PSYCHEDELIC_POET_MANIAC
Rango12 Nivel 57 (11965 ptos) | Ensayista de éxito
#1

En aquella noche oscura donde el frío a todos abruma, en una esquina está el hombre del sombrero y el cigarrillo que mira al cielo plácidamente y con un poco de melancolía en el alma.
Él solo espera la caída de la noche; él solo se refugia en su soledad...
Hasta que una señora de ya edad muy avanzada le pregunta.
-¿A quien espera en esta noche tan vacía?.
Él solo agacha su cabeza con algo de desaliento.

Hace 9 meses Compartir:

0

9
#2

Mientras las horas transcurren y la luna parece mirarlo con venganza.
Él solo busca un poco de piedad que pueda aliviar el frío de su alma, trata de visualizar un futuro sin ella, en el que se encuentra vacío y con una pena que parece ajena.

#3

Camina la madrugada sobre las horas y el hombre del sombrero se le acaban los cigarrillos, así como también las ganas de vivir, de soñar y de reír.
Para el, la vida es un constante sufrimiento y ve que no hay nada en que creer; el es sincero consigo mismo y con el mundo.

#4

El hombre poco a poco caminaba rumbo a la desesperación, y fue tomando una camino muy incierto.
La angustia lo desgastaba en cada paso que daba.
Parecía alguien inerte que solo veía a los demás con una mirada perdida entre un vendaval y una madrugada que no cesaban.

#5

Una madrugada que lo acosaba e intentaba que el perdiera la cordura.
Sin embargo el amanecer opaco a la madrugada y el hombre del sombrero y el cigarrillo a podido pasar la prueba de una noche llena de sufrimiento.
Y esta noche es la primera de muchas...

#6

A la mañana siguiente, el hombre se encuentra muy agotado, pero no quiere volver a su casa ya que dentro de él, hay un recuerdo que lo embarga; solo quiere poder olvidar lo que pasó.
En su bolsillo guarda una cajetilla de cigarrillos casi vacía y un poco de dinero, con el que decide comprar algo de licor.

#7

Ya borracho comienza a alucinar con su esposa y un crujido de puerta que en su momento lo volvían loco y algo ansioso.
El solo desea acabar con el recuerdo de su esposa y decide arrojarse a las vias esperando que un auto lo atropellara, pero nada pasa.
Solo logra que lo insulten por su imprudencia; pasan las horas y el atardecer aparece como un alma maldita, recordandole a el hombre que pronto se acercara mas y mas el anochecer frío y descuidado al que él le teme.