AldenSmeethy
Rango11 Nivel 51 (7001 ptos) | Artista reconocido
#1
    Partes:
  • #2

La siguiente es mi colaboración para el reto formulado por el usuario: Chat Grupal. Les agradeceré me ayuden a hacerles llegar mi relato.

PASIÓN CARMESÍ
Caminas a través del oscuro pasillo con el corazón palpitando a velocidad supersónica, ignoras donde vas, caminando como un auténtico autómata. Cuentas las habitaciones del pasillo, leyendo sus números en voz alta: "Doscientos ventidos, doscientos veintiséis, doscientos veintinueve..." Quizás te equivocaste de pasillo, estás a punto de cambiar de dirección cuando de pronto lo ves: El número 232 casi desdibujado en la oxidada placa que cuelga de la puerta.

Tu corazón palpita de nuevo en el silencio mortecino, está a punto de salirse de tu pecho; te identificas al instante con el protagonista de "El Corazón Delator" y el hecho de posiblemente descubierto rondando por los pasillos del motel fuera de la ciudad te aterra en sobremanera.

Pero ¿A que le temes en realidad? Si eres joven, apuesto y estás soltero. Hace seis meses que rompiste la relación de tres años que llevabas con tu novia, después de todo los solteros también tienen sexo ¿O no?

Hace 6 meses Compartir:

3

7
ChatGrupal
Rango12 Nivel 56
hace 6 meses

Recibimos con agrado tu propuesta y la publicaremos con la debida mención de autor, pero necesitamos saber si ya el relato está culminado o posee más partes. @AldenSmeethy

AldenSmeethy
Rango11 Nivel 51
hace 6 meses

Muchas gracias!
Posee dos partes mas. A mss tardar el jueves lo termino

voz_sin_vos
Rango12 Nivel 58
hace 5 meses

Listo! Esperamos tus comentarios en los demás escritos y tu escrito en el nuevo reto.


#2

"Sexo"

La palabra retumba en un mente cómo el sordo golpe de un gong. Adiós a los días de hacer el amor con la mujer que amabas, ahora estas a punto de tener tu primer encuentro de sexo casual con la misteriosa mujer que conociste en un aplicación de citas y lejos de sentirte excitado te sientes nervioso

No tuviste que esperar mucho, ya que diez segundos después la puerta se abre y ella aparece frente a ti, sin duda no era lo que esperabas; la mujer de la fotografía lucía atractiva pero esa mujer parada frente a si es simplemente despampanante.

Empiezas a tragar saliva mientras ver a la infartante mujer rubia de 1.75 y medidas perfectas frente a ti, lleva un conjunto interior totalmente negro y calza unas botas de dominatriz, la cara perfectamente bien maquillada, ojos castaños bien marcados por el maquillaje, labios rojos. Esa mujer es una auténtica fantasía sexual andante.

A pesar de la increíble aura sensual que la joven posee ésta resulta ser en extremo amable, sujeta tu abrigo y lo coloca gentilmente en una silla. Te sirve una copa de vino tinto y te habla con amabilidad y franqueza.

Más que una cita para tener sexo casual, ésta parece ser una verdadera primera cita salvo por una cosa: Tras una agradable hora conversación, la atractiva joven retira las copas, se acerca a ti, y con una fuerza brutal te arroja a la cama. El juego ha comenzado.

Sus besos son largos y apasionados a diferencia de los suaves besos de tu ex novia; y aunque no estas acostumbrado a ésto decides seguir la corriente.

La furia de la joven encima de ti empieza tener efectos en tu cuerpo, tomas su mano y la diriges a tus pantalones.
La joven emite un pequeño sonido de asombro mientras presiona tus genitales, mientras tu no puedes evitar gemir con su contacto.
Con desenfreno la joven te desviste, y vuelve a emitir un sonido de asombro al ver tu erección ante sus ojos; como el caballero que eres le ayudas a desvestir besando con pasión cada centímetro de su cuerpo, antes de continuar con el acto te levantas de la cama y te diriges a tu abrigo en busca de los preservativos. La joven te detiene con mirada provocativa "No es necesario" repite.

Te acercas a ella, y con el mismo frenesí con la que ella inicio el acto la arrojas a la cama besándola apasionadamente. Tus instintos te vencen y finalmente te dejas llevar por la excitante magia de un encuentro casual.

Estás listo para hacerla tuya, realmente tuyo pero justo antes de poseer el cuerpo de la joven que tanto deseas, ella se libera de tu abrazo.y alejándose lentamente de ti se dirige a la cómoda al lado de la cama, sacando de ella un objeto.

Te detienes de súbito, absolutamente horrorizado al ver que la joven sostiene en sus manos un largo y afilado bisturí quirúrgico que apunta hacia tí mientras se acerca lentamente.

Intentas alejarte si éxito, ahora ella te sostiene entre sus brazos; deseas escapar pero algo te lo impide. Tu hora ha llegado y te arrepientes de haber aceptado esta estúpida invitación.

La joven te recuesta en la cama mientras acaricia tu cuerpo, el cual cede dócilmente ante su tacto. El miedo te invade pero no escapas. La joven rubia se coloca sobre ti, bisturí en mano y tu cierras los ojos.

Despiertas.

Te sientes desconcertado y adolorido, la luz del sol lastima tus ojos e intentas mover las cobijas para guarecerte. A tu lado, la blanca espalda de tu joven amante se arquea ligeramente.

Entonces recuerdas todo: Los besos apasionados, los movimientos de tu amante, el excitante frenesí y de pronto tu mente se enfoca en un momento especifico.

Tu cuerpo tiembla al recordar a la joven sosteniendo el bisturí, con una mirada perversa. Recuerdas la suave risa de tu amante al verte tan asustado.

"Tranquilo, no voy a matarte"

Su voz resuena en tu cabeza como un eco lejano

"Ésto es solo un juego y va a gustarte, primero te lo haré a tí y luego me lo harás a mí"

Tu mente evoca a tu amante encima de tí, totalmente desnuda bisturí en mano. Un movimiento rápido y un corte en la base de tu cuello.

Diriges la mano a tu cuello de modo inconsciente y tocas la marca de la incisión. Es larga y aunque poco profunda, escuece al tocarla, a pesar de ello el recuerdo de lo sucedido te excita en demasía
Sientes crecer tu erección mientras rememoras todo: El bisturí en la mano de la joven, el dolor al sentir el corte en la base de tu cuello, la sangre bajar por el mismo y el placer: El inmenso placer al sentir a esa hermosa modelo succionando el liquido vital de tu cuerpo.

"Tu turno"

Su voz se reproduce en tu subconsciente, mientras recuerdas el momento exacto en el que sostenias el bisturí con tus manos temblorosas, temías lastimarla aunque el bizarro juego te parecía excitante. Con ayuda de ella realizaste un pequeño corte en la base de su cuello, para finalmente extraer de ella el líquido. vital.

No existen palabras para describir la sensación de placer sexual que invadió tu cuerpo tanto al probar la sangre de tu amante, como al finalmente hacer tuya a esa joven bajo las sábanas blanca de aquella habitación de hotel.

Tu mente regresa a la realidad para descubrirte dándote autoplacer con el sólo recuerdo de la noche anterior.

¡Vaya bochorno! Te diriges al baño a terminar con la labor, pues no deseas que tu amante piense que eres una especie de fenómeno.

Al salir del sanitario y dirigirte a la cama con la joven, descubres que ésta se ha ido. No hay rastros de ella, salvo el bisturí y una nota casi ilegible. Tomas tus cosas y decides salir de ese lugar.

El sol lastima tu vista mientras te diriges a casa todo parece normal, ordinario excepto por una cosa: No dejas de pensar en ella, en la joven rubia cuyo nombre desconoces y a quien solo llamas "Vampiresa"

Sostienes el bisturí preguntándote si fuiste el primero en su lista de... Víctimas.

Y aunque la experiencia fue algo extraña, no puedes evitar excitarte con el recuerdo, aunque sabes bien que no es la vampiresa quien te excita. sino el líquido vital entregado el uno al otro voluntariamente.

Sangre. El único pensamiento que inunda tu mente mientras entras a tu residencia.
Tu entorno se torna rojo mientras recuerdas la cuchilla cortar tu piel, mientras recuerdas los labios de la vampiresa lamer tu cuello, mientras te recuerdas cortando el suyo.
Saboreas la suave sangre caliente en tus labios, el estimulante sabor metálico de liquido vital, y te preguntas cuando es que volverás a probarlo de nuevo.

Vampiresa no dejó número ni dirección, no podrás verla de nuevo. El simple hecho de pensar que no vivirás de nuevo esa.... Experiencia te vuelve loco.

Pero ¿Qué demonios te ha hecho esa mujer? Sólo una noche de ese juego bizarro y te comportas como un cocainómano pidiendo más, te diriges al ordenador y navegas en internet en busca de respuestas.
Sangre. Placer sexual. Parafilia
Tres palabras ajenas pero efectivas.

El primer resultado te eriza la piel:

"La Hematofilia, también conocida como hematolagnia es el placer sexual hacia la sangre. El hematofilico encuentra placer al tocar ver o beber sangre. ésta parafilia también es conocida como Vampirismo. Ésta es una parafilia extremadamente peligrosa pues además de ser posible fuente de enfermedades de transmisión sexual, también puede ocasionar daños como hemorragias severas y muerte"

¡Vaya! Tu liberación sexual podría convertirte en un psicópata potencial, asustado cierras el ordenador, mientras intentas volver a tus cabales. Es inútil, lo Enciendes de nuevo, abres el navegador y buscas imágenes de tu nueva filia.

El motor arroja resultados variopintos: Mujeres atadas con cuellos sangrantes, espaldas laceradas, cortes profundos en manos, pies, sangre y mas sangre y eso te causa un extremo placer.

¡Basta! ¡No mas imágenes! Necesitas volver a vivir esa sensación, ese frenesí, esa pasión carmesí que te hizo sentir vivo y olvidar de una vez por todas a la bruja que te rompió el corazón.

Es sábado y ya es de noche. Sales de casa, te diriges a un bar cercano y ordenas una copa, se acerca a ti una chica: Es bajista delgada, de cabello corto, flequillo espeso y mirada infantil, coquetea contigo un esto y ofreces llevarla a tu casa a... Convivir mas íntimamente.

La invitas a pasar, ella se sienta en la sala, le ofreces una copa y mientras ella se pone cómoda te diriges a la cocina en busca de tu arma.

Al llegar descubre que la joven se ha desvestido.

La.Muras lascivamente, la tomas de la mano y la llevas a tu habitación, la recuestas en tu cama y comienza el juego, la besas apasionadamente, te desnudas, te colocas encima de ella y ante la mirada de espanto de tu nueva amante sacas el bisturí de su estuche.

La joven se asusta, intenta liberarse, pero ya es demasiado tarde, la pasión te ha cegado. Sin pensarlo dos veces pasas el bisturí por el cuello de la joven mientras ella grita de dolor suplicandote que te detengas.

Aún así ignoras sus súplicas, bebes su sangre como si fueras un maniaco pero aun así no puedes detenerte. Necesitas más, más, clavas de nuevo el bisturí: Una, dos, tres... Pierdes la cuenta de los cortes, su sangre empapa las sábanas, tu cuerpo, tu miembro que ha adquirido una erección mientras intentas saciar tu sed desenfrenada.

Abres los ojos. Ha amanecido

No recuerdas nada. Te duele la cabeza, y el sol lastima tus ojos.

Aun sigues encima de la joven, la mirad y entonces recuerdas todo: El frenesí, la pasión y la sangre, la sangre húmeda y roja que ahora empapa tus sábanas y tu cuerpo desnudo.

Miras horrorizado mientras agitas vigorosamente a tu compañera para despertarla, pero ella no despierta. Está pálida, lívida, inconsciente y presenta varios cortes en su cuerpo.

Tu cuerpo se debilita, te mareas y estás a punto de desmayarte. La pagina de internet tenia razón: La hematofilia puede ser peligrosa y ahora lo sabes. La pasión carmesí fue demasiado lejos.

Intentas conservar la calma mientras te diriges al ordenador, abres el motor de búsqueda y tecleas con desesperación una nueva serie de palabras:

"¿Cómo ocultar un Cadáver?"

AldenSmeethy
Rango11 Nivel 51
hace 5 meses

@ChatGrupal aquí esta el relato completo, disculpa la demora. El relato lo escribí en celular, así que es muy probable que tenga algún errorcillo de dedo. Muchas gracias por la oportunidad

ChatGrupal
Rango12 Nivel 56
hace 5 meses

listo, no me dejo agregar todo el texto asi que copie esta caja, deje el link para poder leerla entera. ya estamos dos retos mas adelante. para que tengas mas lecturas te recomiendo hacer el ultimo reto, gracias por participar.