JorgeBenitezR
Rango9 Nivel 41 (3456 ptos) | Escritor autopublicado
#1
    Partes:
  • #2

Del modo más simple y sencillo... al margen de teorías, la vida acontece en un despliegue sucesivo de instantes; y se va registrando históricamente (en la memoria) a través de una acumulación de momentos… a modo de hitos o nodos vivenciales.

Lo que diferencia una vida feliz o de mayor bienestar de otra cualquiera es el valor o la significación de la mayoría de esos momentos. Y la variable más representativa de todo ello es... la alegría. Qué tanto hemos reído, sonreído, llorado o mostrado gestos de satisfacción, tristeza o aburrimiento, es la verdadera clave diferenciadora de la calidad de vida… y no el tener bienes o disfrutar de ciertas ventajas.

La alegría se expresa en risas, sonrisas y en otros gestos de emotividad. Pero... vale diferenciar unas sonrisas de otras. Sí, hay varios tipos de sonrisas. Una, muy común hoy día, es del tipo selfie, una sonrisa ensayada o acomodada… y a veces fingida. Hay otras que expresan la satisfacción momentánea por el disfrute pasajero de instantes de bienestar material o placeres asociados al gusto o a la sensualidad.

Existe otro tipo de...

Hace 4 meses Compartir:

3

8
voz_sin_vos
Rango12 Nivel 57
hace 4 meses

La vida cobra sentido cuando el hombre descubre quien es

Kapmeh
Rango4 Nivel 16
hace 3 meses

Hay momentos en que no apreciamos lo que tenemos hasta que nos falta, y hablo en general. Solamente el decir buenos días y que estás vivo, es razón suficiente para ser feliz. Estupendo escrito @JorgeBenitezR


#2

(Existe otro tipo de sonrisa de…) satisfacción de índole negativa, ante algún mal realizado o acto perverso. Es una sonrisa compartida sólo por los cómplices de la acción perversa; gesto generador de tristeza o rechazo en otros, y que —más tarde— es recordada por el malvado… con amargura.

Y existe una sonrisa natural, que sale del corazón, que brota de un sentimiento auténtico, puro o de una gran y significativa satisfacción; un gesto vinculado a ciertos momentos que son escasos en la vida… que resumen muy gratas vivencias y grandes significaciones.

Nuestra vida actual está referida, cimentada y —en algunos— casos anclada en ciertos momentos vividos, que mantienen —aún a lo lejos— en el tiempo, su gran significación. Para unos generan recuerdos procuradores de bienestar, y para otros... de malestar. Sí, recordar nos permite volver a sentir hoy lo que sentimos esa vez, ese maravilloso o triste ayer.

De tal modo que —quizá— el fundamento de la felicidad posible en nuestro ahora es la suma de la felicidad adquirida, forjada y manifiesta en aquellos mágicos momentos de nuestra vida… cuando fluimos impulsados por la pasión adolescente, y toda vez que vivimos al filo de la emoción, o rodeados de ese encanto tan propio de los años juveniles. Pero, si ese pasado no fue tan bueno, tenemos aún la posibilidad de generar hoy instantes que, en armónica sucesión, conformen nuestro marco actual de referencia.