MintgreenBees_82
Rango3 Nivel 12 (146 ptos) | Cuentacuentos freelance
#1

Capítulo 1
El hermano de Andrés.
Ottorsa época actual

Nos encontramos en ottorsa el país mas desarrollado del mundo. Es por eso que ningún otro lo conoce. En ningún mapa le vas a encontrar. Los coches voladores(que no vuelan a la misma altura que los aviones) es la tecnología más avanzada entre otras. Por el echo de nacer aquí, ya puedes considerarte afortunado. 

Hace 8 días Compartir:

2

7
voz_sin_vos
Rango12 Nivel 56
hace 8 días

Me quedo intrigado en base a quién este país fue tan desarrollado...


#2

Llamaban a la puerta. Era Andrés, mas conocido como Poli.  Catalina presentía que algo iba mal. Desde la muerte de su marido su mundo se desmoronó . 

_ Le informo que su marido ha sido asesinado. Alguien manipuló el sistema de vuelo. del coche _ dijo Andrés._ Tendrá que acompañarme a comisaría

_ ¿Que? ¿Quien?¿Por qué tengo que acompañarte Poli? _ preguntó Catalina desesperada y extrañada por el tono de voz de su amigo.

_ Andrés para tí. Eres la principal sospechosa del asesinato de Óscar. ¿Por qué Le llamaste antes de morir ? 

_ Porque soñé qué se moría. Tenía que avisarle - respondió Catalina. - Un momento, no me mires así ... ¿De verdad crees...? Yo no fui, mi hijo está a punto de nacer... Por favor Andrés.

#3

La Alarma le despertó a las ocho y media de la mañana. Su iris gris se pintaba de azul aquella mañana. "Otra vez la misma pesadilla, pero despierto justo a tiempo para ir a despertar a Whisky",se dijo. Como siempre había configurado su alarma diez minutos más. Cosa que no se podía permitir. A sus veinte años quien era nadie para decirle lo que tenía que hacer. No era su padre pero era lo más parecido que tenía a ello, lo que no le pareció oportuno discutir. Se duchó y se afeitó. faltaba arreglarse.  cogió del armario unos tejanos,un polo morado y  se vistió. La universidad le esperaba. Uno de los pocos lugares donde se sentía a gusto. Es cierto que algún compañero le llamaba "etílico" pero ya estaba acostumbrado.

Andrés intentó acercar a whisky a su madre pero nunca lo consiguió. La odiaba, en cierta forma él también, pero no quería separar a un hijo de su madre. En secreto seguía investigando aquel terrible suceso. Solo ella podía haberlo matado. ¿Por qué entonces juraba que no? Por primera vez en veinte años dudó. enseguida desechó de su mente que pudiera ser inocente. Como era habitual fue a visitar a su hermano antes de ir a trabajar.

_¿Como esta mi hermano?_pregunto Andrés.

_ Igual, sigue sin recordar nada_dijo Nadia, la enfermera._ Está loco por salir a la calle. Temo que un día se escape.

_ Es cierto últimamente no he tenido mucho tiempo, pero sin memoria es peligroso que ande por ahí solo.

_ Digáselo a él.

_ Bueno ahora voy tarde a trabajar. mañana estaré mas tiempo porque es mi día libre. que el personal de seguridad esté atento_dijo Andrés apurado.

_ De acuerdo.

#4

Lorenzo esperaba a Poli mientras se tomaba un café. No era Típico de él llegar tarde, estaba preocupado. " nunca llega la sangre al río", se dijo al verle aparecer minutos después. Había hablado con él antes de salir de casa y aquel retraso no cuadraba.

_¿Poli, donde se había metido?_ preguntó el comisario mosqueado.

_ Disculpe, se me ha hecho tarde porque he ido a ver a mi hermano.

_ Usted no puede permitirse eso. Bueno ¿Cómo sigue?

_Igual, enfermo.

Tenía gracia, algo parecido le había dicho a su hijo esa misma mañana.

    Whisky Abad Rodríguez aquella noche estaba cansado pero tenía mucho que estudiar. Su iris marrón decía que debía cerrar los parpados .

   Año tras año había visto pasar a muchas parejas buscando niños pequeños pero nunca le habían elegido. Soñaba con un hogar lejos del orfanato. Solo su amiga Soledad le hacía sentir mejor. Era su cómplice en todas sus travesuras, siempre podía contar con ella.

   La directora llamó a Whisky a su despacho. algún regaño siempre se llevaba de allí, con lo que tenía miedo.

_ Buenos días te he hecho llamar por algo importante_ dijo la directora bastante contenta.

_ Dígame señora..

_La semana que viene empezarán los papeles de tu adopción.

_ ¿Enserio?_preguntó whisky incrédulo.

_ sí. eso era todo. 

   La emoción era inmensa, no podía imaginarse como sería tener al fin una familia. Una semana y vería su sueño echo realidad.

   Estaba feliz en su nuevo hogar. No era gran cosa pero para él lo era todo. Su madre era muy exigente pero no le importaba, tenía que ganársela. Rogelio, su padre, era más agradable.

_ Aquí estarás tres meses a prueba_dijo margarita.

_Como digas mama_ dijo Whisky sin poder ocultar su tristeza.

_Hasta entonces , llámame señora Margarita.

_ Si, señora Margarita.

_ Ahora puedes irte a tu habitación.

   se fue a su habitación seguro de que no pasaría lo tres meses de prueba. Esa noche deseó estar en el orfanato, pero decidió no rendirse. 

   A la mañana siguiente todo el mundo parecía de excelente humor. No tardó en enterarse que era el cumpleaños de la señora. Se le ocurrió la idea de organizarla una fiesta sorpresa, pero no pareció que le hiciera mucha gracia al señor.

_ ¿Tú te quieres quedar aquí? porque yo quiero que te quedes pero ella...

_ Tranquilo, verás como le gustará.

_ Bueno  pues yo me encargo de todo.. por cierto a mí si me puedes llamar papa. Sera nuestro secreto.

_ Me gusta la idea.

   Tenía que haberse imaginado que no le gustaría la sorpresa.

_ ¿De quien ha sido la idea?_ preguntó ella con un tono de disgusto.

_ Mía, pensé que podíamos disfrutar todos un poco este día.

_ Aquí no se hace nada sin mi autorización.

_ Si te decíamos ya no era sorpresa.

_ Mientes muy mal. está claro que la idea es del crío que no ha durado ni tres días.

_ Por favor, tranquilízate se trata de nuestro hijo.

_ ¿Que clase de niño se llama Whisky? yo quiero uno normal. para alegrarme la vida ya te tengo a tí. 

_ Si él se va yo también me voy.

_ Por favor, no discutáis más. me voy sin problemas._ dijo whisky que por fin se hizo notar que estaba ahí.

_ Ves Rogelio, él si es un chico listo.

#5

encontró a su hermano algo ansioso.

_ Hola, ¿Quieres que vayamos a dar un paseo?

_ Claro, pero solo, me muero por salir de aquí. Esto parece una prisión.

_ Tienes que entender que sin recuerdos es muy peligroso que salgas solo a la calle.

_ ¿ De verdad eres mi hermano?

_ ¿ Lo dudas? 

_ yo solo sé lo que dices tú. No recuerdo nada. Me tienes aquí como si fuera un preso.

_ Solo quiero ayudarte. ¿Por qué no te vienes conmigo a dar un paseo?

_ supongo que irme contigo es mejor que nada.

Tenía gracia preso en su casa. ¿Como en una jaula de oro?

Hiarbas
Rango10 Nivel 45
hace 6 días

No va mal la historia, un poco liada, imagino centraras los tiempos, tal vez alguna separación aclararia algo. Te sigo leyendo


#6

Capítulo 2

Los años que pasaron.

   Había perdido la cuenta del  tiempo encerrada en aquel psiquiátrico. Quizás olvidada. Su iris color miel aún tenía brillo. Ni rastro de aquellos sueños que la paralizaban. Pararon en el mismo momento que murió su marido. Asesinado y solo ella podía haberla matado. Nadie parecía entenderla, ella no había sido. La habían separado de lo más preciado que tenía, su hijo. Ya sería un hombre hecho y derecho. La locura fue el argumento del abogado para defenderla. ¿Quien se iba a creer su historia? Sueños que se hacen realidad. Cuando echaba de menos a su marido tanto como en ese momento le gustaba recordar cuando era feliz con él, cuando le conoció...

   Catalina Rodríguez Ballesteros antes de conocer a Óscar, su marido, era una aprendiz de costurera. Cosía botones, cogía bajos, etc.

   Una tarde conoció a su marido. ella llamaba la atención por donde iba. Con su cabello recogido siempre en una trenza larga dorada. Ella salía con tanta prisa que no le vio llegar y se produjo el choque.

_ Discúlpeme no le vi llegar- dijo ella en tono de disculpa.

_ No importa- contestó el contrariado.

_ ¿Que desea?

_ Estos pantalones me quedan largos, necesito meterle los bajos.

_ De acuerdo, mañana a medio día los tendrá.

#7

Con vuestro permiso voy a hacer un inciso. Cuando asesinaron a óscar, Ottorsa tuvo problemas con su seguridad. Un periodista extranjero entró en el país. Pudo poner en conocimiento lo que tan celosamente se ha guardado siempre en secreto. Las tecnologías mas desarrolladas del mundo. No pudieron permitirlo. 

_ ¿Como te llamas?- preguntó un hombre que él no había visto en su vida.

_ Rubén Muñoz. soy periodista. ¿ Que es este lugar?

_ Las preguntas las hago yo ¿Como has entrado aquí?

_ La verdad es que no lo sé, pero esta es la mejor noticia que he podido encontrar.

_ No lo creo. te quedarás aquí para siempre. en esta misma habitación.

_ No puede hacer eso. Tengo mis derechos. No se vaya por favor...

por primera vez en su carrera tenía miedo. Estaba privado de su libertad en un país que no era el suyo. ¿Volvería a ser libre?  

Catalina tenía visita. Se imaginaba quien era. El único padre que Whisky había conocido. Parecía que le encantaba torturarla. Como si fuera a confesar algo que ella no hizo. No quiso recibir a nadie. Le dio lo mismo quien fuese. Prefería seguir recordando. Sólo en ahí podía estar con él. Todavía le amaba tanto...

_ He decidido el nombre que llevará nuestro hijo.

_ Ilustrame - contestó Óscar molesto por no consultarle.

_ Whisky.

_ Mira no empecemos que no quiero discutir.¿De donde has sacado ese nombre?

_ De un sueño.

_ Claro debí suponerlo. Esto está dejando de tener gracia. Ningún hijo mío se llamará de esa manera.

_ Pero en mi su...

_No me importa. Buscaremos un nombre entre los dos que nos guste. Venga cariño no merece la pena discutir por esto.

Tenía razón, muchas discusiones se las podían haber ahorrado. Sabía que su hijo se llamaría whisky. No había más que decir. Su marido no la creía. El amor era lo que los mantenía a flote.

Andrés volvió del psiquiátrico enfadado. Era la primera vez que no le recibían en años. Nadie solía causar ese efecto en él, pero tratándose de ella todo podía ocurrir. Mató a su mejor amigo. Por su culpa su otro amigo se puso en su contra. Después del juicio desapareció y hasta ahora. Óscar era más conocido como Sancar. Por ser piloto de carreras. Joaquín mas conocido como Mecoca, por ser el mecánico del coche de las carreras. Esos eran sus amigos.  Una malvada mujer los había separado. Con el cinismo de negarlo. Soñó , le llamó y media hora después le asesinaron. A otro perro con ese hueso. De repente alguien le sacó de sus pensamientos.

_ ¿Me estabas escuchando? - preguntó Whisky.

_ perdona ¿Me decías? - contestó él negando con la cabeza. ¿Cuanto tiempo llevaría ahí? Se preguntó.

_ Nada importante. Acabo de llegar y te saludaba. Buenas noches.

_ Buenas noches hijo.

A la mañana siguiente todo estaba en calma. Poli pensó que tendría que volver a despertar al niño. Se deslizó hasta su habitación y ni rastro. Dio un vistazo rápido a la habitación y vio una nota. Se temió lo peor. Suspiró aliviado cuando la leyó. Tenía la excursión de la facultad. Se le había olvidado por completo. Seguramente eso le recordaba ayer. Miró el reloj. No había tiempo que perder si no quería llegar tarde. No se lo podía permitir otra vez. El comisario Lorenzo Juárez, más conocido por el Juárez, no sería tan comprensivo. Cogió de su armario el primer pantalón negro que encontró y se lo puso. Después hizo lo mismo con la camisa blanca. Estaba listo par un día más de duro trabajo. La delicuencia había aumentado considerablemente los últimos años. Ottorsa ya no parecía un lugar ni privilegiado ni seguro.

   Casi no se podía reconocer a aquel hombre que entró por primera vez en el país en busca de una noticia que publicar. Dos décadas desde entonces. Su barba creció bastante. La higiene daba bastante que desear. Su ropa era la misma de cuando le encerraron. "Que gran honor, no me dejan morir de hambre" pensó de forma irónica. 

Bailar había sido siempre su sueño. No exactamente en un bar de copas pero no encontró nada mejor. La vida no fue justa con ella. Nadie le abrió una puerta  pero no se rindió. Estaba tan sola como su propio nombre, Soledad. Sin padres, sin hermanos que ella supiera. Lo único que conocía es el orfanato. Su iris negro siempre brillaba. La procesión se llevaba por dentro. Siempre trataba de tener una sonrisa en la cara. Era algo que no le podía arrebatar nadie. 

#8

3

El regreso de Joaquín

   Aquella mañana Whisky no tenía ganas de levantarse. La excursión  le había agotado. Si no se hubiera ido de fiesta quizás estaría fresco. Derecho no era una carrera fácil, al menos para él. Faltar no era una opción. De nada servía lamentarse. Era hora de ponerse en marcha. Se había duchado la noche anterior. Cogió de su armario unos tejanos y un polo morado y se vistió. Se lavó la cara con agua bien fría antes de salir de casa.

   Andrés miraba una vez más el expediente de su amigo. Como si fuera a encontrar algo nuevo. Algo que no hubiera visto. El Juárez le llamó en ese momento. Cerró el expediente y fue a su despacho. Suponía que le iba a informar de sus deligencias de los últimos casos.

_ Se puede.

_ Pase Poli. Le he hecho venir para informarle que en dos semanas sale del psiquiátrico Catalina Rodríguez Ballesteros. No se si la conocerá

_ No puede ser cierto- contestó Andrés preocupado.

_ Veo que sí la conoce. Fue un caso muy sonado. Dicen que cuando pasó aquello la seguridad peligró. Tanto que hasta un extranjero cruzó la frontera. Rumores en mi opinión.

_ ¿Esta seguro? Esa mujer puede ser un peligro.

_ Lo estoy. Quería pedirle que estuviera muy atento a ella. No queremos que vuelva a cometer ningún delito. Al menos por un tiempo.

_ Claro. Si no quiere nada más voy a seguir trabajando.

_ Eso era todo. Puedes seguir con lo que estabas haciendo.

    Sería una tontería fingir que todo seguía igual. su vida volverá a estar vacía. Tan vacía como cuando él murió en sus manos. Hasta entonces todo tenía sentido. Cuando adopto a Whisky volvió a tener alegría. Sonaba un poco egoísta pero Catalina no se merecía un hijo como él. ¿Pero acaso podía prohibirle acercarse? Solo en el caso de que no quisiera saber nada de ella. "No, si me lo pide la ayudo. Aunque no me guste es lo justo" pensó. 

#9

No daba crédito a lo que había oído. 

_ Si Catalina, en dos semanas podrá irse. 

_ ¿No habrá algún error no? 

_ Por tercera vez, no. 

_ Gracias.- Se abrazó tan fuerte a la doctora que apenas la dejaba respirar. 

_ Yo solo hago mi trabajo- dijo algo agitada cuando se pudo despegar. 

   ¿Por fin la pesadilla se acabó? Si su pequeño la aceptaba, todo hubo valido la pena. Era su manera de pensar. El pasado no pudo cambiarlo. Algo la dijo que todavía no estaba todo dicho. Tuvo miedo de que la rechazara pero supo que la recompensa tenía que valer la pena. Cuando saliera de allí hablaría con él. Estaba decidido. Ningún padre recién llegado se lo iba a tener prohibido. 

   Whisky llegó temprano aquella tarde. Como siempre no había nadie. "Demasiado pronto para que Andrés esté aquí ." Pensó. Cogió el mando y encendió  la televisión y vio algo que le dejó paralizado. En ese momento apareció Andrés por la puerta.  

_ Dime que esto no es cierto - dijo whisky con voz entrecortada todavía recuperándose de la impresión.

_ Me temo que sí.Lo que no entiendo es como estos periodistas sacan esta información. Apenas me he enterado esta mañana.- dijo Andrés contrariado. 

_ Esa mujer no puede volver. 

_ Por favor, no hables así es tu madre.

_ Perdió ese derecho hace mucho tiempo - dijo whisky enfadado. -Ahora no la necesito.

_De cualquier forma ella seguramente no te buscará sin haber hablado antes conmigo.

_ No me importa. La quiero fuera de mi vida. Bueno voy a ver si me despejo un poco. No llegaré tarde.

_ Bueno, si vas a llegar tarde me avisas, que sabes que me preocupo.

   Soledad esa noche estuvo fantástica. Bailaba como los Ángeles. Despertó en un joven algo más que admiración. Cuando hubo terminado su numero se acercó a su camerino. Allí no le dejaron pasar. Le dieron la información que después servía copas. Esperó, cuando ya se estaba por irse a casa, la vio. Pensó que era su noche de suerte.

_ Hola. un whisky, por favor.

_ Enseguida - dijo soledad.- Aquí lo tienes.

_ Mi nombre es Aitor,  ¿Como te llamas hermosa?

_ No puedo hablar, solo estoy aquí para servir copas.

_ Disculpa, es que te he visto bailar y me he enamorado.

_ ¿Tienes idea de los chicos que dicen lo mismo?

_ Seguro que no son tan majos como yo. 

_ Mi nombre es Soledad. 

_¿Que haces cuando salgas de trabajar?

_ Irme a dormir

_ ¿Me haces sitio?

   Nunca salía con clientes del bar pero le pareció simpático. Cuando salió del bar "Las Bailarinas", fueron a dar un paseo por las anchas calles hasta llegar a su casa. Al introducir sus llaves en la cerradura estas se cayeron. Los dos fueron a cogerlas. Sus iris estaban frente a frente y sus carnosos labios la provocaban besarle. No pudo resistirse. Después del primer beso llegó el siguiente. Cuando se soltaron abrió la puerta y entraron. Volvieron a agarrarse, a juntarse sus bocas. Dieron rienda suelta al deseo y la pasión aquella noche. 

   El teléfono le despertó aquella mañana. Era Nadia. Algo tenía que haber ocurrido, aquella mujer nunca llamaba. Se apresuró a coger el móvil. 

_ Buenos días Nadia, ¿Ocurre algo? - preguntó Andrés 

_ ¿Le dice algo el nombre de Joaquín?

_ Sí, era un buen amigo nuestro ¿Por qué? 

_ Su hermano no para de repetir ese nombre hoy. Pero no lo asocia a nada o a nadie conocido. 

_ ¿Eso es buena señal? 

_ Muy buena señor, podría recuperarse. 

_ ¿En cuanto tiempo?

_ Eso no podría estimarlo. Días, meses, Quizás algún año. 

_ ¿Más años? 

_ Bueno, hasta ahora no habíamos tenido ningún avance. 

_ Tienes razón. Ahora voy para allá. 

#10

   Lo primero que recordó, si es que a eso se le podía llamar recuerdo, fue a Joaquín. No entendía nada. Para Poli era un misterio. 

   Era el momento que había estado esperando. Tenía que volver. Anteriormente las cosas no habían salido como él quería. Después de la muerte de su amigo, Joaquín no tenía impedimentos para conquistar a Catalina. Su amigo hubiera querido que fuera feliz. No creía que lo viera mal. El problema vino cuando se cruzó en su camino Andrés. No paró hasta demostrar que Catalina había matado a Óscar. La verdad es que ella era incapaz de matar a una mosca. Bajo su punto de vista. Fue el padrino de su hijo. Aún así nadie le dejó hacerse cargo. La única opción era desaparecer. Ahora estaba de vuelta. 

#11

Capítulo 4

Se acerca la hora

   

    Hacía una semana que tenía en frente una copia de ese expediente. ¿Vigilar a alguien era coger su expediente sin consentimiento de su superior? ¿Se mandaba sólo? Hubo otro dato que no entendía. Whisky se llamaba su hijo, el de esa mujer también. ¿Producto de la casualidad? En su profesión no lo creyó. Uno de sus mejores hombres ocultaba algo. El Juárez fue nombrado comisario por su olfato.   El interceptó en su mesa esos papeles, los copió y los volvió a dejar en su sitio. ¿Que hubiera ocurrido si hubiera sido un compañero? Era digno de una investigación secreta.

   A medida que se iba acercando la fecha de libertad de su progenitora, se iba poniendo cada vez mas nervioso, necesitaba respirar aire fresco o se volvería loco. Había oído hablar de un club de copas, llamado "las bailarinas."  Se dirigió hacia allí. Le dijeron que encontraría buena música, bailarinas...

_ ¿Whisky Abad, eres tu?

_ ¿Soledad? Cuanto me alegro de verte. Desde que salí del...

_  Sí, del orfanato. Desde entonces nos hemos perdido el rastro.

_ ¿Que es de tu vida?

_ Lo que ves, ni mas ni menos. Aquí trabajo bailando y sirviendo copas.

_ Lo recuerdo. Te encantaba bailar.

_ Este no era exactamente mi sueño pero no encontré nada mejor.

   Se tiraron mas de dos horas hablando poniéndose al día de lo que había sido su vida en esos años. Consiguió su objetivo, relajarse.