en muchas cosas. Me pregunté: ¿Que vas a hacer con tu vida?

Ya sabía la respuesta. Sería ese hombre. El único que actúa de entre todos, yo sería la que daría su ayuda.

La Antropología es el estudio del hombre, etimológicamente. Sin embargo, creo que abarca mucho más que eso. Me permite poder entender y recuperar cosas que vamos dejando atrás. Me da la posibilidad de conocer nuevas historias, nuevos mundos. Trabajo con nuestra sociedad actual sin olvidar la antigua. Sin olvidar a los que no tienen voz.

Encontré mi vocación y es hacer algo. Es ayudar.

Ese día, al regresar por el mismo camino, ya no estaba el perro. Ya no había nada, ni personas. Solo pude ver una mancha roja en el asfalto.

Toda la semana continué viéndola, fue el recordatorio de mi futuro. Ahora casi no se ve por tantos autos que pasan encima suyo, pero jamas se borra de mi memoria, es uno de esos recuerdos tristes que necesitas recordar. Que no se pueden perder porque la tristeza no solo es desgracia, también es salvación.

No se sorprendan si dentro de diez años escuchan mi nombre (sabrán quien soy aunque no lo sepan ahora), estoy decidida a ser esa oveja negra.

De todas formas, siempre lo fui.

Hace alrededor de 4 años

3

6
valu_97
Rango8 Nivel 37
hace alrededor de 4 años

Excelente narrativa, espero seguir leyendote. Felicidades..!! te dejo mi voto. Si deseas pasate a leer la segunda parte de un amor como el nuestro, espero te guste.
Suerte y un abrazo.

Ainerface
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 4 años

Me parece excepcional. Me gusta cómo haces que la lectura resulte fluida y natural. Además, la historia me parece preciosa. Real o no, la protagonista me encanta. ;)

Shawder
Rango5 Nivel 24
hace alrededor de 4 años

Es una historia hermosa... me encantó.


#3

He llegado al punto de no saber qué hacer.

Al extremo que veía lejano, a ese horizonte que parecía imposible. Todo se hace realidad una vez lo hayas soñado.

No es que no lo haya intentado, por favor, no fue asi. Cuatro años después de haberlo pensado por primera vez, caigo en cuenta que no avance casi nada.
Los deseos que tuve en un principio ya no existen. Después de haber pasado bastantes inconvenientes, ya ni sé qué es lo que soy.

Creo que jamás lo podre saber.

Soy un ser cambiante.
Es mi naturaleza. No puedo hacer nada para detenerla. Se mueve con ahínco encima de mis heridas, las vuelve a abrir una por una cada vez que sanan, me torturan. No quiero llorar.
Es difícil entenderme, pero no pierdo la esperanza. Debería de ser la única que sabe acerca de mi. Deberia ser la única conocedora de mis fallos y virtudes. Debería saber como soy. Sin embargo gozo rompiendo leyes. Tal vez también sea parte de mi naturaleza, eso de meterse en asuntos mas grandes que mi viveza.

Suelo pensar que soy capaz de todo. Me crearon, creo yo, con la intencion de hacerme fuerte y moral. Termine siendo una mezcla extraña y poco sana de muchas virtudes y locuras.
No soy nada sana, es obvio. No soy nada moral. No soy inocente. Soy ingenua.
Mi mente lucha diariamente entre creer que la gente es mala o no. La gente es mala, es un hecho. Pero veo las cosas demasiado buenas como para no poder terminar de tragarme el cuento.

Resulta que para mi la línea entre la realidad y la negatividad es escaza. No hay más que una leve capa de rechazo entre ellas.

Yo no soy nada.
No puedo pertenecer a algo. No puedo identificarme con algo completamente. Tal vez por eso busqué refugio en mi país.
Debería reirme por lo triste que suena poner las esperanzas en un abismo sin ellas.

Yo no soy como todos. O tal vez soy uno más de ellos pensando en la diferencia. Tal vez sea mi mayor temor. Ser tan ciega. Yo no quiero ser como ellos. Pero grito querer incluirme.

Yo no soy nada, pero tal vez sea todo.
Como el Imperio Bizantino. La unión de muchos reinos. Entonces, ¿quienes son mis partes?

Solo soy yo, al fin de cuentas. Con problemas de identidad, pero eso me hace lo que soy.

¿Qué quiero?
Mi vientre se llena de emoción cuando lee "poeta libertino" , pero no soy poeta, un poco libertina, pero no poeta.
No sé hacer poesía, no es mi rubro, yo solo sé soñar, soñar y hacer historias algo cliché, pero creo que llenas de sentimiento.

Por ultimo... ¿Quién soy?

Soy esa persona ansiosa de libertad, o la que quiere que conozcan su nombre aunque signifique estar encarcelada.
No sé si soy la sociable, o la que prefiere encerrarse para pensar mejor.

La verdadera es la que piensa de más, pero prefiere no hacerlo. La que se esconde tras capas de pura carnada para la envidia, pero disfruta ser feliz bajo la luz. La que no necesita de mucha gente para sentirse amada, y la que llora por que es muy sensible cuando quiere a alguien.
La que muere por sus seres amados, y la que deja que se vayan y no llora. Yo soy la chica segura de sí misma , que cada que se levanta ve a alguien distinta en el espejo. Soy la que no sufre como otros, pero entiende su dolor. La que aconseja sin conocer, pero lo sabe todo.
Yo soy la persona que no puede acercarse a lo que desea, pero lo consigue. La que lee y siente como si lo hubiera vivido. La niña que prefiere un buen libro a una buena amiga.
Soy la mezcla de dogmas, de una estricta moralidad y un libertinaje creciente. No soy la santa paloma que debí haber sido, fui la que se rebelo por que no le dejaban pensar, la que luego se arrepiente por ser muy dura en sus palabras. La que apuesta con el corazón y no con la cabeza. La que ama de dónde viene pero sabe que esta cagada.

Yo sé que no todo es bueno, pero tampoco es malo.
Darse cuenta de esas cosas le dan sentido a la vida. Mi vida es eso.

Yo soy eso.

Soy la que no necesita de nada ni de nadie, solo de vez en cuando.
La que quiere ayudar , pero es egoista a mal. La que quiere viajar en una búsqueda de respuestas. La que quiere desaparecer una mañana y regresar una noche. La que viaja con siete soles en el bolsillo. Un pasaje de ida y nada de vuelta. La que reta a los demonios, soy la que quiere experiencias pero roza con la estupidez.

La que sabe que si sigue así no será nada, pero tal vez prefiere ser nada a ser algo que no es.

Ya no quiero ser algo que no soy. Por lo menos después de esta etapa quiero que la gente se enamore de mi verdadera forma.

La chica que lee, escribe, dibuja y sueña.

Yo soy eso. No soy nada.

Hace alrededor de 4 años

0

3
#4

Si hay algo de lo que puedo arrepentirme, es de quedarme callada.

Tal vez la regla número uno por la que me rijo, es nunca dejar que me callen. No soporto la censura. Las cosas son como son y punto.

Nada de eso me sirve cuando tengo que actuarlo. El amor es algo muy loco. Y puedo estar segura que no es mi fuerte. Que alguien como yo, tan adicta a las buenas historias de romance, no pueda llevarlo en su vida cotidiana, es vergonzoso. Yo también tengo el derecho de amar a alguien.

No es que lo piense mucho, en serio no lo hago. Normalmente dejo que mi vida transcurra como debe seguir, dejo que la corriente me empuje, no por falta de voluntad, sino que me parece mejor no alterar el orden de la vida. Porque de alguna manera, el destino existe. Aunque lo formemos con cada acción, tu final siempre será uno. La vida no es para todos, ya lo tenemos en claro, es por eso que espero que ese destino tenga algo bueno para mí. Claro que, si no es así, prometo guerrear hasta sangrar por todos mis agujeros.

Suena tan obsceno.