kalex27
Rango3 Nivel 11 (121 ptos) | Cuentacuentos freelance
#1
    Partes:
  • #2

Siempre creí que los libros de ángeles y demonios que me leían para dormir cuando era una niña era solo historias de fantasía inventadas por alguien con mucho tiempo libre, pero me equivoque, las leyendas están basadas en verdades y los libros están basados en leyendas, las criaturas fantásticas que creíamos eran producto de alguien con mucha imaginación si existen y nos rodean en todos lados, desgraciadamente me enteré muy tarde.

Hace alrededor de 1 mes Compartir:

1

2
kalex27
Rango3 Nivel 11
hace 20 días

¡Hola! Gracias por la información, y aunque me encantaría, lamentablemente no vivo en España, así que no va a ser posible, de todas formas, muchas gracias.


#2

Prólogo
-No quiero ir- grito por décima vez a mi madre desde el otro lado de una puerta cerrada.
-Por favor hija, solo será una hora y sabes que es una cena importante para tu padre y para mí- sin verla a causa de la puerta cerrada yo sé que mi madre está haciendo un puchero y también sé que ella sabe que yo no puedo resistirme a sus pucheros porque al final ella es mi madre y a nadie le gusta hacer sufrir a su madre por lo que al final ambas sabemos que terminare diciendo que si iré a esa estúpida cena con sus jefes.
-Aahh está bien pero deja de hacer pucheros, te comportas como una niña- su grito de alegría por saber que ganó, no tardo en llegar e inmediatamente no pude evitar la sonrisa que se formó en mi cara, por Dios como adoro a esta mujer.
-Como sabes que estaba haciendo un puchero, bueno no importa tienes cinco minutos te espero en la sala y ponte algo lindo- pensé en responder con algo sarcástico para que mi orgullo no saliera tan herido con el hecho de que perdí completamente ante ella pero, sus pasos ya se escuchaban alejándose así que con un suspiro me dirigí a mi armario a buscar algo lindo que ponerme.
La cena trascurrió tan aburrida como me imaginaba, mi madre hablaba emocionada como una niña con su jefa sobre cosas sin sentido mientras que mi padre hablaba sobre negocios con su jefe y yo mientras tanto reflexionaba sobre la vida mientras disfrutaba de la delicia de postre que tenía en frente y dejaba a mi madre alardear sobre mí con su jefa y la hermana de su jefa. Yo sé que muchas veces trato de parecer como toda adolescente rebelde con problemas de hormonas pero lo cierto es que a mis 15 años soy una joven que le encanta leer, nunca ha dado su primer beso, soy tímida, muy dulce, confiada y siempre trato de ayudar a otros pero no me avergüenzo de como soy porque así soy yo.
Salgo de mi reflexión cuando mis padres me llaman para avisarme que ya es hora de irnos así que me despido y nos dirigimos a casa. Cuando llegamos y entramos veo que mis padres se ponen tensos pero no me da tiempo de preguntar cuando el grito de mi padre me saca de mis pensamientos.
-¡Corre!-.