Lunnanegra
Rango8 Nivel 39 (2952 ptos) | Poeta maldito
#1

Por una mala actuación a la hora de ocultar mis verdaderos sentimientos, me encuentro en una silla sentado, atado y amordazado, mirando fijamente a mi agresivo amigo rubio que tiene un ceño más fruncido que de costumbre, lo cual es decir mucho, pues ya de por si marcadas arrugas puebla su frente. De nuevo protesta expresando por décima vez que él no quería estar ahí y no entiende por qué tiene que ayudar o saber qué hace el puto Pikachu en su vida. Si mi amigo es todo un ejemplo a seguir de amabilidad y compañerismo, pero asi le queremos.
Mi amiga, la única integrante femenina de nuestro grupito, con una lámpara en la mano me enfoca directamente a la cara en un intento de simular alguna escena de serie o película que le gustara cuando la vio y lleva mucho tiempo buscando el motivo exacto para usarla. A su lado Samuel, que parece algo decaído últimamente y no entiendo el motivo, ya que nada había cambiado últimamente para que estuviera tan raro.

Hace 11 meses Compartir:

0

9
#2

.Mira a la joven en esos apretados pantalones inclinrse hacia delante intentando ser amenazante. Gael con sonrisa nerviosa ocupa la puerta de la habitación en donde estamos para que nadie pueda salir o entrar como todo inexperto portero de discoteca, con la mirada pidiendo perdón cada vez que se cruzaba con la mía, por arrastrarme a esta situación tan estraña e insostenible
-¿Me vais a decir a que viene esto?- arto ya de solo escuchar las quejas e insultos del rubio cenizo hablo impaciente por terminar rápido y poderme ir ya donde se supone tenía que estar ya llegando.
- Confiesa-Ordena la única chica de la habitación poniéndome la lámpara aún más cerca produciendo un cosquilleo en mi piel de las mejillas y nariz, por el calor emitido por la bombilla, haciendo que al separarse solo vea lucecitas a mi alrededor sobre un fondo gris oscuro sin poder enfocar sus rostros.
-¿Qué confiese el que?- gruño molesto, es tiempo perdido que podría estar usando para cosas más interesantes que los interrogatorios sin sentido de Marina. Como estar enroscado bajo la manta con un bol de palomitas y una serie en mi portátil disfrutando el calor que de mi compañero de maratones desprende.
-Cree esta mierda-habla mis simpatia señalando a Sergio -El muy idiota cree que te gusta el Puto zombi friki que llego a nuestra clase y del que últimamente un mierda como tu anda colgado de su brazo hasta para ir al baño- gruñe molesto el otro rubio deseando seguro de irse a acosar a Migel. Siempre pensé que es su manera de que solo se fije y piense en él. sospecho que está enamorado del mas menudo, pero jamás diría esto en voz alta ya que no quiero morir. Pero de este modo todo cuadra, ya que si tanto le odia ¿por qué simplemente no pasa olímpicamente de él?
Para llegar a este nuevo punto mejor os pongo al día en mi vida los últimos meses. Ya que con mi simple respuesta podemos perdernos y no entender hasta el fondo del meollo que últimamente mis sentimientos son.

#3

Hace un mes o dos, no sé si ya cumplió el segundo mes que hace que Saul fue transferido de la clase B a la A. Cabe aclarar que según mis hipótesis son celos el odio que mi amigo muestra por el teñido de morado y por eso al principio de llegar parecía tenerle declarada la guerra al chico. Estos son debidos a que desde que llego el tierno pastelito de la clase y centro de atencion del líder de nuestro grupo. Pues eso, Miguel, como el buen chico que es, le introdujo a la fuerza en su grupo de amigos. El chico es muy callado y reservado y la mayoría del tiempo solo les observaba y era conducido por el alegre pecoso de un lado a otro. Yo como el alegre ser que soy quise ser su amigo, algo en el me atraía en especial, pero no le di mucha importancia. Poco a poco las aguas entre Yago y Saúl se calmaron ya que la mayoría del tiempo yo revoloteaba como mariposa hacia la luz a su alrededor, así lo denomino mi amigo pelirrojo un día en la comida cuando casi obligue a este a sentarse con nosotros. Bueno eso dijeron ellos pero el ojeroso chico nunca se quejó por mi presencia o que le arrastrara de un lado a otro emocionado, al revés creo se divertía y le agradaba mi presencia. Al contrario que en el de Migel, a mi parecer el chico parecía más cómodo con nosotros que con el grupo de niños buenos, ya que todos le habanos como si siempre fuera de nuestra clase y no nos importaba que apenas hablara ya que nosotros éramos muy parlanchines y rellenábamos el casi monologo siempre, como estábamos acostumbrados a hacer con Yago de cierta manera, ya que este de cinco palabras que dice dos son insultos y la tercera es un mote desperdicio que tuvo el gran placer de asignar a uno de nosotros. Incluso Yago "odio a todo el mundo por igual" le trataba como uno más, es decir le insultaba, amenazaba y despreciaba pero así era nuestro bello príncipe agresivo. Yo creía que me comportaba como con Gael incluso puede como lo hacía con Yago. Me encantaba molestar a este último abrazándole, invadiendo su espacio personal, incluso burlándome de él. Por esto mismo Sergio me consideraba un auténtico suicida o masoquista, cada uno se decanta en llamarme de una manera. Siempre se burla de mi por esto mis amados y majos amigos.

#4

Yo sé que bajo tanta mala leche, insultos, amenazas y nitroglicerina, nos aprecia y considera sus mejores amigos, pero estos sentimientos están muy en el fondo y desde fuera todos parecemos ser masocas e ingenuos, lo cual a veces lo somos pero con el tiempo hemos aprendido a interpretar sus insultos o pasar de sus amenazas. También que es algo que este jamás admitirá ni aunque estuviera a punto de morir y eso le salvara la vida.
Y llegamos al genial día de hoy en el cual fui emboscado por mis amigos usando a Yago para obligarme y poder amarrarme a esa incómoda silla con las cinta sdesiva, esa que siempre llevava Sergio encima. Sin contar la tortura de durante quince minutos solo oír a Yago cabreado y mal diciendo hasta el aire. Los muy desgraciados saben que solo alguien con ganas de morir desobedecería al explosivo así como así y más sin tener una buena motivación.
-Si me gusta, somos amigos como lo soy vuestro- respondo encogiéndome de hombros al fin desatándome gracias a los costantes estirones que estaba dando para soltar mis muñecas y tobillos - Si eso es todo me voy - intento escapar a prisa lejos de sus garras, pero la cuerda en las manos de Sergio me vuelve a apresar en la silla justo cuando estoy frente al trabajado pecho del teñido que se iba a apartar para dejarme salir, como el buen amigo que es.
-Llevamos observándote dos semanas- revela la chica emocionada seguro creyendo que encontró oro y no es más que cobre. Puñeteros acosadores de mierda que tengo por amigos.
-¿Y?- la animo a continuar para poder irme ya que el motivo de que este secuestrado me espera. Le convencí de ver la nueva temporada de un anime juntos y ya tenía que estar bajo una manta en su habitación disfrutando del genial capitán Levi matar titanes y torturar a su mocoso mal educado. En su lugar estoy atado a una silla con una lámpara que comienza a deformar la campana plástica que enfoca la bombilla por el calor de la misma, con miss alegría queriendo matar a alguien y Sergio en modo alma en pena.
-A su lado sonríes más, brillas. Muchas veces estas ruborizado, estas más mimoso y tierno. Como un cachorrito. Ya no flirteas con nuestras compañeras y los comentarios de Manuel empiezan a desagradarte- habla el Pelinegro levantándose con hastió de donde en una esquina estaba sentado e imagino es la cama pero por la penumbra del resto de la sala lo puedo imaginar.
-Bueno quizás me gusta un poco que tiene eso de importante- admito rojo por verme atrapado. Y es que no hace más de unos días, descubrí que eso que siento por el ojeroso es algo más allá de la amistad. Admitir que puede me gustara fue duro, para que negarlo, más de una vez me vi buscando una excusa para refutar esta idea. Pero resignado admití mis sentimientos. No le vi más problema y seguí siendo su amigo como todo este tiempo lo había sido, no había ningún motivo para cambiar. .
-Dime que te confesaste- la chica se acerca con ojos brillantes de la emoción por la noticia seguro queriendo todos los detalles.
-No ¿por qué lo iba a hacer?- suspiro resignado levantándome de nuevo- Creo que tal cual estamos es perfecto ¿por qué complicar las cosas?
-Porque el amor es genial - añade ella y juro ver corazones volando a su alrededor mientras ella hace poses extrañas. -Sino mira a Yago y Miguel - y al sacar el tema tabú la gruesa voz del rubio empieza a gritar opacada por los sonidos de temor de la chica y las burlas de sus amigos que no paraban de repetir "Si es que te lo buscaste sola". La guerra comenzó y yo aproveche para marcharme a hurtadillas y correr al cuarto del chico que me gusta, que me espera en la puerta de su alcoba por mi llegada.

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 53
hace 10 meses

Creo que tal cual estamos es perfecto ¿por qué complicar las cosas?
Mi corazón se ha roto, la frase tabú

Lunnanegra
Rango8 Nivel 39
hace 10 meses

Espera tranqui las cosas tienen su ritmo


#5

-Perdón mis amigos se volvieron locos - sonrió recuperando el aire- Creí que no llegaba.
-No importa entremos- abre la puerta dejándome entrar y nos sentamos en el suelo envueltos en esa manta de peluche lo suficiente grande para cubrir a los dos, frente a la pantalla de mi portátil donde veremos la serie. Este ya casi vive en su habitación al igual que yo. Pues días sí y otro también me encuentro en está viendo una serie o jugando algún juego nuevo que piratee para conseguir.
Sentados el uno al lado del otro con las palomitas que prepare antes de ser secuestrado y la Coca-Cola que trajo el dando al play. Titanes, era pos apocalíptica y muchas muertes era lo que abundaba en las primeras temporadas. Una serie en la que comienzas a encariñarte con uno de los protagonistas secundarios y lo matan o amputan o lesionan. Manos que se rozan sin querer al coger del bol, miradas que se conecta y solo unas simples palabras eran lo que junto a la serie inundaba la habitación. Cuando los primeros tres capítulos terminaron y ya era la hora de cenar ponemos el pausa preparándonos para ir al comedor, saliendo del acogedor abrazo de la tela y el calor del otro.
-Me gustas - solo dijo tras de mi manchando de rubor mis mejillas.
-Tú también me gustas- le sonrió golpeando su hombro y viendo que él también estaba ruborizado. Su mano acaricia mi cabello, solo le sonrió más ruborizado girando mi rostro en busca de más caricias de sus grandes manos que revuelven mis cabellos. Me encanta ser acariciado, es muy placentero pero se que nos hemos confesado así de simple pero no necesitamos más. Sonrió embobado cuando su mano acaricia mi mejilla y cual gatito busco más contacto restregándome contra la misma.
Me pongo de puntillas para superar esos centímetros y le beso en un alarde de valentía sintiendo su manos rodean mi cintura y la otra internarse en mis rubios y enredados cabellos. Un beso suave y superficial pero que hace mi corazón entrar a una maratón y una sonrisa de idiota adorne mi rostro. Sin más tonterías o palabras salimos al comedor nada ha cambiado y al mismo tiempo todo lo ha hecho.

#6

Cenamos con los demás que avergonzados por su numerito se disculpan, no sin antes echarme la bronca por huir en cuanto pude. En mi defensa solo dije la verdad. Tres capítulos de Shingeki no Kyojin me esperaban y no me pensaba quedarme a ver como Yago les mataba. Cuando pudia estar comiendo palomitas frente a mi portátil. El resto no era sumamente importante para ellos, por estar de metiches. Quizás más adelante ya les diría que estábamos saliendo. Que sigan especulando un poco más sobre nosotros se lo merecen por atarme a una silla y dejarme medio ciego.
Tras la cena con el estómago lleno y la pantalla en pausa regresamos a su habitación donde continuamos viendo los capítulos que quedaban del anime, con alguna caricia o beso de por medio. Así de sencillo y simple hemos empezado a salir. El cuanto dure o lo que después suceda eso ya se verá más adelante. De momento disfrutare de sus manos acariciando mi cabello y el comprobar que a su lado mis manos parecen las de un niño. El cómo sonríe solo para mí o lo increíblemente atractivas que esas ojeras le quedan bajo los ojos. Pues desde hoy él es mi pareja y que nadie piense quitármelo yendo de perra. No son celos solo no quiero mal entiendan esas niñas que babeando por el que estamos saliendo.