Elayha
Rango15 Nivel 71 (28743 ptos) | Estrella de la editorial
#1

Introducción.

Tras los eventos en Thor Ragnarok, Hela la hija secreta de Odín a sido derrotada.

Ahora Asgard no es nada más que una mota de polvo, una leyenda del pasado, donde antes hubieron leyendas, ahora solo caminan las cenizas y el polvo estelar.

Cuando una nave mercenaria explora la ruinas del floreciente reino del pasado se encuentran con una muy inesperada sorpresa.

Más allá cómo a 3000 años luz en el Planeta Shevata. Un culto antiguo conocido como los Rhyanta adoradores de Segorach, el Jinete del apocalipsis muerte, logran despertar a este último.de su confinamiento después de 30 eones.

Dando a entender que la época de las leyendas a terminado y la época de la desesperación a llegado.

La era del Armagedon.

En medio de estos acontecimientos. Hela tendrá que enfrentarse a su mayor reto y a las cargas de su pasado. Un pasado que no dejará de acosarla allá donde vaya.

Hace 20 días Compartir:

0

17
#2

Preludium.

Guerra del Eon.

#3

Antes de Asgard y todos los imperios.

Antes de que Born y Odín reinarán en el floreciente imperio de Asgard y se embarcarán en el cosmos para dominar los nueve mundos y formar el Ygdrasil.

Antes incluso de la terrible guerra en el cielo. Guerra que marcó a los ángeles del Reyno celestial de Toath.

Existieron las Guerras del Eon.

Cuando el universo había nacido de la explosión de las gema primordial y las seis gemas del infinito emergieron de esta.

También nacieron los Athanaeum.

Los jinetes del Apocalipsis y de aquella explosión demente, de aquella reacción divina emergieron los cuatro y entre ellos el mas sutil de los cuatro; El jinete del apocalipsis Muerte, fue el primero en nacer. Su nombre era Segorach, el cegador carmesí.

Se dice que en sus primeros días empezó una cruzada conocida como las guerras de Navhatae. Se dice que los campos de batalla planetarios se llenaban de los gritos de desesperación y agonía de las almas de aquellos que se atrevían a enfrentarsele.

Los Rhyanta, sus seguidores eran invencibles criaturas de energía oscura. Sin importar los esfuerzos de sus rivales y a cuántos Rhyanta mataran ellos volvían a levantarse, y se dice que los campos de batalla de aquel entonces estaban llenos de una capa gruesa de tierra carbonizada, de todos aquellos que se atrevían a oponerseles.

Y cuando todo parecía perdido, Toath, el altísimo, aquel a quien en el futuro sería llamado Dios, decidió enfrentarse a Segorach, para eso uso un fragmento de una gema del infinito olvidada, una que se había perdido, una que se había extraviado..... Aquella gema sería conocida como la séptima gema del infinito, la gema de la creación.

Con ella Toath, el padre y señor del universo creo a Luzbel, la estrella más brillante, el favorito del padre. Y con su creación, dio inicio a las "Guerras del Eon".

Luzbel, el hijo predilecto del padre se enfrentó a Segorach, creo a los primeros serafines y ungido con el poder del padre se enfrentó a los Rhyanta.

Las historias y los mitos no se detallan con claridad, pero se dice que Luzbel había logrado derrotar a Segorach, pero a un alto costo. Cuando Luzbel había logrado derrotar a Segorach este último se partió en mil pedazos. En realidad Segorach no había muerto, pues así como sus hermanos que nacerían después, Segorach era un Athanaeum, un nacido de la fuente, y parte fundamental del universo; por lo tanto no podía morir. Aullando por su derrota su quinta esencia se encerró en varios de los Fragmentos dispersos por el cosmus, pero aquella primera guerra se había llevado un costo muy elevado.

No habrían celebraciones, ni poemas, ni odas.

Los vanya, una raza creada por el mismísimo Toath, y que habían luchado al lado de Luzbel se ofrecieron para ser los guardianes de los Fragmentos de Segorach y que harían lo imposible para impedir su retorno.

"Encierrenlo, confinenlo en un lugar donde nadie lo pueda encontrar. Y que permanezca ahí, hasta el fin de las eras". Decreto Luzbel, mirando con un odio primigenio los fragmentos reunidos y contenidos.

"Así se hará, mi señor" Dijo Aramis, uno de los cinco vanya, creado para resguardar y ser el guardián de Segorach. Pero, ¿Hasta que altura llegarán sus esfuerzos, antes de caer?

#4

Prólogo.

Orbita máxima.
Hela.
Daleum Segorach.

#5

Asgard era ruina de imperio.

Donde antes había un imperio de una belleza sin igual, ahora solo habían escombros y polvo estelar, donde antes habían edificaciones resplandecientes y magnificas, ahora flotaba el vació. En el centro de aquellos escombros una luz intensa brillaba como una estrella permanente, como un recordatorio de que el imperio mas poderoso podía caer.

La Maximus Ex, era la ultima nave mercenaria que pasaría aquel día galáctico por las ruinas de Asgard, para recoger alguna reliquia que quedara en las ruinas del floreciente imperio del pasado, aquella había sido la ultima nave en sobrevivir, a un tirotero entre naves mercenarias que luchaban por quedarse con los restos de un imperio arruinado. Aunque sabían que el planeta había estallado, sabian que quizás algo había perdurado.

Muchas de aquellas naves se habían estado matando por una señal de energía que estaba estancada en el centro del planeta extinto, en la amalgama de luz que flotaba en los restos de Asgard. ¿Quizá una reliquia que había logrado sobrevivir a la gigantesca explosión del planeta? Y los mercenarios, cazarecompenzas, y matones de poca monta de toda la galaxia se matarían por aquella reliquia recién encontrada. Cualquier reliquia antigua valía una fortuna si se vendía al mejor postor, cualquier objeto de incalculable valor podía servir para ser vendido o para ser usado a favor, ya sea en contra de alguna contingencia que surgiera en el transcurso de un viaje, pues los mercenarios tenían poca reputación en los otros planetas. Sobre todo en los planetas donde habían imperios emergentes que estaban en expansión.

#6

Kyraen, el capitán de la nave mercenaria era un individuo pequeño, a diferencia de sus compañeros que eran altos y fornidos. Podría decirse que Kyraen era el niño jefe de la nave, el siempre tenía las mejores estrategias y podría decirse que era uno de los mejores genios tácticos en logística y armamento tecnologico. Razón mayor por la cual habían sobrevivido al tiroteo de naves y a la terrible batalla que se había librado para reclamar lo que sea que se encontrará en el centro del planeta derruido.

#7

La Máximus Ex se encontraba justo en el centro de las ruinas y Kyraen el capitán y jefe de aquella nave blindada era el operario de tal poder tecnológico.

-- Te juro que cuando empezó el tiroteo, creí que íbamos a morir, mi señor.-- alegó Gigax, una criatura enorme de 4 metros de altura y con una mandíbula que recordaba a los antiguos Usmus del cuadrante 11, conocido como Terra.

Usmus era el derivativo de draconiano o dinosaurio, y Gigax compartía la similitud de un tiranosaurio Rex, pero con más desarrollo, y con un cuerpo humanoide. Por otro lado Gareth era una criatura felina y enorme, muy parecido a los Musidyn de Terra, muy parecido a un león, pero con la misma forma humanoide, y con un rostro que era todas luces un león de Terra.

Gareth pertenecía a una raza conocida como los Urmah, una raza vieja y antigua que había nacido antes incluso de la llegada de los Eternos, antes de que estos últimos crearán otros planetas y vida por el cosmos. Kyraen siempre decía que Gareth tenía el rostro de un león que había presenciado un millar de guerras y sobrevivido. Gareth era la encarnación de las guerras que nadie quería vivir.

#8

Gareth le había comentado en distintas ocasiones que él había participado en unas guerras viejas y antiguas conocidas como las guerras en Ghena y las Guerras de Orión. Una guerra de intercambios culturales que habían tenido con una raza conocida como los Alfa Draconianos. La raza a la cual pertenecía Gigax.

Una raza reptiloide que había emergido en el cuadrante beta 80 o conocido como la consteslación Alfa Centauri. Y que habían tenido conflictos devastadores con una raza llamada los Pah'ah'tall la raza que sería la encargada de crear a la humanidad en el futuro.

Dicha guerra sería justificada. Los Draconianos no podían aceptar la creación de una raza con un nivel de alma. Aquello estaba fuera de la filosofía draconiana y habían intentado por todos los medios evitar la creación de la humanidad.

Los Alfa Draconianos se habían considerado como los seres más evolucionados del cosmos, con un alto nivel psíquico y con un poder militar que superaba al de todo ser de la galaxia superando incluso al ejército Kree y Skrull unidos.

El poderío militar de los Alfa draconianos no tenía igual.

Pero por desgracia habían tenido la desdicha de cruzarse con los Urmah. Quiénes le darían un punto final a las guerras de Orión y a las larga expansión draconiana. Aquella guerra había sido la primera de muchas, antes incluso de las guerras Kree y Skrull. Tras la llegada de los Eternos los Urmah y los Alfa Draconianos habían pactado el tratado de paz, conocido como el tratado de Dashea; que indicaba dar un punto final a la larga expansión draconiana y a las guerras de Orión.

Y con la condición de no intervenir en las formas de vida que los Eternos crearán por el cosmos. Sin embargo nada impidió que los Draconianos pudieran infiltrar sus fuerzas en algunas civilizaciones en pleno desarrolladas y modificarlas genéticamente. Para evitar la evolución de algunas razas por el cosmos, razas que podrían poner un punto final al poderío militar de la raza primigenia.

#9

Kyraen había escuchado de parte de Gigax que las modificaciones genéticas alteraban la conciencia de un ser viviente, sobre todo de una raza. No solo los modificaba a nivel genetico, sino que las modificaciones genéticas alteraban la cultura, y rasgo característico de toda una raza en general.

Así como los Kree y los Skrull eran genios modificando el ADN. Los Alfa Draconianos eran expertos genetistas a un nivel mucho más avanzado, no solo podían modificar el ADN. Sino que podían apagar los codones del ADN genético a tal punto que te volvías en ser emociones.

A Kyraen siempre le inquietaba y perturbaba aquel método de modificacion de los Alfa Draconianos.

Gigax siempre le decía que le asombraba lo que su raza había logrado a nivel ternologico, pero que no se sentía orgulloso de ser uno de ellos.

#10

Gigax le había contado en otras ocasiones que se había vuelto en un desertor tras las guerras de Orión, eso significaba que había tenido como 2 eones de existencia en el universo, muchos siglos, muchos milenios en el exilió. Dos eones sobreviviendo como mercenario, conociendo a distintas razas por la gran espiral.

Conociendo el paso de las guerras y el tiempo. Kyraen podía ver en los ojos de Gareth y Gigax la misma vejez que se veía en un anciano, pero para Gigax y Gareth los eones eran como un suspiro, habían vivido más tiempo que un asgardiano. Hasta que conocieron a Kyraen y el destino de ambos cambio.

Hace alrededor de 22 horas

0

0