SilverGeese_17
Rango5 Nivel 22 (565 ptos) | Escritor en ciernes
#1

Proveniente de la isla Paé, cubierto por el manto de la noche eterna, llegando al valle esperanza en una noche estrellada. Está nuestro protagonista, un dragón macho, que sus ojos no se pueden ver por su manto. Él sabía que se celebraría el festival del corazón, cuando despierte el sol. Pero esta noche era lenta, solo pensaba en su eterna.
En un mundo misterioso, donde se puede ver los valles y los manglares, donde se encuentra el lago Carolina, cerca está la cordillera amatista. Llamada así por los grandes pilares morados.

llegamos en una época muy hermosa el festival del corazón.
Que estas criaturas las celebran cada año, aquí esta nuestro protagonista, un dragón rojo macho, que parece solitario.

Pero esperando su nuevo comienzo con cautela. Mira la luna blanquecina, cuya luz refleja en la masa de agua, y suspiraba lágrimas, cristales dorados.

Según parecía en su mirada de ojos vedes. Que Levanto su pata, y mirando resplandor lunar con un rugido reclamó, un amor real y sinceró.

Hace alrededor de 2 meses Compartir:

2

4
Hiarbas
Rango10 Nivel 46
hace alrededor de 2 meses

Interesante principio, quedo a la espera de la continuación.


#2

Sin embargo, sé tocaba su corazón que era una gema de sangre, donde están estampados los recuerdos de su generación, que muy pocos se pueden ver, por los flacmentos oscuros, que le causaban heridas profundas.
En los bosques escucho una melodía, presidida por el resonar de los grillos, pero el semental carmesí parecía no importarle, tal vez no era su problema, pero se levantó del colchón de hojas muertas.
Sentía que no estaba solo y el dragón rojo miro el bosque profundo, mientras a la distancia, reluciente entre los arbustos, había una bufanda color amatista. Cuando la observo detenidamente, sus ojos comenzaron a lagrimear.
Podía oler el aroma a claveles y agua de rosa, que parecía provenir del interior del bosque, donde siendo un dragón de fuego, le dolía recordar las senizas, como la destrucción de lo que solía amar.

Hace alrededor de 2 meses

1

2

#3

El semental rojizo comenzó la larga caminata, entre los diversos caminos de pedruscos, atraído por el dulce aroma. Sentía el frío de la noche estrellada. Mientras se deja ver por la luna del fondo, la silueta de una estructura, recubierta por el mismo manto de árboles. Entonces, se detuvo al verla, parecía destrozada y que nadie vivía hay. Pero entre los adornos dorados de la puerta, colgaban unos banderines con el símbolo de una criatura extraña. Que según no conocía, pero estaba preocupado porque sentía como se le ponía la piel de gallina.

Hace alrededor de 1 mes

0

1
#4

Cuando se acercó, siguiendo el camino más antiguo, nuestro semental llegó hasta la entrada, donde había algunas estatuas de marfil, algunas sin cabeza ni manos que se pudieran observar a simple vista. Carmesí seguía escuchado la sencilla balada, que parecía venir del interior de la estructura de piedra, pero al asercarse mas a la puerta, llegó a notar que estaba entre abierta. Tal vez por el viento, que hacia resonar las banderas contra el muro de broques robustos, cuándo miro adentro, parecía una zona de guerra con diversas armaduras, las cuáles relucían, con el mismo símbolo de una criatura extraña, pero había algo que atrajo su atención. El ojo anaranjado en los cascos, que relucía en los estantes, le trajo malos pensamientos, Solo miró por la pequeña ventana la luna llena, y lágrimas como cristales impregnaron sus ojos verdes.

Hace alrededor de 1 mes

0

1
#5

En ese momento, observo una mariposa azulada, que danzaba entre sus cuernos. El dragón no sabía que pensar de sus flanjas blanquecinas, pero su aroma le hizo volver a levantarse del suelo. La mariposa alzó vuelo, y con delicadeza se fue hasta los escalones de granito, que tenían incrustaciones de cuarzo. Carmesí dio algunos pasos, hasta pararse enfrenté de la escalinata, donde se comenzó a escuchar, las mismas melodías como si fuesen de flauta, mientras subía por la escalera, llegaba a mirar por segundos los demás pisos, pero se detuvo en una puerta con marco de hierro, entre los cuales, había leones tallados en la madera negra, que parecían observarlo con cautela.

Capítulo 2: la luz.

El semental carmesí, empujó la puerta con sus patas, y así llego hasta la azotea de la estructura. Pero alguien se encontraba sentado en el filo, mientras tocaba la flauta de palo, denotaba su pelo castaño ondeando con el viento, y su vestido azul, con múltiples diseños de corazones en la falda, mientras tocaba, las mariposas revoloteaban a su alrededor, hasta que se pararon en sus hombros con delicadeza. El viejo dragón llamo su atención, al suspirar humo de sus fosas nasales, la chica detuvo la música, y llego verle parado en la puerta.

Hiarbas
Rango10 Nivel 46
hace 25 días

Me gusta el aire de relato onirico que le das. Sigo pendiente de la continuación.


#6

—¡Un dragón! —gritó con los ojos temblorosos, mientras se levantaba de un brinco—. No me comas señor dragón. — Le dejo ver sus ojos rosados, que le reflejaban piedad con una cara larga. Sin embargo, el viejo dragón carmesí le veía con extrañeza, tal vez no estaba acostumbrado a ver que alguien le pidiera piedad, y con sutileza se sentó para intentar hacerle entender; que no quería comérsela. Pero ella seguía llorando, y hasta llego a caminar; hasta donde la luna resplandeciente, que la iluminaba se desvanecía, entre nubes muy robustas, que le dejo en plena penumbra.

Por consecuencia, el viejo dragón se acercó hasta ella, al mirarle la cara pálida, con un simple movimiento de su pata, le quitó algo de pelo de aquellos ojos. Aquella joven le miro con incomodidad, porque pensaba que esas criaturas no tenían nada de corazón, y por eso; todas las personas las odiaban. Pero le quedaba claro, que solo eran patrañas de los reyes de esa época.

SilverGeese_17
Rango5 Nivel 22
hace 23 días

una pregunta, que piensan del estilo de la historia, y que me falta para mejorarla?