Yhradil
Rango7 Nivel 33 (1965 ptos) | Autor novel
#1
    Partes:
  • #2

Final alternativo, escrito en el año 2016.
Si hay alguna falta o la calidad es mala, pido mis más sinceras disculpas.

Hace 7 meses Compartir:

1

3

#2

"La nieve, como en aquella visión de Dany, cae sobre una sala del trono semidestruida. Está cubierta por una capa tan blanca, que nadie sabría que antaño había sido una de las edificaciones más deseadas de Poniente.

El hielo parece rozar el manto blanquecino, hasta cubrir por completo un trono en el que más que espadas, posee afiladas estacas de un azul tan brillante como los ojos de quien se sienta en él. Sus manos, se apoyan con fiereza en los brazos del trono, como si estrangularan de nuevo el cuello de quienes osaron retarle.

Él, un personaje que se creía ficticio, que atravesó la impenetrable frontera vigilada por cuervos de azabaches plumas. Él, un ser que asustó a las inocentes almas de los más tozudos; pues su resignación a creer en las leyendas, los llevó a adentrarse en el cuento con un final en el que más que perdices se comían sus cabezas.

Ahí se encontraba, con su gélida armadura acariciando el hierro. Hierro convertido en hielo, que sería incapaz de ser descongelado ni por el aliento del más poderoso de los dragones. Alzó uno de sus azulados brazos, envuelto entre aquella tela que no pudo ser atravesada por el valyrio acero, y recibió el hocico de uno de los reptiles alados que lo había llevado hasta el gran triunfo. Tras esto, manteniendo el inhumano semblante posado al frente, señala aquello que sus ojos no paran de mirar.

El dragón se despega, mientras otras dos bestias retuercen sus colas en torno al cuerpo de una mujer. Sus antaño pálidos cabellos, se tornan oscuros por la sangre que cae de cada parte de su figura, y su mirada parece perdida en el empalado cuerpo del hombre que creía amar. Un débil grito suena cuando, uno de a los que en su día llamó hijo, aprieta el agarre sin piedad alguna. El espeso líquido rojo comienza a deslizarse entre sus labios y barbilla, hasta formar un charco de sangre que se congela nada más tocar el suelo.

Un último suspiro, procedente de esa mujer, es el que hace que el Rey de la noche cierre sus azules ojos, al igual que todos los muertos que se encuentran en el continente. Cuando los vuelve a abrir, se asemejan a los de un mortal, mas estos no rebosan ningún retazo de vida.

Ya no hay peligro, toda vida que habían de matar ha sido erradicada. Así como ya pueden caer en los brazos de la muerte y no volver".