EvanStock
Rango6 Nivel 29 (1341 ptos) | Novelista en prácticas
#1

A mediados del siglo XXI las fuerzas terrestres siguen luchando contra la invasión de los BETA. Una base ubicada en el límite entre la Unión Soviética y Finlandia, del lado soviético de la frontera, intenta retener aun más el avance mientras otros batallones tratan de recuperar el terreno perdido. En esta base, perteneciente a la coalición de Naciones Unidas, se encuentra uno de los tantos grupos de operaciones especiales. Los Red Star (o Krasnaya Zvezda en ruso) operan TSF con mejor y más avanzada tecnología, aunque los soviéticos han llevado adelante proyectos secretos que les dan a ellos una ventaja militar sobre el resto. Aprovechando esta situación, un grupo de políticos soviéticos disidentes lleva adelante un golpe de estado y comienza a invadir otros países. Quedando en medio de una guerra entre la Unión soviética y las fuerzas aliadas, al mismo tiempo que los BETA continúan atacando, los Red Star lidiarán con los invasores, los nacionalistas, las desconfianzas dentro de su unidad, y la inquietud de no saber ni ante quien responder ni quién los comanda. Basada en "Muv-Luv" de âge.

Hace 3 meses Compartir:

0

5
#2

1.0 - La Guerra Continúa

18 de enero de 2043
0800 horas
Federación Rusa, Unión Soviética
Cercanías de Beshkino-1, 20km al oeste de Plesna
Patrulla en Standby frente al lago Peipus

Desde que los BETA han invadido la Tierra, las fuerzas terrestres han hecho los mayores esfuerzos para contener la invasión de estos monstruos. Prácticamente la mitad superior de la República de Estonia sucumbió ante estos extraterrestres. La patrulla frente al lago Peipus hace lo que puede, pero sus TSF ya no soportan más y los BETA los superan exponencialmente en número. El comando de la base Angelok (Ангелок) recibe una llamada de emergencia de aquella patrulla. La base Angelok se encuentra en Grodno, Bielorrusia, a 600 kilometros de su posición. La teniente coronel Kaija Tekkinen (FIN) le ordena a la teniente Ayako Teraoka (JPN), lider de los Krasnaya Zvezda, que despeguen de inmediato. La japonesa los guiará desde el centro de comando. El grupo de cuatro TSF-X se alistaron y partieron de inmediato a intentar auxiliarlos mientras la teniente recababa información al respecto. Cuando los pilotos Eishi estaban por arribar al lago Peipus perdieron contacto con los Eishis que contenían el ataque. La alférez Svetlana Agunova (RUS) era la más activa y efusiva a la hora de matar BETAs en territorio ruso. Ella, como cada una de las naciones que conforman la alianza únicamente militar que conforman los países integrantes de la Unión Soviética,  es nacionalista. A pesar de esta alianza cada uno de los soldados lleva en su brazo izquierdo la bandera de su nación. La rusa no solo actúa para cumplir las órdenes de sus superiores, sino que está defendiendo a la madre patria. Al menos hoy pudo hacerlo, junto con sus tres compañeros Eishi. A pesar de ser sólo cuatro TSF y ser superados numéricamente en cantidades exorbitantes de BETAs detuvieron el ataque. En el duro frío reconocieron las 50 unidades que operaban esos chicos que murieron en el cumplimiento del deber. Todas las unidades tenían una estrella roja impresa en el exterior de los mechas, pero ninguno era ruso. Todos eran de otras repúblicas, algunas de ellas incluso declaradas perdidas bajo el control de los BETA. Parecía no importarle demasiado eso, porque al fin y al cabo todos eran camaradas en armas. Dieron aviso de lo sucedido a la teniente Teraoka, que les ordenó regresar de inmediato a la base Angelok ya que la Unión Soviética estaba enviando tropas para reforzar esa zona. Los cuatro Eishi regresaron sin problemas. Mientras tanto Yevgeniy Starkov (RUS), comandante de la base, se reunía en la misma con la teniente coronel Tekkinen para discutir algún plan de acción sobre los recientes ataques de los BETA. Al parecer son cada vez más frecuentes y con mayor número de unidades. Se continuar esto de este modo no podrán detener el avance de los extraterrestres. El resto de las fuerzas afectadas por la coalición internacional de la ONU está mucho más centrada en recuperar territorio perdido que en defender el que aun mantiene bajo su control. Sólo unos pocos países invierten más dinero en desarrollar nuevas tecnologías que en producir armamento y TSF que ya tienen varios años sin ser actualizados. Es por esta razón que gran parte de los Eishi soviéticos mueren dentro de los MiG-46, los mechas o Tactical Surface Fighter desarrollados a principios de siglo. El comando de Europa del Este les confirmó que les es muy difícil enviarles más tropas y las últimas semanas los ataques comenzaron a aparecer desde el Mar Báltico en las costas de Lituania. Si bien hay un frente de contención en las costas del báltico en cualquier momento será insuficiente para evitar que Lituania, Letonia, Polonia y lo que queda de Estonia sea dominado por los BETA. Los países del otro lado del báltico, es decir Escandinavia y Finlandia, están protegidos por las fuerzas internacionales. Al parecer los invasores deciden atacar la Europa continental por el momento, así que el teatro de operaciones es donde hoy se encuentran los Red Stars. A pesar de no ser todos soviéticos ni responder ante ellos directamente la unidad Krasnaya Zvezda debe su nombre al símbolo que tienen los TSF soviéticos, ya que las primeras unidades utilizadas por los diferentes Eishi eran los MiG-46 de origen ruso. Hoy estos son usados por los pilotos normales y los Red Stars usan los modernos Mitsubishi TSF-X. La Unión Soviética decidió seguir usando los propios, un poco por cuestiones económicas y otro poco por ese nacionalismo estúpido. Eso le cuesta la vida a muchos jóvenes Eishi pero, como comprobaron de primera mano no son rusos. Casi llegando a mitad del siglo XXI, y con una guerra que necesita una humanidad más unida, el racismo, la xenofobia y las ideas arcaicas y estúpidas siguen siendo moneda corriente en casi todos los frentes de batalla.

#3

1.1 - Red de Contención

del 19 al 23 de enero de 2043
0950 Horas
Grodno, Bielorrusia, Unión Soviética
Base Angelok, a 120 km de la Red de Contención

El día anterior había sido la primer misión de esta formación de Red Star. Los cuatro nuevos integrantes salieron al terreno por la emergencia, pero nunca antes habían tenido un entrenamiento juntos. Ellos son alférez Eial Sternik (ARG), alférez Svetlana Agunova (RUS), sargento primero Toby Greenhalg (GBR) y sargento Lena Bjørdgaard (NOR), todos liderados por la teniente Ayako Teraoka (JPN). Pero ninguno se conocía entre sí antes de la misión de ayer. Es por eso que la jefa del escuadrón determinó que durante esa semana salvo alguna emergencia deberán dedicarse a entrenar en sus TSF. La base tiene una sección especial, de algunas hectáreas de tamaño, que están preparadas para simular un ambiente urbano con edificios y calles. Dividió el grupo en dos equipos de dos pilotos y los envió a entrenar cuatro días y el quinto los evaluará ella en persona. Los primeros dos días practicaron en modalidad Captura de Bandera. El tercero lo hicieron en modo Breaking and Entering. El cuarto formaron dos equipos y practicaron Team Deathmatch. El quinto la teniente, piloteando su TSF de color azul, se enfrentó contra los cuatro juntos, que debían localizarla en ese ambiente urbano y dispararle las balas de pintura que se usan para este tipo de entrenamiento. Ella, además de usar armas de fuego, tiene un talento inigualable para usar espadas. Incluso suele usar dos espadas al mismo tiempo, algo muy poco ortodoxo para cualquier espadachín. Con dos espadas diseñadas para dejar marcas de pintura derrotó a los cuatro Eishis al mismo tiempo. Ellos nunca tuvieron oportunidad, sobre todo porque no era un equipo actuando como tal sino cuatro pilotos intentando responder a una amenaza de manera descoordinada. Aun así, Ayako estaba contenta por los resultados. Pudo determinar que el argentino es muy bueno tomando decisiones bajo presión, que la rusa es muy rápida y habilidosa para atacar, que el británico sabe defender su posición y cubrir a los demás, y que la noruega esa excelente en ataques de larga distancia con su rifle de francotiradora. Con esos datos y las fichas personales que ya tenía podrá disponer de manera óptima de sus comandados. Y la oportunidad para ver eso se le dio al día siguiente. Hubo una falla en la Red de Contención, el sistema de protección que se desarrolló para contrarrestar el ataque de los BETA. La Red de Contención es una serie de replicadores de ultrasonido que se extiende por más de 700 km diseñado para contener el avance de los BETA desde el Mar Báltico. Aparentemente una de las matrices de emisión de ondas dejó de funcionar y un grupo de BETA comenzó a incursionarse en la Buffer Zone sobre Kaunas, a unos 120 km de la base Angelok. La nipona los va a guiar desde la base. Inmediatamente salieron los cuatro Red Stars en dirección a la zona. Los pocos Eishi que hacían guardia en la zona se vieron abrumados por la gran cantidad de aliens. A los Red Stars los acompañaba una cuadrilla de ingenieros que debían reparar el emisor. Al llegar los cuatro comenzaron a utilizar lo que aprendieron en el entrenamiento. En esta oportunidad se comportaron de un modo muchísimo mejor que aquella primera misión. Ya hasta parecía un grupo bastante consolidado. Lamentablemente para los pilotos soviéticos que hacían guardia en esa zona llegaron demasiado tarde, algo que preveían. Los cuatro Eishi se ocuparon, bajo el cuidadoso comando de Ayako, de todos y cada uno de los BETA que intentaban entrar en la zona. La escandinava se encargó de matar a aquellos que habían logrado sortear a la resistencia de los soviéticos con su rifle Sniper. Luego de eso, los ingenieros hacían lo posible para reparar la antena parabólica central de la matriz 4, que proveía de protección de ultrasonido a 150 km a la redonda incluyendo otro tanto bajo tierra. Al parecer, se les dificultaba volver a ponerla en línea porque había sido saboteada. Y además de eso, había muchísima cantidad de BETAs varios kilómetros al frente, por lo que el argentino y la rusa incursionaron en territorio enemigo para disparar con precisión el marcador láser de una ojiva nuclear táctica de unos pocos kilotones de potencia. Eial disparó el marcador hacia el centro de la horda y segundos después un misil balístico pequeño despegó de un silo soviético. Minutos después el proyectil explotó incinerando a todos los invasores en un rango de 5 kilómetros a la redonda. Mientras todo eso sucedía los ingenieros lograron volver a poner en línea a la antena parabólica. Todos regresaron a la base, mientras la nipona discutía el diagnóstico preliminar de los ingenieros con Kaija y Yevgeniy. Les pidieron a los expertos que elaboren un análisis detallado de la falla. Si efectivamente fue saboteada físicamente de algún modo quien lo hizo es humano y no un alienígena. No hay modo de que un BETA se le acerque a una distancia suficiente para destruir una matriz. Toda esta situación comenzó a preocupar mucho a Teraoka. Teme que algo se esté gestando en las sombras. Todo esto no le gusta para nada.

#4

1.2 - Los Programas Secretos Soviéticos

25 de enero de 2043
1135 Horas
Grodno, Bielorrusia, Unión Soviética
Base Angelok, a 120 km de la Red de Contención

Ayako se reunió junto con sus comandados en la sala de reuniones de la base. Quería discutir entre todos la última misión y los resultados del reporte elaborado por Vincent van Alphen (BEL), jefe de mantenimiento de la base Angelok. El ingeniero determinó que habían saboteado la matriz 3 con una serie de pequeños explosivos de explosión remota puestos en lugares puntuales para dañar específicamente partes sensibles del sistema. En otras palabras, alguien por alguna razón utilizó material militar para dejar offline esa antena parabólica y permitir el ingreso de BETAs de manera deliberada. La matriz 3 es la más cercana a la base Angelok, lo que tampoco parecía ser una elección al azar. A pesar de todo esto la rusa supone que la incursión frente al lago Peipus se dio de manera fortuita al igual que esta. Teraoka no confía en la rusa. De hecho no confía en ningún oficial de la alianza soviética. Su desconfianza no la ayuda en nada. El ingeniero no puede asegurar que la matriz 6 haya sido saboteada, pero al probar que la 3 sí lo fue la teniente supone que ambas fueron blanco de ataques humanos. Al preguntarle qué piensa a la rusa y esta reafirmar que es muy difícil que alguien haya hecho eso con algún propósito malicioso se ganaba del todo la desconfianza de la japonesa. Ayako cree que Svetlana le oculta información deliberadamente. De cualquier modo ahora tiene un problema mayor en el cual pensar. Parece que afuera de la red de contención los BETA están gestando algo. En el territorio de Lituania, muy cerca de la frontera con Rusia y las costas del Mar Báltico, un foco parece haber sido abierto. Los focos son huecos que de los que los BETA aparecen. Se mueven grandes distancias bajo tierra y cuando finalmente deciden atacar emergen desde un hueco en el suelo. Lo que tendrán que hacer es escoltar a un grupo de soldados soviéticos (en este caso son todos rusos) que taparán el hueco y estar al pendiente en la zona si es que en un momento estos necesitan apoyo. Si bien los huecos están lejos de la red de contención, los BETA que son del tipo láser pueden atacar a las matrices de la red de contención porque Lituania es una llanura en su totalidad. Es por eso que cada vez que registran la formación de un agujero cerca de la red de contención del cual podrían emerger BETA envían Eishis a que lo tapen. Por lo pronto, tienen que descansar y volver a poner a punto los TSF. La misión se llevará adelante en cuatro días. La pregunta que se hacía Teraoka en estos momentos era sobre el equipo ruso que irá a tapar el hueco. Según los archivos son pilotos de etnia rusa de los que no aparecen sus nombres, y los TSF que usan son iguales al resto de los pilotos soviéticos. Ayako le pregunta al comandante Starkov por qué no envían a los Red Stars a tapar el túnel si los pilotos son de élite y los TSF-X son mucho más avanzados. Starkov le responde que los pilotos son mucho mejor formados que cualquiera de los que forman Krasnaya Zvezda, tal es así que no necesitan un TSF más avanzado que los comunes para operar. A la japonesa le hizo ruido eso, porque no hay muchas maneras de lograr mejores resultados. Una manera es innovar constantemente en la tecnología y diseño de los TSFs. La otra es mejorar a los pilotos, y no necesariamente con una academia de entrenamiento con mejores métodos de aprendizaje. Siempre se rumoreó, incluso desde la caída económica de la Unión Soviética, que los rusos tenían dispersos en todo su territorio diferentes laboratorios en los cuales realizaban experimentación con humanos. Si bien esto está prohibido por la ONU, y la Federación Rusa asegura que ninguno de los soldados que ellos entrenan son formados bajo algún tipo de experimentación humana prohibida por las leyes internacionales. Aun así, todos creen que eso es mentira y que en algún lado aumentan la capacidad de algunos pocos soldados incluso creándolos en laboratorios secretos. Puede que eso sea cierto o puede que eso sea mentira. Pronto verán de primera mano cómo se desempeñan los soldados rusos de élite.

#5

1.3 - Expedición a Lituania

29 de enero de 2043
1045 Horas
Grodno, Bielorrusia, Unión Soviética
Base Angelok, a 120 km de la Red de Contención

Ayako estaba supervisando los últimos trabajos de puesta a punto de todas las unidades de los Red Stars. Incluyendo la de ella, que estará en el teatro de operaciones junto a sus liderados. Aun no tenían ningún tipo de dato sobre ese equipo de seis Eishis rusos, más allá de que operan TSFs mucho más arcaicos que los de ellos. Ayako tampoco tuvo suerte con preguntarle a los altos mandos de la ONU. Los soviéticos evitaron darle precisiones porque (y eso era cierto) no era necesario que ella sepa detalles de los escuadrones con los que deba trabajar conjuntamente. Sólo sabe que la denominación que usan en el radio es Molniya. Luego de terminar los preparativos se reunió, al igual que Tekkinen, con los otro cuatro Red Stars en la sala de reuniones para definir las precisiones de la misión que comenzará en breve. Luego de que todos los integrantes del escuadrón se sacasen sus dudas los cinco se dirigieron hacia el hangar para abordar sus TSFs. La misión la comandará Teraoka desde el campo de batalla, pero Tekkinen la supervisará desde la sala de comando junto con Starkov, que estará constantemente en contacto con los rusos de spec-ops.

29 de enero de 2043
1326 Horas
Cerca de Kaunas, Lituania, Unión Soviética
Acercándose a la matriz 3, a 4 km de la Red de Contención

Los Red Stars se estaban aproximando para cruzar esa zona. Ayako intentaba entrar en contacto con los rusos de spec-ops pero aun no lo lograba. La finlandesa le pedía que le reste importancia y continúe la misión como estaba designado. Estaban acercándose al límite de efectividad de las antenas, y esto se notaba porque algunos BETA estaban detrás de ese límite. Les dispararon a todos antes de seguir camino. El hueco que debían tapar estaba unos 100 km más adelante, justo antes de la costa del Mar Báltico. Una gran cantidad de BETAs estaban atacándolos, aunque deberían ser muchos más y eso les llamó la atención. En ese momento notaron unos seis TSFs, todos pintados de color rojo, luchando y matando con una efectividad admirable una enorme cantidad de BETAs. Los mechas de color rojo se abrieron paso hacia el hueco. Uno de ellos, Molniya Alpha, les pide que no se entrometan y aguarden órdenes. A la nipona no le gustó que le hable en ese tono y le respondió con displicencia a la rusa que los comandaba. A Molniya 4 uno de los BETA logró dañarlo y la noruega intentó ayudarlo. El joven ruso le dijo de mala manera que no se meta y le apuntó con en rifle de asalto. La noruega estaba molesta al igual que el resto de los Red Stars, por lo que lo insultó. Detrás de él apareció una joven, que piloteaba a Molniya 6, y con una espada le cortó el brazo derecho de su TSF. Ayako estaba furiosa y le exigía explicaciones a Molniya Alpha lanzándole improperios. Svetlana intervino entre el ruso de spec-ops y la nórdica. El joven ruso le dijo que no aprendan a no meterse en lo que no les incumbe y que a ella no le disparó sólo porque es rusa. Terminado de tapar el agujero Molniya 2 se dirigió en dirección al norte con un emisor de señal que está diseñado para que los BETA se agrupen en ese punto. Dispararán un misil nuclear táctico para matarlos. Mientras se retiraban y Agunova vigilaba de reojo y con recelo a sus compatriotas, Ayako seguía discutiendo con la rusa piloteando Molniya Alpha. Los rusos de spec-ops comenzaron su regreso hacia Rusia apenas cruzaron el límite de la red de contención.

#6

1.4 - Alma de Líder

29 de enero de 2043
1937 Horas
Grodno, Bielorrusia, Unión Soviética
Base Angelok, a 120 km de la Red de Contención

Ayako bajó inmediatamente de su TSF y se dirigió a la sala de situación a exigirle explicaciones al comandante Starkov, con muchísimo enojo y un lenguaje irrespetuoso. El ruso, que siempre responde con tono sereno, le explica que muchos soldados soviéticos se comportan así debido a que crecen en un ambiente demasiado duro y por eso le pide que los entienda. La japonesa estaba muy estresada por lo sucedido. Exigió que lo reporte y tomen las acciones necesarias contra ese escuadrón. El comandante se negó rotundamente, alegando que no hay motivos suficientes como para iniciar algún tipo de acción que además comprometería la alianza que tienen con los soviéticos. Ella se retiró, muy indignada, golpeando cosas a su paso e insultando al aire. A la finlandesa no le gustó nada esa actitud. El ruso sabe lo que es estar en el lugar de Ayako y por eso no le da importancia. Le recomendó a Kaija que la deje tranquila, que ya se le va a pasar, pero la lapona salió a cruzarla. La frenó y discutieron un rato en el pasillo contiguo hasta que intervino Starkov. Teraoka siguió su camino, aun molesta. Los oficiales superiores regresaron a la sala de mando. En un sector destinado al descanso estaban los Red Stars, tomando unas latas de bebidas de la máquina expendedora. La noruega no podía ignorar el enojo de su líder y trataba de hacer menos dramática la situación. El enojo de Ayako había cambiado a sólo indignación. sentía que no era justo que eso pase y no tenga consecuencias. Lena le agradece su apoyo y su modo de actuar. Como una verdadera líder. Como si lo llevase en su alma. El resto del escuadrón le afirma exactamente lo mismo. Incluso la rusa, que sabe que es difícil lidiar con sus compatriotas en el campo de batalla. Todos saben que están en una guerra y la guerra siempre es difícil y a veces pasan cosas injustas. Eial dice que ellos tienen bien en claro que si defender a la humanidad de estos invasores también implica dejar que los rusos los traten así de vez en cuando no se opondrán. Esto es respaldado por Svetlana. El británico también agrega que si se pasan de la raya les van a patear el culo en proporciones mitológicas. Agunova, con una sonrisa contenida, también secunda eso último.

#7

1.5 - Nada de Ruso

3 de febrero de 2043
0647 horas
Polonia, Unión Europea
Cercanías de Korczowiska, 30 km al norte de Rzeszów

Un grupo comando se acercaba en varias camionetas hacia esa localidad polaca. Las matrículas eran blancas con letras negras y la bandera de Rusia. Todos estaban armados con rifles de asalto. El cabecilla, a través de un auricular que lo conectaba con todos los miembros, les recuerda que hablen sólo en inglés. Que hagan como en la misión del Call of Duty: Nada de ruso. Llegaron a destino. Descendieron de los vehículos y comenzaron a atacar a la población local. La mayoría de las fuerzas de seguridad están repartidas en las zonas más cercanas a la red de contención, por lo que eran pocos los policías en el pueblo. Luego de atacar y asesinar a cada uno de los pobladores incendiaron viviendas. Arrasaron con el pueblo en su totalidad. A diferencia de lo ocurrido en la trama de aquél videojuego en este caso no hay rastros ni nadie de la banda muerto en el lugar. Luego de finalizar su misión abordaron los vehículos de matrícula rusa y regresaron a donde sea que deberán reportarse.

3 de febrero de 2043
1254 horas
Grodno, Bielorrusia, Unión Soviética
Base Angelok, a 120 km de la Red de Contención

El reporte de lo ocurrido en ese pueblo de Polonia comenzó a llegar a la base, como información de prensa ya que no era algo relacionado con los BETA. A Tekkinen no le llamaba la atención, puesto que desde que la guerra contra los BETA se desató allá por los años 80s la seguridad dentro de Europa del Este se deterioró muchísimo. Pero es la sexta vez en pocos meses que pasa lo mismo del mismo modo y en diferentes países de la zona. Las fuerzas asignadas a combatir los BETA no tienen jurisdicción en asuntos relativos a la seguridad interna de cada nación, pero en este caso ocurrió muy dentro de la zona considerada segura y a pesar de que fueron usadas armas de fuego el comandante Starkov le requirió a las autoridades de Polonia permiso para enviar a los Red Stars al menos a investigar y generar un reporte porque esa situación es del interés de la base Angelok. Ayako envió a sus cuatro subalternos, quedándose ella en la sala de comando. Tanto la finlandesa como el comandante ruso estaban fuera de la base, por lo que sólo ella está al mando y será quien deba tomar decisiones sin consultar a nadie. Irán mañana temprano.

4 de febrero de 2043
1026 horas
Polonia, Unión Europea
Cercanías de Korczowiska, 30 km al norte de Rzeszów

Los cuatro Eishi llegaron al lugar. Estaba devastado. Casi como si alguien hubiese atacado la zona con bombas incendiarias desde el aire. No había nadie. Al parecer, habiendo pasado un día las autoridades se retiraron. Informan eso a Ayako y ésta les pide que hagan un mapeo rápido del pueblo con algún dato relevante si es que lo encuentran. Lo que no podían creer es cómo es que los cuerpos de las víctimas aun estaban tirados por todos lados. Ayako lamenta que tengan que ver esa imagen pero era algo que preveía, pues al tener casi todos sus recursos avocados a proteger la red de contención los países europeos no cuentan con logística para atender una situación así. Mientras los Eishi hacen el reporte y exploran la zona un disparo de RPG lanzado desde un bosque cercano surcó el cielo a baja altura y casi impacta a Star-3. Star-1 avisa a la teniente que están siendo atacados por fuerzas insurgentes. Aparecen dos vehículos con una ametralladora montada arriba y atacan al resto de los Red Stars. Ninguno repele la agresión porque no están autorizados a hacerlo. Prefieren resguardarse y esperar órdenes de la japonesa. Ayako no sabe qué hacer y no tiene tiempo de consultarles a sus superiores. Escucha que Star-2 y Star-3 están bajo asedio de armamento pesado y corren riesgo de ser dañados sus TSFs. La nipona no lo duda y los autoriza a utilizar los rifles de asalto de sus mechas. Atacaron a los insurgentes y asesinaron a la mayoría. Star-2, piloteado por Agunova, vio que los vehículos tenían matrícula de la Federación Rusa. Luego de detenido el ataque en su contra Svetlana abandona su TSF y con su pistola reglamentaria se acerca a uno de los atacantes que está tirado en el suelo. Hablando en ruso le pregunta si efectivamente él lo era. En un principio el insurgente malherido se rehusaba a responder en ese idioma, pero ante la insistencia de la alférez éste le dice en un perfecto ruso que pronto asegurarán el futuro de la madre patria, que se preparen porque lo harán así le cueste la vida a las demás naciones. La rusa, y la japonesa que escuchó todo a través del auricular, quedaron pensativas. Ayako le ordena que vuelva a su TSF y regresen. Antes de irse la rusa ultima al insurgente, no sin antes decirle que tipos como él son una desgracia para la madre patria. Regresan a la base Angelok, mientras Teraoka prepara el descargo de la misión, que puede generarle problemas.

#8

1.6 - El Manual y el Accionar

6 de febrero de 2043
1030 horas
Grodno, Bielorrusia, Unión Soviética
Base Angelok, a 120 km de la Red de Contención

Ayako estuvo todo el día encerrada en su despacho redactando el informe de investigación de lo sucedido en Korczowiska y además el reporte del accionar de su unidad contra insurgentes humanos. Sentía que había tomado la decisión equivocada al atacar a esos milicianos. Aun así aguardaba la llegada de sus superiores. Finalmente el comandante Starkov regresó a la base junto con la teniente coronel Tekkinen. Ayako le presentó el reporte y junto al mismo una carta de renuncia a su puesto. El ruso leyó el reporte de la actuación de los Red Stars y luego le pregunta por qué le presentó la renuncia. Ella alega que sabe que tomó una decisión incorrecta al permitirles a sus subordinados que repelan el ataque recibido de esos milicianos con munición de los TSFs porque hay una desproporcionalidad manifiesta. Yevgeny toma la carta de renuncia y la destruye. Le agradece a la japonesa que esté pendiente de que ocupa una posición tan importante que no se puede permitir ningún error, pero que en este caso no hay ningún error. Él hubiese tomado esa misma decisión. Ella no lo entiende. Si bien esa orden le permitió a su unidad salir en una sola pieza ocasionó la muerte de muchos, aunque armados y peligrosos, humanos. El ruso se pone de pie como para darle una lección de una universidad. Le pregunta si siguió el manual o si determinó su accionar por un análisis personal. Ella dice que por haber analizado la situación, porque de seguir el manual debió dejar que los sigan atacando hasta que lleguen fuerzas de seguridad civiles. Starkov le pregunta si sabe por qué cree que en vez de poner una inteligencia artificial con el manual seteado para dar órdenes ponen a personas de carne y hueso a pesar de la tecnología existente. Ella no responde, en realidad no lo termina de saber y niega con la cabeza. El comandante le explica que más allá del manual de procedimientos hay decisiones que sólo un humano puede tomar porque tiene sentimientos y razona en base a ello. Ella aprendió en ese momento que no siempre el manual tiene las pautas correctas a seguir. Él aprendió que tiene una valiosa teniente a cargo del escuadrón más importante de la zona y eso lo deja completamente tranquilo.

12 de febrero de 2043
1348 horas
Moscú, Federación Rusa, Unión Soviética
Palacio Estatal del Kremlin, Sala de reuniones número 42

Tres congresistas del partido opositor Sagrada Madre Patria (Svyashchennaya Rodina/священная родина) se reunieron en privado para hablar sobre lo ocurrido en Polonia. Al parecer ellos tenían algo que ver con el asalto. En la charla que estaban llevando adelante entienden que la misión hubiese sido un éxito en su totalidad si los milicianos no hubiesen cometido el error de atacar a los TSFs. Además de haber perdido mano de obra que pretendían seguir utilizando puede haberse visto comprometida toda la operación si alguien logró identificarlos como rusos. Lo que más le preocupaba es que hayan usado vehículos con matrícula rusa cuando explícitamente les pidieron que las cambien por placas de la Unión Europea. Están a la espera del informe que presenten las autoridades de la base Angelok. Si llega a mencionar algo sobre la nacionalidad de los atacantes se verán en graves problemas. Mientras tanto algo se está gestando en la política del corazón de Europa del Este.

#9

1.7 - Inestabilidad

19 de febrero de 2043
1331 Horas
Grodno, Bielorrusia, Unión Soviética
Base Angelok, a 120 km de la Red de Contención

Ayako estaba en el hangar junto con sus cuatro comandados y la teniente coronel Tekkinen. Tenían por delante una misión de reconocimiento en un poblado en Bielorrusia cercano a la frontera con Rusia, dentro de la zona militar de la ONU. Al parecer, algunos reportes indican que unos cuantos BETA habrían emergido del suelo. Algo que la teniente coronel cree incorrecto, pues la esa zona se encuentra a más de 100 km de la buffer zone y a más de 120 de la red de contención. Los BETA tendrían que haber excavado desde unos 100 km antes de la red y unos 100 más hacia abajo para sortear las ondas de ultrasonido, algo directamente impensado. Aun así les pidió a los Red Stars que vayan a investigar por las dudas y también la envió a Ayako para que de paso adquiera más experiencia comandando el grupo desde el teatro de operaciones, ahora que parece ser más simple. No es que la finlandesa no confíe en ella, sino que prefiere no comprometer su integridad en batallas porque es muy importante ella en ese escuadrón de élite y prefiere no arriesgarla si no hace falta. Sus compañeros no entienden bien por qué, pero hay una razón para eso. Saldrán los cinco a primera hora del día siguiente, así que tendrán toda esa tarde para alistar sus unidades junto con van Alphen y su equipo.

20 de febrero de 2043
0924 Horas
Vítsebsk, Bielorrusia, Unión Soviética
Parque Rubavski, a 35 km de la frontera con la Federación Rusa

Ayako lideraba la formación. Les pedía a sus comandados que estén atentos, aunque el argentino y la noruega sentían que estaban haciendo algo innecesario. Estando en las inmediaciones del lugar notaron que el lago congelado estaba quebrado, con un enorme agujero en el medio. Eso alertó a la nipona, y al resto del escuadrón. Ayako ordenó a Star 1 y Star 4 que inspeccionen la zona mientras ellos tres pondrán un pequeño emisor de microondas para inhibir la posible salida de BETA del lago, si es que de ahí salió alguno. El argentino y la noruega estaban en el bosque que rodea el lago. Había algunos árboles caídos, pero nada que les diera la sensación de ser atacados como terminaron siendo. Un BETA mediano apareció de la nada y atacó al sudamericano, que terminó debajo del alienígena. Bjørdgaard le salvó el pellejo disparándole al monstruo con su rifle de francotiradora a corta distancia. Todo esto lo escucharon Teraoka y el resto, que estaban sobre el río Daugava. Le informaron del incidente a la japonesa, lo que terminó de confirmar su nefasta teoría. Ayako se comunicó con Tekkinen y Starkov. De inmediato el ruso informó del incidente a los funcionarios de la UNFA (United Nations Force Alliance). Mientras tanto, la teniente envió a Svetlana al bosque para que Lena regrese al lago ya que esta última es más vulnerable a corta distancia. En el trayecto que la rusa tardó en llegar a donde estaba la unidad de Eial este encontró un hueco en el suelo del bosque. Probablemente de ese hoyo emergió el BETA que lo atacó. Entonces Ayako supone que hay otro en alguna parte, el que salió del lago. Se separaron para peinar la zona. La nipona había cruzado hacia el norte del río Daugava. Desde esa zona partió un ataque que impactó en el brazo de su Star Alpha, porque logró evitar que la impacte de lleno. Ese rayo pareció como una especie de haz caliente que fundió el metal de su TSF e incendió todo lo que estuvo a su paso antes del impacto. Un BETA que nunca antes habían visto apareció de ese bosque. Star 4 pidió por el radio que todos se alejen hacia los lados del bosque. Le asestó un perfecto disparo desde más de 2 km de distancia. Aunque el TSF de Ayako todavía podía volar con normalidad, estaban todos muy desconcertados con lo ocurrido. Estaban a más de 100 km de la red de contención. Le informan del resultado de la misión a Kaija y esta les ordena que regresen, que un comité de investigación se dirige al lugar desde Rusia. Ayako está bastante inquieta con esto que pasó. Se pregunta si es que los aliens comienzan a aprender a sortear la red de contención. Esto significa que algo de inteligencia tienen, y ya no tendrán la ventaja tecnológica tan amplia como hasta ahora. Los Red Stars regresaron a la base Angelok sin mayores inconvenientes.

22 de febrero de 2043
1612 horas
Moscú, Federación Rusa, Unión Soviética
Lugar no determinado

Un general ruso, de apellido Repilov, estaba reunido con el ministro Kirill Alenko y la primera ministra de Rusia María Saprina. El general les presentó un reporte secreto elaborado en base a lo ocurrido en Vítsebsk. A la primera ministra no la incomodó en absoluto, pero sí al ministro Alenko. El presidente de Rusia, Igor Kutsakov, es del partido Svyashchennaya Rodina. Alenko y Saprina son de una coalición opositora. Él teme que haya una escalada de inestabilidad política en el Kremlin por la cercanía de lo ocurrido en Vítsebsk. Saprina, que lleva varios años en la vida política de Rusia, entiende que no cree que haya mayores inconvenientes más allá de algún discurso del presidente para calmar a la opinión pública. El general, que teme lo mismo que Alenko, les informará si hay acciones tomadas por el gobierno que no les informen a la oposición. Por lo pronto, en el mundo político de Rusia todos están muy atentos.