Hiarbas
Rango10 Nivel 49 (5904 ptos) | Fichaje editorial
#1
    Partes:
  • #2

Salí del bar con esfuerzo pues la puerta se negaba a abrirse empujada por el frío viento de la calle. Me abrigue todo lo que pude para que el gélido aire que ahora me golpeaba no penetrase hasta el tuétano de mis huesos. Por la calle tres sombras se aproximaban, escandalosas, victimas del alcohol. Median mas de dos metros y yo trate de evitarlas a toda costa, no me gustaban aquellos tipos.

Suspire nostálgico, era el mes de Julio y las temperaturas no superaban los -1 grados centígrados. Aún tenía fresca en mi memoria el verano en que todo cambio.

También era Julio y en los noticiarios de las televisiones así como en los de las radios y los periódicos, la noticia lanzada por unos excéntricos meteorólogos franceses de que ese verano no haría calor nos provocó a todos una risa estúpida cuando los termómetros volvieron a sobrepasar la barrera temible de los 40 grados. Pero esa sonrisa se nos iba a congelar en poco tiempo a todos.

Hace alrededor de 2 meses Compartir:

1

8

#2

Aquel fatídico día 15 de Julio en el mundo entero negras nubes empezaron a aparecer. En los lugares donde apuraba el sol se achacó a tormentas de verano, en los que el invierno era el que dominaba apenas les dieron importancia, en los lugares tropicales tacharon de loco al tiempo que les mandaba lluvia cuando no la querían y allí donde casi nunca ven unas nubes así simplemente dieron gracias al cielo por ser generosos con ellos.

Llovió, en muchas partes del mundo esas nubes dejaron agua caer de ellas, pero el agua no era como la de siempre, tenía algo extraño, algo que te producía escalofríos, era como si estuviera congelada, pero era lluvia no nieve, no hielo, solo lluvia.

Y llovió, y volvió a llover, tanto que los que daban gracias ahora maldecían por ver como su tierra se anegaba y cada vez todo estaba más frío. Los que lo veían normal maldecían pues aquel invierno empezaba a ser demasiado húmedo y demasiado gélido. Y los que solo vieron tormentas de veranos maldijeron porque al final los franceses tenían razón, ese año no habría verano.

Pero era mucho peor. Aquella gélida agua que caía de vez en cuando desde las negras nubes que cubrían el cielo y a las que nadie sabía dar explicación, ni los siempre avispados y bien dispuestos a teorizar, científicos de la N.A.S.A. comenzaba a congelar el suelo, aunque estuviera mojado, comenzaba a enfriar el aire, aunque estuviera siempre húmedo, comenzaba a congelar el alma de todos aquellos sobre los que caía implacable.

Trataron de romper las nubes con estúpidos experimentos, trataron de evitar el enfriamiento con aparatos que se supone no existían pero que allí estaban, pero no valían para nada. Trataron de tranquilizar a la gente pero nadie los creía, el miedo a lo que pudiera pasar empezaba a anidar en el corazón de todos.

Los profetas comenzaron a multiplicarse. Las teorías del calentamiento global, del enfriamiento del mundo, de la nueva glaciación, unas tras otras eran voceadas por visionarios iluminados que pronosticaban un fin poco halagüeño.

Y cuando todo estaba congelado, húmedo, triste, moribundo. Cuando la humanidad empezaba a resignarse a cambiar su forma de vivir. Aparecieron ellos.

Una gris mañana, comenzaron a descender desde las nubes grises, en sus naves de película de ciencia ficción. Centenares de miles de aparatos descendieron desde las nubes. Se posaron en las ciudades, en los campos en cualquier lugar que consideraran importante y en pocas horas el mundo entero estaba colonizado, incomunicado y sometido.

De las naves unos seres vestidos con aparatosos trajes espaciales, descendieron y sin apenas hablar se hicieron con el control de todo. Dentro de los trajes espaciales iban contenidos unos seres grises, si los mirabas fijamente era como si estuvieras mirando una sombra, algo que no podías tocar, pero los veías allí dentro de aquellos impresionantes trajes que les daban aspecto de mas fuertes y peligrosos y se convertían en tangibles en tocables en palpables. Pero a la mayor parte de la gente que los vio, lo que les hizo sentir escalofríos de miedo, era lo que iba dentro de los trajes.

El mundo empezó a cambiar mucho más deprisa, a enfriarme mucho más deprisa a ser otro mundo no nuestra tierra o no como la conocíamos. Los seres grises se alimentan de ese frío y a la vez lo generan pero para ello necesitan la esencia del calor del corazón de nuestro planeta, cuando este muera buscaran otro y mientras nosotros habremos muerto lentamente con él.

Ha habido héroes que intentaron estúpidas argucias dignas de la mejor película de acción, pero todo fue en vano, perecieron, solo en las películas triunfan los héroes con alocadas teorías salvadoras. En la vida real nos resignamos, y simplemente esperamos a que llegue el final.

Ahora es Julio, no sé ni cuánto tiempo ha pasado desde que todo empezó. El sofocante verano que antaño teníamos ahora es un invierno polar. Las calles están desiertas, las playas congeladas los animales muertos y nosotros nos refugiamos en los bares porque solo allí podemos ahogar nuestras penas lejos de esas sombras que ahora pasean sin sus pomposos trajes espaciales, ahora son felices en el frío, ahora son los dueños de este planeta moribundo.

Dicen que a alguien se le ocurrió algo en algún lugar de los antiguos Estados unidos, será alguna locura, puede que solo sea un intento más de pasar a una inmortalidad que nadie contara, los demás esperaremos por si pasa algo, si no seguiremos maldiciendo a los puñeteros meteorólogos franceses y sus jodidos pronósticos del tiempo.

Hace alrededor de 2 meses

8

9
Rosalia_Pombo
Rango8 Nivel 37
hace alrededor de 2 meses

Me ha gustado. Tanto si lo terminas aquí, como si hay una continuación, está muy bien narrado, hilado y rematado.

Kobbe
Rango7 Nivel 34
hace alrededor de 2 meses

malditos franceses....
muy original el relato

IndigoDolphins_73
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 2 meses

Como me gustan las historias postapocalíticas. Te has leído La Carretera, @Hiarbas ? Porque se me vino a la memoria al leer tu relato.

Hiarbas
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 2 meses

No lo he leido, si merece la pena lo metere en la lista de lecturas pendientes @IndigoDolphins_73.

IndigoDolphins_73
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 2 meses

Es una novela corta. Si merece la pena, es cuestión de gustos. Pero, seguro, no te dejará indiferente. Iba a poner el enlace, pero no sé si procede así que nada. Cormac McCarthy, el autor.

Eduardo_Moonrise
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 1 mes

Me ha gustado tu historia, me parece que tiene madera para ser desarrollada. Aunque tal como está, está muy bien.