Yhradil
Rango7 Nivel 33 (1965 ptos) | Autor novel
#1
    Partes:
  • #2

Fanfic de 'The Elder Scrolls'

Hace 7 meses Compartir:

1

1
Don_Diego
Rango13 Nivel 60
hace 7 meses

Fanfic de 'The Elder Scrolls' ya con eso te comienzo a leer. 😁


#2

— ¿Qué es eso que portas? —inquirió con una ceja alzada el mayor de los soldados, curioseando la bolsa que la niña tenía entre sus brazos.

— Es solo un poco de aguamiel para mi padre, tuvo un accidente y apenas puede moverse —respondió con sus ojos miel puestos en el imperial cuya mano acariciaba la barba que enmarcaba su barbilla.

El hombre asintió convencido con la mirada, permitiendo el paso a la pequeña hacia el sector comercial de la Ciudad Imperial. La niña, abrazando la bolsa con sus delgaduchos brazos prosiguió su camino, dando infantiles pasos que llamaron la atención de más de uno. Apenas tendría seis años, y su aspecto refulgente de inocencia creaba incógnitas en los mercaderes y nobles que por las amplias calles paseaban. La ciudad podría ser el corazón del Imperio, mas peligros acechaban en toda Nirn como para dejar atravesar el lugar a alguien tan joven sin vigilancia alguna.

El vestido que llevaba, de un rosa pastel, se movía al compás de sus saltitos, y su larga y dorada cabellera botaba sin parar debido a los mismos. Cualquiera habría pensado que era hija de la nobleza, o incluso una muñequita animada por cualquier conjurador, sin embargo ella estaba muy lejos de ser todo esto.

En cuanto dobló la esquina, se coló en unos de los patios abiertos de las residencias que por allí se amontonaban, dejando a la bolsa caer y, por ello, emanar una serie de repicantes ruidos. Soltó aire y se acarició los brazos adoloridos por el peso.

— Aquí tienes lo que pediste, ahora, devuélveme a mi padre —exigió con molestia, observando al hombre que se encontraba tumbado sobre uno de los murillos.

Este chasqueó su lengua, soltando una pequeña risa y acomodándose, para contestar a la mirada de la niña.

— Está bien. —Chasqueó sus dedos, abriendo un pequeño portal del que su progenitor salió.

La pequeña gritó de alegría, mas cuando sus brazos iban a estrechar a su padre, fue detenida por la férrea mano del hombre que lo había encerrado posteriormente.

— Tú lo has hecho muy bien, no te lo voy a negar. Me has traído los licores que te pedí... Pero, hay un pequeño problema —comunicó, poniendo énfasis en su pega—. Digamos que a tu querido papi le gusta jugar, ¡vaya que si le gusta! Empezó apostando su dinero, luego sus pertenencias, muebles, casa... Y... ¡a ti! Así que sí, él se queda en Nirn, pero tú y yo nos vamos a Oblivion.

Don_Diego
Rango13 Nivel 60
hace 7 meses

Ah!!! Estupendo. Quiero saber mas. 😁