Anhel16
Rango4 Nivel 18 (343 ptos) | Promesa literaria
#1

Alma Talbot tiene quince años, un pasado oscuro y doloroso y un futuro incierto. La vida de Alma es lúgubre y vacía, dos años atrás el accidente que acabó con la vida de su familia y la llevó al coma durante un año y siete meses destruyó sus fantasías y esperanzas, no se reconoce a sí misma, no sabe quién es, probablemente nadie lo sepa. Hace solo cinco meses que volvió en sí, nadie entiende como, todos la daban por perdida; se encuentra más sola que nunca. En comparación a todos los chicos que están en el orfanato, ella es el débil corderito que se puede herir fácilmente. Pero ella no es solo eso; es una Regresada; un alma pura que escapó de la oscuridad. Por eso mismo un espíritu maligno anda en su busca; cazándola, con un único deseo… Corromperla.

Hace 6 días Compartir:

1

2

#2

El dicho dice “es mejor solo que mal acompañado” y te aseguro que no es así. Ninguno de los dos extremos es bueno. La soledad te consume de a poco creando un vacío oscuro y profundo que después de un tiempo es difícil de abandonar. La hipocresía es el tornado que destruye toda pizca de esperanza en la cualquier muestra de amor. Mirando el techo de la habitación de un viejo hotel, suspiro. Nicholas ¿Dónde estás? Te has perdido en un mar de oscuridad abandonándome a la deriva, sola y con todo a mí alrededor derrumbándose. Recuerdo cada segundo de mi vida que pasa rápidamente frente a mis ojos. Por primera vez lo entiendo. No es una historia con final feliz, pero es mi historia.

Yuriko_Maldonado
Rango11 Nivel 51
hace 5 días

Es muy cierto, muchas veces la soledad y la muerte son amigas cercanas, humanos y animales sufren por igual al perder alguien que aman o simplemente no tener con quien compartir su existencia.


#3

16 de Junio de 2017, Maine

- Y ¿qué le dijiste? – digo riendo a Alba que va sonriendo a mi lado en el asiento trasero del coche de mis padres mientras volvemos a nuestra casa en Maine. Mi padre gruñe y mamá sonríe divertida. No puede aceptar que sus dos princesas sean adolescentes hormonales.
- Acepté. – dice mi hermana y me abraza sonriendo llena de felicidad. – Iré al baile de graduación con Tom. Es como un sueño hecho realidad. – grita eufórica.
La abrazo de vuelta. Alba es mi luz. Es para mí lo que indica su nombre, no importa si de las dos la que se llama Alma soy yo. Ella es la más pura y alegre de ambas. Si no fuera por ella ya habría terminado en el callejón más oscuro de la vida. Sé que ella está ahí y yo estoy aquí para ella. Por siempre.
- Dile a ese chico que primero debe hablar conmigo. No permitiré que te vayas por ahí con un desconocido.
- Roger Aaron Talbot Weasly… - exclama mi madre regañandolo. – conoces a Thomas desde que babeaba y usaba pañales…
- Y aún babea. – digo bajito a lo que Alba me golpea en el brazo y le saco la lengua divertida.
- Deja que la niña se divierta. Ya es lo suficientemente mayor para salir con un chico. – continua mi madre.
- Pero…
- Pero nada. O debo recordarte que ya a su edad tu andabas con tu sonrisa mojabragas tratando de seducirme. - reclama mamá haciéndonos reír.
La nieve inundaba la carretera y esta era más resbaladiza de lo que pensábamos. La tormenta estaba a punto de atacar. La escarcha ocultó nuestro auto y solo hizo falta una sombra en la carretera, un giro brusco y nuestras sonrisas se apagarían para llegar a la total oscuridad.