SONTRAC
Rango9 Nivel 40 (3120 ptos) | Escritor autopublicado
#1
    Partes:
  • #2

Hoy es 29 de febrero del 2019

Hoy era un día especial, te levantaste mas temprano que de costumbre y te pusiste esa camisa que tenias guardada para un algo realmente importante, sacaste una botella de vino, una copa plástica y un poco de jamón serrano para acompañar, vas a tener una cita. Recuerdas muy bien como llegaste a este momento.

Todo empezó ese 10 de abril, cuando el accidente eléctrico hizo tu casa arder. Mientas todo se prendía en llamas viste como tu hermano pequeño lloraba en su cuna ente el humo y las llamas, no pudiste dar un paso, todo era tan hermoso, como el fuego empezaba en el colchón y el en su inocencia quería huir, lo alcanzo, primero su ropita y luego todo su cuerpo. Lo escuchaste gritar por una última vez cuando era ya una tierna bola de fuego. Sino fuera por los bomberos hubieras muerto junto con el por quedar extasiado a ver su frágil cuerpo arder.

Hace 5 meses Compartir:

0

1
#2

Sonríes y reacciona como si de un sueño se hubiese tratado. Pasaste un mes planificando todo, tu trabajo de seguridad lo facilito todo, ahora solo queda disfrutar de tu lujuria hecha realidad. Las puertas de emergencias están cerradas hace varios días y nadie las ha reportado, es decir que no han sido supervisadas por el portero. La llave de paso de los tanques de agua para apagar el fuego está en el sótano, y hoy llegara un cargamento de químicos a la fábrica. ¡Todo será perfecto!

A las 10: 00 a. m. se realiza la entrega de acetileno, esos tanques son tu objetivo. Haces la revisión de lugar, despacha el camión y la colocas en el almacén junto con una bomba de fabricación casera aprendida en la Deep Web, donde empezará tu hoguera. Te sientas en el sillón a ver las cámaras que registraran el espectáculo. Alarmas de incendio apagadas, llaves de agua cerradas y puertas con combinaciones cambiadas. ¡3…2…1… ardan!

Los del almacene escucharon un estruendo en la parte del fondo, pero el gas le nublo la vista y los intoxico en poco tiempo, aunque quisieron dar la alarma, no se les ocurrió llamar a otro lugar que no fuera a seguridad, a ti. Enviaste a Mauricio y Tomás a ver que pasaba, bajo la excusa de que de alancen llamaron y no se les entiende nada, lo enviaste a su muerte.

El gas del acetileno se propago con fuerza, algunos corrían a las puertas que se mantenían cerradas. Te gritaban a la cámara que era una emergencia, que activaras la evacuación. Pero ese día no era para trabajar, era para disfrutar del espectáculo. Pronto siguió el fuego químico, y la liga de gases mato a los que escaparon de las llamas. Desmayados en las puertas, en los pasillos, sangrando por los orificios corporales, muertos.
Mientas, disfrutabas de una copa de vino y un jamón serrano, una cita perfecta contigo mismo, escuchando a los pocos que quedan gritar para que les abras ¡todo era tan hermoso!