Lunnanegra
Rango8 Nivel 38 (2923 ptos) | Poeta maldito
#1
    Partes:
  • #2

Estaba que le llevaban los diablos, como no estarlo si un terrible asesino andaba suelto. Todas las mañanas la ciudad despertaba con terribles masacres de cuerpos mutilados, despedazados. Con las vísceras esparcidas por el pavimento, sus rostros convertidos en meros trozos de carne ensangrentada con cuencas vacías y mandíbulas rotas en más de mil pedazos. Su trabajo desde hace más de medio año en que el pánico había cundido fue atrapar a ese desgraciado que todas las noches disfrutaba masacrando sin piedad a cualquiera que al lado cruce.
Siempre esquivando a la policía. Sin dejar pruebas físicas de ningún tipo que no sean los arañazos inhumanos en los cuerpos inertes y ensangrentados. Mil hipótesis para poder entender cuál eran las armas que usaba para llevar a cabo tal atrocidad.

Hace 8 meses Compartir:

4

9
Daveth
Rango3 Nivel 11
hace 8 meses

¡Me encanta este tipo de historias! Estaré pendiente a la siguiente parte :)

Lunnanegra
Rango8 Nivel 38
hace 8 meses

Fallo mio no me di curnta que no me entro entera en la caja. Ya esta


#2

Esa noche se habían quedado más de la cuenta revisando los antiguos expedientes de las primeras víctimas, menos grotescas que las que mañana seguro encontrarían en un charco de vísceras y sangre con sus miembros esparcidos a lo largo de los callejones y a los pobres policías teniendo que encontrar todas las piezas que se convertían los cuerpos. El callejón apenas iluminado por la farola que aportaba una tenue luz amarillenta a su interior, silencioso y solitario. Por la alerta roja que cundía en toda la ciudad solo los incautos y suicidas caminaban por las calles desiertas de la capital. Sabía que cometió un error al no darse cuenta de la hora o esa mañana no coger el coche en su pensamiento de “Total solo es media hora de camino”. Unos amarillentos ojos helaron su sangre cuando se posaron en los suyos. Todo su cuerpo gritaba que saliera de allí cuando la abominable figura de dos metros veinte que en la sombra se irguió amenazante cuando a la carrera salió del callejón yendo al amparo de las farolas, con su arma desenfundada apuntando a la grotesca figura de pelaje andrajoso y ensangrentado. Primero esa mano cubierta de embarrado pelaje y uñas tan grandes como uno de sus dedos. Luego llego a sus fosas nasales el fétido olor a muerte y podredumbre. Por ultimo salió la mole de pelo adornado con parte de sus víctimas y poseedor de los enfermizos ojos amarillos. Ojos de una fiera hambrienta y sanguinaria. Su pelaje cubría todo su deforme y nauseabundo ser encorvado, con su dispar cuerpo más grande del lado derecho que del izquierdo. Avanzaba pesadamente arrastrando con dificultad ese imposible cuerpo salido de la unión de un perro callejero, con una montaña de carne podrida y el hijo de un monstruo radiactivo de una cloaca y un pez del fondo del mar. Esa vomitiva abominación se le echo encima cuando vacío su cargador contra el, presa del pánico, sin siquiera producirle un rasguño. Su piel se rasgó cuando sus infamases fauces de dientes afilados como agujas de coser rasgaron su garganta tendiéndola en un charco de su propia sangre mientras su caja torácica era vaciada. Ya no sentía nada había muerto.

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 52
hace 8 meses

wow, ahora si me quede contenta, muy buena, un saludo y gracias por subirla completa =)

Hiarbas
Rango11 Nivel 52
hace 8 meses

Impactante, buen relato.

Don_Diego
Rango13 Nivel 61
hace 8 meses

Es exactamente el tipo de criatura que mas gusta leer. 👍