Ensambrunao
Rango5 Nivel 20 (440 ptos) | Escritor en ciernes
#1
    Partes:
  • #2

Haría lo de costumbre. Se levantaría en cuanto se quedase dormido para dar un paseo con Pufi por la orilla de la playa hasta la desembocadura. Pero hoy no haría falta esperar a escuchar el primer ronquido, sólo levantarse cuando estuviese en la torre de vigilancia el socorrista habitual de la tarde.

Una vez en la desembocadura del río observaría la entrada de algunos barcos, a los últimos mariscadores recoger sus aperos y a los primeros pescadores lanzar sus cañas. A la vuelta, Pufi iría a despertarlo a lametazos y ella avisaría asustada al socorrista.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

6

8
Ainerface
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 4 años

Vaya! Menudo final de capítulo! Con la miel en los labios...

Kicye
Rango8 Nivel 37
hace alrededor de 4 años

Mmmm... suena interesante. Por más que lo lea algo me deja en duda. Continúala, tienes talento. Si quieres o puedes pasa por mi perfil y prueba una cucharada de patatas con manzana.

Ensambrunao
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 4 años

Gracias por comentar. Saludos.

Ensambrunao
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 4 años

Muchas gracias a todos. Este microrrelato no tiene continuación. El final está cerrado, aunque la interpretación es abierta, y vuestros comentarios me han ayudado a perfilarlo para acentuar "mi final", que quizás no lo estaba logrado. Dejo otra versión gracias a vuestros apoyos: @Pepo , @Kicye , @Ainerface , @Charlie_GTP ,...

Kicye
Rango8 Nivel 37
hace alrededor de 4 años

@Ensambrunao ya leí tus dos relatos. Me agradó saber que sería un final abiero a las interpretaciones. Es bueno. Sigue escribiendo lo que sienta la necesidad de ser escrito, reescrito y leido. Me recuerda a "Y cuando desperté el dinosaurio seguía ahí"

Ensambrunao
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 4 años

Eso es un honor inmenso @Kicye , recordar a la síntesis de Monterroso aunque haya ampliado el relato.


#2

"Lo de costumbre", se dijo. Se levantaría en cuanto él cerrase los ojos. Daría su paseo con Pufi por la orilla de la playa. Llegaría hasta la desembocadura del río y vuelta. Pero hoy no haría falta esperar a escuchar el primer ronquido, dado que no habría. Sólo levantarse cuando estuviese en la torre de vigilancia el socorrista habitual de la tarde y saludarlo como de costumbre.

Una vez en la desembocadura observó la entrada de algunos barcos, a los últimos mariscadores recoger sus aperos y a los primeros pescadores lanzar sus cañas. Volvió con la parsimonia habitual y al llegar Pufi lo lamió en la nariz, como todas las tardes, sin conseguir despertarlo esta vez. Entonces, se alteró lo suficiente, avisando al socorrista justo antes del final de su turno.

Hace alrededor de 4 años

1

2
DesEsseintes
Rango2 Nivel 5
hace alrededor de 4 años

Maravillosa esta historia con variaciones, espero que puedas continuar pronto. Te doy un like.
Pasate a leer mi cuento "La quiteud", creo que podría gustarte