Ame_SR
Rango3 Nivel 12 (129 ptos) | Cuentacuentos freelance
#1

En una noche helada una chica despertó aterrada, la oscuridad la abrazaba, su alma estaba atrapada, sus piernas no se movían, su respiración se agitaba su llanto brotaba descontrolado, solo lloraba, no sentía tristeza menos temor, lloraba porque no podía, Pensó que durante el día ella reía porque no podía reír, gritaba porque se sentía sin voz, se movía porque se sentía atrapada, pero era como mover un muñeco, era como tocar y no tocar, llorar sin llorar, besar sin afecto, un corazón que no se encontraba presente, un brillo que era inexistente, algo debía cambiar, no tenerle miedo al desprecio, tocar por primera vez, llorar porque eso quiere, abrazar porque lo necesita, porque no sabría que sucedería si no lo hiciera, reír porque desea que alguien La vea hacerlo desde el alma y lo más importante, luchar porque hay más de una razón para hacerlo, la noche helada se convirtió en cálida, su cuerpo se movió y su sueño volvió, una hermosa y pequeña sonrisa se dibujo y ella dormida callo.

Hace 3 meses Compartir:

0

2
#2

La nieve caía y pintaba todo de blanco, te acercaste al reguillado y sentiste el frió, este frió fue sabiendo poco a poco por tus piernas tibias, tu cuerpo se encontraba más relajado de lo normal, cerraste los ojos y un pequeño suspiro salió de por tus labios fríos y húmedos, en el fondo se escuchaba una música, pero no lograbas entender que decía, aquella sensación indescriptible de sentirte flotando, ningún pensamiento vagando por tu mente, toda inestabilidad mental desaparecía, solo estabas tú, tu ser imperfecto, tú que fuiste criticado sin argumentos por gente egoísta sobre tu pensamiento poco normal, tú que estuviste mal, pero eso no te impidió sonreír, tú que fuiste abandonado por aquellos que dijeron una vez “estaré a tu lado”. Todo eso no existía en ese mentó, solo eras feliz, tan feliz que tus ojos brillaban tanto como las estrellas, estos mostraban ternura, esos eran tus ojos más sinceros y todo eso paso en una noche de invierno.

Hace alrededor de 1 mes

0

1
#3

Si por cada mentira que dijéramos se creara una cicatriz en nuestros cuerpos, más de un monstruo caminaría entre nosotros.

¿Mentimos por el bien de otro?

No, la verdad es que mentimos para protegernos a nosotros mismos, pero hasta que momento somos capaces de hacerlo sin ningún resentimiento, el temor de ser descubiertos cada día aumenta, el dolor se ve más cercano de lo que se cree.

Las sonrisas solo eran una fea morisqueta, para tapar lo que se siente.
Nos esforzamos para mantenernos de pie y gritar al mundo, ESTOY BIEN!, para que ellos crean que no tenemos ninguna debilidad, pero en algún momento somos descubiertos, nos sentimos débiles.

Si, fuimos expuestos y de qué manera, si incluso somos capaces de mentir para pertenecer, perteneces ha donde, al mundo cruel que fue creado por gente estúpida, lloramos hasta casi el punto de sentir que nos extinguimos, una simple palabra nos hace detonar en furia o nos deprime, no encerramos por cuenta propia en una cárcel de mentiras, solo por no mostrar debilidad y pertenecer.

Hace alrededor de 1 mes

0

0