CamiCastro
Rango10 Nivel 46 (4836 ptos) | Fichaje editorial
#1
    Partes:
  • #2

Tome coraje, me puse mí armadura y dije que no. Qué está vez no, que no me iba a perder en un mar de melancolías ni arriesgar mí bienaventurado corazón.
Y tú, de pie junto a la cama, acariciaste el colchón y me pediste que me quedará. Qué necesitabas de mí piel, que querías despertar a mi lado como antes.
En mí mente repiqueteo ese "como antes" como un cruel recordatorio de todo lo perdido. Y es que tú, tan hermoso y tan frío, aún no logras entender que nada puede ser como antes, que no hay forma posible de que vuelva a amarte como lo hacía, porque sin duda ya no soy la misma incrédula. Ya no creo en tus promesas y desconfío hasta de tu piel, porque mí espalda carga con mucho más dolor está vez, porque te he visto irte sin preocuparte quien quedaba atrás. Y ahora con toda impunidad me pides que me quedé. Para amarnos como antes.
Y eso es lo que no va, lo que no me cierra. El clic a esta situación de mierda....

Hace 6 meses Compartir:

0

2
#2

Porque estar a tu lado solo me hará añorar lo que teníamos, desear volver a ese instante de felicidad que construimos, en que podíamos contemplarnos sin resentimientos ni culpas . Solo derretirme en tus brazos con toda confianza y seguridad de mi amor hacia ti, ansiosa de oirte decir a besos mis palabras preferidas.
O oírte cantar, deliciosamente desnudo, libre de tormentas, evocando canciones de amor al raz de una guitarra y yo, como tonta enamorada, tirarme a tus brazos, continuar la ronda, y estremecerme de placer en tus brazos.
Pero no, por más que toda mí piel me grita que sí y mí corazón se acelera de solo pensar en estar una noche más contigo, mí corazón sabe que no va a resistir un mañana sin ti.
Qué si al despertar tu aún decides continuar tu camino sin mí, voy a terminar echa trizas. Y me ha costado tanto recontruirme que volver a permitirme creer en ti me enviaría al pozo del que tanto he luchado por salir. Y me refuerzo de ganas, pero de mis labios escapa un tímido no, tomo mis cosas y me acerco a a la puerta. Incrédulo me sostienes, tu cuerpo se amolda al mío y me siento morir. Porque quiero, necesito de tu calor. Pero si me das amor hoy y mañana me lo quitas, mí corazón pecara de incrédulo y se quedará esperando por ti. Y los dos sabemos que quedarte no es tu fuerte y que sigues siendo y serás por un buen tiempo mí debilidad. Y como ser débil ha destrozado mí mundo en más de una ocasión, te dijo que no. Con mí centro húmedo y palpitante, con el corazón desbocado y unos labios fríos, beso tu mejilla en un gesto de sincera despedida y me aparto antes de que tu olor haga temblar mí mundo .
Un mundo que se tambalea al cerrar la puerta, y tras dar los primeros pasos y la certeza de que no vienes tras de mí, siento que si puedo decirte que no, con todo el dolor que acarrea, puedo enfrentarme al más temido de los monstruos.
Contra todo pronóstico, me voy de tu lado con un sabor a valentía que me impulsó hasta llegar a casa y cobigarme en el suave y tibio abrazo que mí corazón merece sentir.