Patydelatorre
Rango7 Nivel 30 (1577 ptos) | Autor novel
#1
    Partes:
  • #2

Los recuerdos se encajan en mí, cual dagas filosas, directo al corazón.
La nostalgia y la soledad son mis compañeras en este duelo, viejas amigas que hoy se reencuentran conmigo ante tu repentina partida; efímero tenías que ser,
viejas amigas de las cuales no me es grata su visita porque sólo significan una cosa: tú ya no estás.

Corazón, cuán difícil ha sido mirar las piezas regadas que dejaste por toda esta casa. He tratado de unirlas como si con ello te formara, te reviviera, pero no es así. Nada puede traerte de vuelta a mí.

Y cuando cae la noche la tentación de buscarte en las memorias es más fuerte, pero debo contenerme porque el dolor es… insoportable, es ruin y es despiadado; no me deja dormir,
y cuando logro hacerlo, no quiero despertar para enfrentar la realidad que me espera cada día.

Hace 8 meses Compartir:

0

0
#2

Y en mi delirio, en mi afán de buscarte a mi lado y fracasar en el intento, me desquicio, me rompo en mil fragmentos. Corazón, te extraño tanto, creo que siempre será así, aunque siempre es una condición con caducidad pues no sé si hay algo más allá de la muerte, quiero creer que sí, pero mientras sea en vida, puedo asegurar que así será.

Corazón, te fuiste no hace tanto y ya siento que han pasado años. Si eso siento ahora no quiero imaginar el tiempo que deberá pasar para que esto deje de doler, si es que algún día deja de hacerlo.
De lo único que me arrepiento es de no haberte besado en ese momento que prometía ser el último en que te vería.

Quisiera regresar el tiempo, contemplarte más, tomarte de la mano, mirarte a los ojos, cambiar un par de cosas y tal vez hoy seguirías aquí. Pero aún así sé que no hubiera habido manera de tomar un camino diferente. Tristemente este era el camino que ya se había trazado para nosotros.

Mis lágrimas caen sobre las letras grabadas que forman tu nombre en el mármol.
Mi mano presiona sobre él en mi desesperación de sentirte una vez más, de tocarte una vez más, pero es inútil.
Poso mis labios contra el frío mármol, resignada, para darle un poco de paz a este atormentado corazón.

"Vida, cuánto me gustaría estar contigo. Pero no es momento.
Guardaré luto hasta que volvamos a vernos, amor".