escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50 (6023 ptos) | Artista reconocido
#1

Considero que la parte más difícil tras escribir un pequeño relato es esta: "la sinopsis". Sé que muchos de vosotros seréis perfectamente capaces de llevarla a cabo sin dificultad, sin embargo, admito sin miedo, que ese no es mi caso.
Así que os invitó a que leáis la historia de dos personas que compartieron fragmentos de sus vidas, a pesar de encontrarse en los extremos opuestos, de la línea de la existencia humana.

Hace 7 meses Compartir:

3

13
Ed_Venaplus
Rango6 Nivel 29
hace 7 meses

Hola Escritoraatiempoparcial, somos editorial Venaplus. Una nueva editorial que publica a escritores noveles que escriben en sttorybox,y/o redes sociales. Querríamos llevar sus escritos a librerías físicas. Totalmente financiado por nosotros al 100%. Sabemos que al ser un autor no conocido, tienes muchas trabas y zancadillas a la hora de publicar. No tienes la oportunidad de que te financien en librerías, ya sea por el desinterés de las editoriales, que sólo publican a autores conocidos o consagrados en ventas, o bien, porque sólo encuentras indeseables que quieren sacarte tu dinero con la auto o coedición. Donde además de gastar su dinero, tendrás muy mala imagen de cara a los libreros y lectores. Con ediciones Venaplus, no tienes que pagar por publicar tu libro. Nosotros te financiamos. Somos una editorial convencional. Ya es hora de dar el salto en papel.
Envíame un email a @gmail.com">editorialvenaplus@gmail.com y hablamos de ver tus escritos plasmados en un libro y expuesto en las librerías, totalmente financiado por nosotros y dando una buena imagen como autor.
Ofrecemos asesoramiento gratuito, asumimos los costes de las facturas de imprenta, mensajería, gestión e inscripción de ISBN, firmas de libros, pondremos un equipo de profesionales a su servicio, diseñadores, maquetadores, contactos con librerías, asesoramiento, etc.
Sólo publicamos a escritores residentes en España. ¿Tendrías más escritos terminados?
Muchas gracias y cualquier consulta me tiene a su disposición.
Atte. Lara Gómez.
Visita nuestro twitter;
https://twitter.com/EVenaplus

OmDuArt
Rango14 Nivel 65
hace alrededor de 10 horas

¿Viste este comentario de arriba? ¿Qué opinas?

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 8 horas

Si que lo vi y en su momento le di movimiento, para ver las condiciones y demás, pero no me convencieron, así que quede en buenos términos con ellos y quedamos que si en el futuro me interesaba pues los buscaría @OmDuArt


#2

Juventud

Mi nombre es Rafael, tengo setenta y muchos años, y llevo ciego casi una década. La verdad es que no sé cómo luzco hoy en día. Mi mujer habla de mi aumento de barriga, canas y arrugas, y sin embargo, no podría confirmarlo; ella siempre tiende a exagerar las cosas.

Aún con todo esto, reconozco que mi vista es mejor que hace años, todo es más hermoso a través de sus ojos. Desde que los míos son blancos ella me describe todo lo que nos rodea. Es una gran relatora y evita que me pierda o desentienda. Resulta paradójico descubrir la belleza ya, cuando la luz y los colores, son imperceptibles a la retina.

Nos gusta pasear por las calles mientras Pepi me habla de las personas que pasan junto a nosotros. Siempre habla de ellas con respeto y cierta admiración, un acto envidiable, en el buen sentido de la palabra.

Disfrutamos de la vida. Son muchos años de matrimonio, pero para nosotros solo han pasado unos instantes. Tenemos hábitos, como cualquier pareja de casados; el nuestro en particular es salir a desayunar todos los domingos, al mismo bar que hace cincuenta años. Nos tomamos un café y degustamos de una tostada sencilla: pan, aceite y tomate.

A continuación yo pago, sacando el billete que no puedo ver, de la cartera vieja, que sí puedo recordar, y el camarero nos da nuestro cambio sin estafarnos —bueno, al menos eso espero— ya que el chico es nuevo y aún no lo conozco como a su jefe.

Por último caminamos de regreso a casa, pasando irremediablemente por la iglesia del barrio. Yo siempre pretendo no ser consciente de que estamos frente a ella, no obstante, es imposible hacerse el ciego frente a mi acompañante, que se detiene unos segundos ante la estructura pidiéndome y exigiéndome nuestra incorporación a la misa. Galante yo, doy en cada ocasión mi brazo a torcer y entramos a escuchar la palabra del Señor.

Dentro de la iglesia, saludamos a nuestros conocidos de toda la vida, minutos después el padre expone su conversación habitual sobre el bien y el mal. Ahora que soy ciego y mis ojos no se despistan con el físico y los gestos de la gente, comprendo mejor las palabras de las personas, y puedo jurar que el relato del padre es exactamente el mismo cada semana. Sin embargo, como buen marido, finjo equivocarme e intento encontrar las variedades entre las semanas.

No obstante, no todo es malo, hay un momento distintivo en cada ceremonia, el famoso "daos la paz del Señor". Es el momento es que diversas personas se dan la mano entre ellas y se desean la paz, lo curioso de dicho gesto, no es decirse "la paz" o darse la mano, en mi caso, es quién me la da.

Mi mujer continuamente toma mi mano y la ofrece a las personas que nos rodean. Ellos la toman y la estrechan de diferentes maneras. Me divierte conocer los distintos tactos, tamaños y formas de sus manos o con qué firmeza o delicadeza la aprietan. En ocasiones puedo identificar sus manos y saber que ellos ya me han tocado antes. Es una grata sensación que me llena de júbilo.

Recuerdo con especial cariño la mano de una jovencita. Su mano era cálida, pequeña y muy suave, el entrelazo con ella fue tierno y dulce, muy gentil, muy cuidadoso y sumamente respetuoso. Sin poder evitarlo le di las gracias tras separar nuestras manos y la sentí marchar. No supe cuál fue su reacción, pues las palabras salieron de mi boca después de que Pepi soltara mi mano y estrechara la suya, con la de otra persona, por lo que mi querida esposa no prestó especial atención a la muchacha.

Desde entonces he esperado volverla a encontrar. Su caricia humana y sincera me recuerda a la juventud.

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace 7 meses

Agradecería mucho un comentario constructivo, tengo muchas dudas sobre este escrito.

Rosalia_Pombo
Rango8 Nivel 39
hace 7 meses

Tiene muy buena pinta. Creas una imagen de la situación muy fuerte, muy buena y muy bonita.
Me gusta mucho el punto de vista del personaje y cómo se fija en aquellos pequeños detalles que a los demás se nos pasan por alto.
¡Sigue así!

Don_Diego
Rango12 Nivel 57
hace 7 meses

Te quedo de 11/10 jeje. Bueno. En serio buen texto, casi senti que era yo el anciano y que la muchachita me estrechaba la mano. 😁👍 que mas decir mmm continua 😁👌 que esta quedando super.

IndigoDolphins_73
Rango10 Nivel 45
hace 5 meses

Es un relato muy hermoso @escritoraatiempoparcial, mi preferido de todo lo que he leído tuyo hasta ahora. Sinceramente creo que te manejas mucho mejor en este género que en el de fantasía, a pesar de que parece ser tu preferido. Tu manera de describir los pensamientos y sensaciones del protagonista es muy detallado, consigues transmitir de verdad y hace que todo el texto se vea mucho más rico. Sigue así.

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace 5 meses

Muchísimas gracias @IndigoDolphins_73 , es verdad que tengo cierta fascinación por fantasía, mas intento de momento no encasillarme en ningún género. Si tienes tiempo e interés, te invito a que leas *Los gatos de la navidad* o "Mis etapas en el amor", ninguno es fantasía y puede que te resulte alguno de los dos interesante. Ya tu me dirás =) Te mando un cordial saludo.

Yuki_Rose
Rango11 Nivel 54
hace alrededor de 1 mes

Un relato precioso, ver el mundo a través de la perspectiva de una persona ciega es intrigante, lo mismo es con las personas sordas o con alguna discapacidad...

Gala_Sanchez_Montero
Rango11 Nivel 50
hace 11 días

@escritoraatiempoparcial tu forma de narrar es delicada, suave, como una caricia en la mejilla, ¡me llena de paz! =)

Este personaje me parece entrañable, ¡le quiero abrazar, dar la mano!. El inicio de la caja me ha encantado, es muy poético el hecho de que, aunque sea ciego, ahora sea cuando vea la belleza del mundo, dado que lo hace mediante los ojos de la persona que más ama. La personalidad del viejito, tan diferente de la de ella que subyace en el texto, es lo que más me ha cautivado. El amor al fin y al cabo es eso, ponerte en los ojos de la otra persona y saber apreciar su belleza y la de su mundo.

"Ella siempre tiende a exagerar las cosas", 'esto me ha matao! jajajajajaja el tipo me cae genial.

Gala_Sanchez_Montero
Rango11 Nivel 50
hace 11 días

@escritoraatiempoparcial en cuanto a la crítica constructiva... ¿por qué dudas de algo que ya es perfecto?

En mi opinión no le sobra ni le hace falta nada. Tienes una muy buena prosa: sin errores ortográficos ni de puntuación; rico léxico seleccionado y colocado de forma precisa, sencilla, sin oscuros recovecos; su lectura resulta fluida y suave, te lleva de la mano de forma muy cálida, atenta al detalle, vibrante de sutiles y puras emociones. Los textos que he leído tuyos de momento, además, me parecen muy bien estructurados: claros y concisos; aún no he leído nada de fantasía para comparar, ya te diré en cuanto lo haga.
Pero de los que he leído te puedo decir lo que más me gusta: la sensación de autoreflexión emocional que se te queda al final... esa pequeña moraleja elidida... delicada como un susurro en la oreja. Si consigues generar eso es porque transmites muy bien las emociones y sentimientos de tus personajes de tal forma que recuerdan a personas reales fácilmente identificables en nuestro día a día. Ello es lo que lleva a la reflexión. Sigue trabajando en ello, porque se te da bien, y cuanto más practiques la hondura de los personajes y los relatos será mucho mayor.

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace 11 días

Muchas gracias @Gala_Sanchez_Montero, tenía muchas dudas en este texto, porque fue de los primeros que escribí y de alguna manera es personal, me refiero a que tiene parte de veracidad con mi vida, y lo cierto es que ahora ya esta editado y corregido, no era perfecto cuando recién lo escribí pero ahora he de decir que esta mucho mejor.
Me encanta que hagas referencia a la sutil "moraleja" que voy dejando en mis textos, pues con conciencia y sin ella, es lo que en el fondo, me gusta creer que hago. No dudes que seguiré trabajando y que espero ir creando cada vez cosas mayores, muchas gracias por tus comentarios, tu lectura y el apoyo. Te mando un gran saludo, nos seguiremos leyendo y has pronto, mucha suerte =)


#3

Y si volvieras ...

"Te echo de menos. No me había dado cuenta, pero así es"
¿Cómo se puede extrañar a alguien con quien no has cruzado palabras?

Rafael es un hombre de edad avanzada; las canas, sus arrugas y miles de detalles más lo delatan. Sus ojos, de un tono marrón, resaltarían el color de su piel si el gris muerto no cubriera parcialmente su vista, apagándola, y dejando aún más en evidencia, su aparente desligamiento, o ausencia del mundo.

Es un hombre con manos cálidas y viejas, pero fuertes, y firmes. Es elegante, todas las semanas va con una camisa a cuadros, de tonos albinos que varían desde el blanco hasta el lino; la lleva abotonada hasta arriba, como todo un señor, y con un pañuelo crema en el bolsillo junto a su corazón, como todo caballero. Sus pantalones siempre están planchados, y contrastan, por su tono oscuro, con la camisa clara. Su cartera sobresale sutilmente del pantalón cuando se sienta, pero puedo ver que es pequeña, marrón y muy fina. Sus zapatos siempre están boleados y relucen cuando la luz los toca. No obstante, a pesar de su refinada apariencia, Rafael es humilde, sencillo. Espero que siempre haya sido así, y que su ceguera no fuese el detonante para la personalidad que hoy veo.

Su mujer lo acompañaba en todo momento, los veía sentados todas las semanas en el mismo lugar, y ella siempre lo ayudaba sin pesar, con cariño. Aún así, creo que era una mujer de carácter fuerte y poco afable. Casi nunca sonreía, sus ojos no brillaban mucho cuando alguien le hablaba, creo que eso la hacía aún más especial a mis ojos, su atención para con su marido era francamente conmovedora.

Ahora ya no la veo, también era mayor de edad y me temo que se haya marchado. Siempre temí que Rafael se fuera antes, mas ...

Intuyó que la reciente infelicidad en el rostro de Rafael reside en la falta de su mujer; sufre por ello, por su pérdida, porque ya no se hacen compañía.

Ahora también Rafael ha dejado de venir. Lo comprendo. Desde la partida de su esposa, supongo que visitar la iglesia se volvió en una situación un tanto más complicada, ya que siempre se movía al lado de ella y no con ayuda de un bastón blanco.

Me gustaría volver el tiempo atrás.

Me gustaría haberte saludado con frecuencia, acercarme a ti y entablar conversación, me habría gustado volver a tomar tu mano, volver a oír tu suave voz, grave y seca, pero tierna. Me recuerda a la voz de mis abuelos, vieja.

Me arrepiento de no haberme sentado a tu lado, de no ser tus ojos, de no ser un punto de apoyo para ti, de que te sintieras solo, porque así te veías, solo, sin la figura de tu esposa al lado, sin su mano sobre tu brazo, sin sus ojos en tu camino.

Me gustaría volver a verte, que volvieras a nuestro sitio de encuentro. Echo de menos el espacio que ocupabas en aquella banca, y creo que el resto también, nadie ocupa vuestro lugar.

Si vuelvo a verte, si te sientas otra vez en esa banca, prometo tomar tu mano y decir las palabras que una vez tú me dijiste, "Gracias". Aunque no me reconozcas, aunque nunca sepas desde hace cuanto te observo, aunque jamás te diga que la mano que tomaste ese día era la mía, y que al tomarla, te llevaste parte de mi alma. Porque desde entonces me fijo en ti, con curiosidad, amabilidad, ternura, cariño. Sí, mucho cariño, por un extraño que me recuerda lo lejos que mis abuelos están y lo cerca que tú te encontrabas.

Vuelve, Rafael.

Hiarbas
Rango11 Nivel 52
hace 7 meses

Tierna y cargada de sentimientos. Es un placer leerte, continuala merece la pena o eso pienso yo.

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace 7 meses

Muchas gracias, colgaré su continuación en cuanto la acabe. Un saludo y gracias por los halagos.

Don_Diego
Rango12 Nivel 57
hace 7 meses

Vaya le tomo mucho cariño. Veamos que sigue. 👍👍👍

Gala_Sanchez_Montero
Rango11 Nivel 50
hace 11 días

Un pequeño apunte, al final de este fragmento te recomiendo revisar la puntuación, demasiadas comas, rompen la fluidez. "Sus ojos, de un tono marrón, resaltarían el color de su piel si el gris muerto no cubriera parcialmente su vista, apagándola, y dejando aún más en evidencia, su aparente desligamiento, o ausencia del mundo".

Respecto a la caja, me gustó más la primera, más redonda. Pero esta me ha gustado por el saborcillo agridulce que me pirra: notas la conexión emocional entre ambos, pero sientes pena de que no venzan la barrera de la incomunicación y se den consuelo el uno al otro.
Es bonito y curioso cómo lo has planteado, cómo un simple gesto, el hecho de estrecharse las manos, sea capaz de generar estas emociones en dos desconocidos, de acercar sus "esferas" entre sí de alguna manera.
El retrato de la mujer lo encuentro muy acertado, más implícito que explícito. Me flipa tu atención al detalle cotidiano, en serio, cargan tus textos de muchas emociones y recuerdos cruzados al paso de tus palabras. Me recuerda a Azorín: a veces un simple detalle, una simple palabra/imagen en el lugar adecuado basta para decirlo todo.

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace 10 días

Muchas gracias por el apunte @Gala_Sanchez_Montero, lo revisare un poco más adelante, y me alegra que se note el cambio de tonos en el texto, pues ese era el objetivo final, siempre es un placer encontrarme con tus comentarios =)


#4

Vejez

Ya no salgo de casa, ya no como antes.

Mis hijos, a veces, vienen a verme. En el fondo prefieren no hacerlo.

La voz de Pepi ya no puede comunicarme con el mundo, estoy solo.

¿Dónde estás, vida?

Mis hijos me han puesto a alguien que se encargue de mí, porque me niego a dejar mi casa, sin embargo, aquel enfermero no es capaz ni de entablar una conversación interesante. Me siento solo.

Hoy es domingo, pero otra vez mi hija no ha venido, volveré a faltar a la iglesia.

Tantos años pasé intentado saltarme aquellas visitas rigurosas, evitando la voz del padre y sus sermones, estar de pie durante largos minutos y cansarme sólo porque era parte del ritual religioso. Ahora siento que lo echo de menos.

Pasa el tiempo, y yo siento que va demasiado lento. Ahora conozco el significado de la palabra “aburrido”. Me siento durante horas esperando comidas o el final de los días. Las coplas de mi mujer ya no suenan, los paseos a medio día nunca llegan, y sus anécdotas de mercado se desvanecieron.

¿Dónde estás, mi vida? ¿Por qué no me reclamas a tu lado?

Otro domingo, y otro después de ese, y dos más tras el siguiente, pero este sí has venido. “Hola querido hijo, gracias por llevarme a la iglesia”.

Entré, mi hijo me deja en la banca, en nuestro sitio habitual, luego se despide y menciona que volverá después por mí.

El aire se vuelve fresco en cuanto él se va de la iglesia. Manos comienzan a saludarme, alguno pregunta por mi imperdonable ausencia, otros pocos aún me dan su pésame por la muerte de Pepi. Poco a poco me reconecto con el mundo, no es como antes, cuando Pepi era mis ojos, tampoco es como cuando mis ojos veían por sí solos. Se siente como un fino cabello en tensión que está a punto de romperse, uno de sus extremos lo sostengo yo, y el otro, las personas a mi alrededor, todos jugando con él, todos intentado ayudarme, pero el pelo sigue en tensión.

Entonces el padre entra y su enseñanza comienza. Lo escucho, para mí sus palabras no han cambiado, pero ahora las recibo sin buscar sacar nada en claro. Solo me dejo llevar por la corriente, dejando que entren, que se quede lo que se tenga que quedar y que el resto salga sin perturbarme.
Pronto oigo una sonrisa silenciosa a mi costado, es sutil y bajita, imposible de capar por el predicador de la palabra de Dios.

Nos levantamos un par de veces y nos volvemos a sentar otras tantas, de cuando en cuando, la respiración de la personita próxima a mí emite pequeños suspiros, y un par de risas más, muy suaves; no parecen de burla, más bien de resignación.

Ahora el inolvidable momento de "daos la paz del Señor", y antes de que el padre termine su frase, siento una mano que toma la mía y la ofrece a los otros, un gesto atento, un recuerdo de Pepi. No es su mano, pero sí su intención.

La última mano que estrecho es la mano amiga que me ha ayudado a estrechar las demás. "Gracias" Es su mensaje al volver a sentarnos. No cabe duda, recuerdo su mano, el recuerdo de la juventud.

La misa termina.

—¿Lo acompaño a alguna parte? —pregunta la fina voz.
—A mi casa —pido cortésmente.

***

Pregunto la dirección y camino junto a él por las calles del barrio hasta el domicilio. Me dedico a hablarle y describirle las personas que pasan a nuestro lado, y comento algo acerca de uno de los comercios que ha cambiado por su calle. Desconozco si aquello le interese a Rafael, pero me siento segura al hablar sobre el tema.

Rafael me pregunta sobre mi vida, y la voz de mi abuela viene a mi mente, de pequeña ella me acompaña a casa desde la escuela. Esclarezco que la vida estudiantil no es tan divertida como la imaginaba, pero que las salidas con los amigos aún son placenteras.

Ahora es su turno, Rafael relata su historia. Ahora sé que su mujer se llamaba Pepi, que tiene dos hijos y que vive con un amargado enfermero.

Llegamos a su casa y pregunto si puedo recogerlo el próximo domingo, Rafael asiente.

***

Los años han pasado y aún me acompaña la presencia de aquella chiquilla que me recoge cada domingo en la puerta de mi casa. Ahora desayunamos en el bar que Pepi y yo compartíamos, y de regreso pasamos siempre frente a la iglesia del barrio, lugar al que a ninguno de los dos nos interesa asistir, y al que sin embargo, continuamos entrando.

Fin

Hiarbas
Rango11 Nivel 52
hace 7 meses

Genial. Me encanto el cambio de personaje a mitad de esta parte.

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace 7 meses

Muchas gracias. Esa era la idea. Uno con el punto de vista de él otro de ella y el final de ambos

Don_Diego
Rango12 Nivel 57
hace 5 meses

Habia pasado por alto esta ultima genial parte de la historia. 👍👌👏

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace 5 meses

jajaja no te preocupes @Don_Diego , es natural, creo que la publique en los días de tu pequeño retiro =), me alegro que haya sido de tu gusto. Me impresiona cómo sacas el tiempo para leer tanto y a parte poder continuar escribiendo. Muy impresionante. Un saludo, seguimos en contacto.

Yuki_Rose
Rango11 Nivel 54
hace alrededor de 1 mes

Es triste pensar lo ingratos que son los hijos con los padres, ante la vejez no abandonados, pero hay de alguna manera algún ángel que los acoja...

IndigoDolphins_73
Rango10 Nivel 45
hace alrededor de 1 mes

La primera parte de la caja es una pura maravilla de delicadeza, ternura y tristeza. Llegó a emocionarme. Ya cuando entra la segunda voz, como que me cortó un poco el rollo. Seré yo y mi aversión a los finales felices, no me hagas caso, jeje

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 1 mes

Jajajaja no creo que seas solo tú, en el Fondo es un poco así, las dos voces que son diferentes, siento que no te haya gustado jajajaaj me conformo con que se haya notado un cambio de tonos y voces entre los personajes ☺☺☺☺☺☺☺ muchas gracias por tus comentarios y tu lectura, los aprecio de verdad

Gala_Sanchez_Montero
Rango11 Nivel 50
hace 11 días

Un final muy bonito y dulce... triste realidad de muchas personas mayores... ojala hubiera más buenos samaritanos así. La ausencia de la mujer desde su punto de vista es lacerante sin dejar de ser poética, es lo que más me ha gustado y emocionado de esta caja.

El relato al completo es un consuelo, un oasis de esperanza. Normalmente soy más de infiernos pero me emocionas y me pones los pelos de punta ¡sin duda me quedo! =)

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace 10 días

Mmmmm tengo una caja en "rolles sociales", la segunda, que explora un poco mis emociones turbias, o en la caja "retos de autobus" la segunda yo la consideraría turbia @Gala_Sanchez_Montero