Yhradil
Rango7 Nivel 33 (1965 ptos) | Autor novel
#1
    Partes:
  • #2

— ¡Ahora! —dijeron los reyes en cuanto la tierra se unió como dos amantes. Mas, en esta ocasión, los besos y caricias habían sido suplantados por la pérdida de cientos de almas que, con sus cuerpos, regarían el barro con su sangre.

Hace 7 meses Compartir:

0

3
#2

Todos los guerreros se habían amontonado frente a la gran brecha que separaba Talrjon de Mak'aht, mirándose unos a otros, con ojos abordados de la más pura de las incógnitas. Ninguno de los soldados, fueran del bando que fuesen, sabía el por qué tenían entre sus manos espadas y arcos. Habían sido llevados a ciegas, con los ojos vendados por las visiones que las palabras de los líderes habían dibujado y, ahora que se veían, todas aquellas imágenes se habían desvanecido como el humo de las hogueras con las que habrían de prender las flechas.
El cielo, antaño oscuro, se llenaba de motas rosáceas que indicaban el amanecer. Pronto sería la hora, el inicio de la cruzada cuyos batallones se hallaban desconcertados.
— No hay más que decir, te irás de aquí en cuanto el sol se muestre completamente —indicó uno de los soldados a un anciano cuyo cuerpo se rodeaba de una armadura que lo impedía moverse con soltura—. Da igual lo que digan, los viejos no podéis luchar, tenéis que cuidar de los niños.
El envejecido rostro del mayor se arrugó con desagrado ante aquellas palabras, cristalizando sus ojos con un fervor alejado de la más remota pizca de cobardía. Sus manos, aferradas al mango de la espada, temblaron con leve furia.
— ¡Yo luché por mi patria antes de que tú aprendieras a atarte los cordones, muchacho! —pronunció con la voz en alza mientras su ojo sufría de pequeños espasmos de rabia—. Así que calla y pon la vista al frente, esas sabandijas son certeras con las cuchillas y las flechas.
La conversación pudo llamar la atención de todos cuantos se encontraban próximos a ellos, más la tensión era tan densa que parecía obstaculizar cualquiera de los sonidos que los rodeaban. Los arqueros, con un pie delante, miraban a sus líderes con ojo avizor, esperando a la señal con la que tensarían las cuerdas. La caballería estrechaba las riendas con el mentón en alto, como si las plegarias que soltaban en silencio fueran enviadas a la rosada bóveda que coronaba sus cabezas.
Los soldados del otro extremo admiraban con cautela como su parte de la brecha, con cada segundo que pasaba, se iba acercando más a la enemiga. Faltaba poco para que Talrjon y Mak'aht se abrazaran sin frontera alguna, para que los reinos hubieran de enfrentarse por un simple trozo de lodo y fango.
El cabecilla del pueblo makhatu entrelazó sus manos, cerrando sus ojos mientras de sus labios escapan palabras inentendibles para sus aliados. Nadie sabía qué decía, mas todos conocían el poder del que estas emanaba. Todos miraron al suelo, luego a los cielos y finalmente los objetos con los que debían acabar con sus rivales, nombrando tres dioses con los que bendecían su vida, su hogar y sus armas. Tres súplicas que buscaban el menor derramamiento de sangre posible.
—Ya casi está —indicó el monarca al acabar con sus cantos, separando sus manos e irguiendo su gran cuerpo. Sus ojos, anaranjados, atravesaron cada recoveco hasta, en la lejanía, alcanzar los negros del gobernante enemigo. Le deseó la muerte, la victoria para los suyos, pero, sobretodo, que fuera benevolente tras la lucha. Unos deseos tan correspondidos que ambos parecieron mover sus cabezas en gesto honrado.
— ¡Arqueros! —gritaron los soldados, logrando que en ambos extremos todos tensaran las cuerdas.
— ¡Guerreros! —pronunciaron los luchadores, consiguiendo que cada hombre esgrimiera su espada y doblara sus rodillas.
— ¡Ahora! —dijeron los reyes en cuanto la tierra se unió, como dos amantes. Mas, en esta ocasión, los besos y caricias habían sido suplantados por la pérdida de cientos de almas que, con sus cuerpos, regarían el barro con su sangre.

Hiarbas
Rango11 Nivel 52
hace 7 meses

Muy bueno, cargado de fuerza y buena narración. Ganas un seguidor @Yhradil

Yhradil
Rango7 Nivel 33
hace 7 meses

@Hiarbas ¡Muchas gracias! Iré publicando cositas, así que espero no defraudarte.