Lunnanegra
Rango8 Nivel 37 (2777 ptos) | Poeta maldito
#1

Yo mejor que nadie he aprendido desde mis siete años, lo crueles que tus compañeros de clase se pueden volver.La cantidad de motes despectivos e insultos que se pueden inventar para ti con el único propósito de molestar y ridiculizar a su indefensa víctima. Cuanto más solitaria retraída y fuera de la moda que marcan en la sociedad mas se meten con ella. Si no tienes ningún amigo que te apoye, vas cayendo en la oscuridad.

El día que empecé mi último año en tan asqueroso lugar lleno de prejuicios, modas, sonrisas falsas y depredadores en busca de una presa algo cambio. Normalmente procuro no involucrarme con ningún otro ser que me hable o este cerca de mí. A menos que sea en una clase, en medio de la lección y encima debe haber sido un profesor.

Es tan relativamente fácil el ignorar a todos los que allí están, tampoco es como si quisiera dedicarles algo más que una mirada. Solo me conformo con sacar todo para salir de esa cárcel llena de estereotipos baratos.

Ya nadie se atreve siquiera a acercarse a mí, la oscuridad, rencor y malos modales me han envuelto cambiando mi personalidad. La...

Hace 6 meses Compartir:

5

10
JairoMoya
Rango5 Nivel 23
hace 6 meses

Tienes mi voto para seguir con la parte dos.

LimeGoats_9
Rango4 Nivel 18
hace 5 meses

Me identifique con esta parte, es mi vivir de cada día

escritoraatiempoparcial
Rango10 Nivel 46
hace 5 meses

*Pequeña nota constructiva.
En la frase "..insultos se pueden inventar.." creo que más bien es "... insultos que se pueden inventar ..."


#2

La tímida y retraída niña dulce de primero de secundaria ya no existe nunca más. Murió hace años a mano de esos depredadores que solo disfrutan abusando y atemorizando a los demás.

En ese centro me enseñaron de la crueldad y desprecio que tus compañeros te pueden llegar a tener. Cuanto esas hienas en busca de carroña les pueden dorar la píldora a los verdaderos depredadores y el único ser superior a ellos, la muerte. Ese fue mi único objetivo los primeros dos años y al fin lo había conseguido tras mucho esfuerzo y sacrificando mucho de mi antiguo ser. Todos me miraban temerosos, los abusones me dejaban paso y si de nuevo pudiera sonreír lo estaría haciendo, al fin me temían.
Un león se había atrevido a seguir molestando a su diminuta y asustada víctima, oculta bajo esos lentes y cabellos desordenados, que respondía en apenas un susurro y me rogaba que le ayudara, pero yo no me metía en eso. No quería problemas, era mi último año pronto dejaría atrás a esta escoria y seria libre. Pero que él se atreviera a seguir, sin miedo a mí. Eso ¡hui! Eso si me motivaba muchísimo y me haría mostrar una sonrisa si pudiera, hacía mucho que no les recordaba que nadie es mejor que yo. La presa se había hecho depredador, pero a duras aprendí que o golpeas o te golpean. Yo estaba muy harta de recibir golpes y abusos.

JorgeBenitezR
Rango9 Nivel 41
hace 6 meses

...lo haces muy bien... tu talento se refleja en tus letras...


#3

Sin cuidado pose mi mano en su hombro, sus hienas temblaban y me suplicaban clemencia por ese león brabucón que abusaba del pobre ratón, normalmente como ya dije no me metería. Hoy por algún motivo aparte de esa tonta excusa de que me molesto que no temblara que en si me daba igual. Algo hoy me hizo parar el abuso, aun hoy no lo entiendo.
El león se giró enfurecido y al momento un escalofrió recorrió su cuerpo al ver quién era, intento pedirme disculpas, demasiado tarde ya estaba molesta. Solo quería ver a su horrible y perforado culo hundido en la pared de enfrente por el golpe. Quizás ayudo a mi participación que ese fuera una de las hienas de uno de los leones que en primero me hicieron así.
El diminuto ratoncito cayó al suelo suspirando y desde ese momento no me dejaba sola ni a sol ni a sombra. Al fin días después ya harta e irritada por su constante apego le encare en mitad de la cafetería y todos nos rodeaban.
-Joder, asqueroso niñato ¿es que no entiendes mis puñeteras palabras?- le repetía el solo me miraba y sonreía. Me acababa de dar cuenta estaba haciéndole lo mismo que durante años me hicieron a mí, era una matona. Corrí a toda prisa lejos de allí lejos de él, colándome en la terraza con dos horquillas, tumbándome en su polvoriento suelo y dejando que el sol me arrullara con sus rayos hasta quedar dormida en ese lugar saltándome todas las clases. Podía permitírmelo ya que era de las mejores alumnas del centro

JorgeBenitezR
Rango9 Nivel 41
hace 6 meses

Vaya... sigues haciéndolo muy bien; tienes talento, sigue adelante.. merecidos likes...


#4

Aun con el antebrazo en mis ojos noto el objeto que obstaculiza la contra mi roso, el cual ya comienza a calentarse por las acciones de este sobre él. Con cuidado abrí los ojos encontrándome con una gran sonrisa y por fin algo salió de sus labios "Gracias por existir" diciendo esto con una aun mayor sonrisa le vi irse lejos de allí y salir por la puerta, mi corazón latía de felicidad por un simple gracias, por sus amables palabras. Todos me temían y les atemorizaba pero el se había acercado a mí y con una sonrisa me había dado las gracias. A prisa me levante del suelo y corrí tras él, para encontrarle siendo rodeado por matones a punto de pegarle, el solo sonreía y esperaba el golpe, ahora que me daba cuenta en toda la semana que él llevaba persiguiéndome no se había metido nadie con él y hoy tampoco se meterían con mi primer y único amigo.
A paso lento me acerque a ellos que se juntaron para encararme, intentando golpearme y siendo volados pasillo adelante para estamparse contra una pared. Los leones se habían unido para encararme, que lastima me daban. Con cuidado le levante del suelo sacudiéndolo las ropas, el solo sonrió e hizo un gesto de que le siguiera hasta una sala donde la de la limpieza cuidaban unos lindos gatitos que se rozaban afectuosos contra mi pierna. Ese día descubrí lo solitaria que había estado, lo que era tener un amigo. Que alguien sintiera algo más que asco o miedo por ti.

#5

Un año después he vuelto a este lugar tras recibir la peor de las noticias posibles "EL" había muerto tras una paliza por un grupo de leones y llenas. Echa una furia y aun con las armas de mi trabajo parcial como asesina encima, entro al centro llena de odio preparada para devolverles con su misma medicina. Ese era el trato que había hecho con ese diablo a cambio de aprender a ser más fuerte que ellos. Cuando terminara mi enseñanza se lo devolvería trabajando para él. Un trato es un trato.

Todos señalan un grupo que de espaldas a mi ríen divertidos aun con su cuerpo caliente a sus pies, minutos después solo cuerpos envueltos en sangre nos rodean mientras sostengo a mi primer amigo en mis brazos a la espera de la ambulancia, no los he matado a pasar de las ganas que tenia de hacerlo, solo están malheridos y algo contusionados desmallados en el suelo. La ambulancia llega justo cuando el último suspiro escapa de sus diminutos y finos labios que siempre mostraban una sonrisa, ellos me le arrebatan de los brazos y su última frase resuena en mi cabeza "Fui feliz por ser tu amigo. Por este año junto no me llores. Sonríe para mí".

escritoraatiempoparcial
Rango10 Nivel 46
hace 5 meses

ala, vaya giro argumental, me ha dejado helada no me lo esperaba. buah, que cosa. Ha sido precioso y desgarrador. Impresionada. Me siento casi hasta engañada.


#6

Y como prometí hoy años depuse ni una sola lagrima callo por mis ojos. Yo jamás he roto una promesa. Me encuentro delante de su tumba, un sencillo nicho al cual todas las semanas traigo flores. Como le prometí tras ese día salvarle de los leones nunca le deje solo. La cual ha sido la única promesa que he roto ya que le deje solo al graduarme y no poder protegerle.
Estoy sentada encima de la pared que estos forman, envuelta por la frágil claridad que la luna casi llena aporta en mitad de la oscura noche tras colarme al interior del cementerio cerrado sin ningún problema. La fría brisa nocturna agita mis cabellos revolviéndolos y ese momento de paz es lo que me mantiene cuerda.
Le estoy contando como es mi vida ahora y mis últimos trabajos aun con voz triste, como todas las semanas pareciendo esta junto a mi pues el viento juega con mis oscuros y largos cabellos que a él tanto le gustaba acariciar adormeciéndome cuando estoy aquí. Sé que es tonto creer que me perdono y aferrarme a él en vez de hacer nuevos pero el único que mis felinos ojos verdes no han mirado con odio y desprecio en este mundo es él y siempre será así.
Soy la muerte e iré a tu casa en mitad de la noche, te matarte siempre que alguien page por ella mis honorarios. Muertes limpias, frías y calculadas, sin pruebas o pista alguna para hallarme. Tampoco conozco a los que mis servicios contratan, solo llaman a un móvil de tarjeta y dejan un mensaje en su contestador con el nombre dirección y edad. Mientras pagues esa persona morirá.
Soy la muerte, pero mi marchito corazón aun llora su perdida , mis labios recuerdan su nombre y en sueños él con su imperecedera sonrisa me visita, pero se desvanece cuando el sol se oculta, junto con el sueño , avisándome que llego la hora de ir a trabajar