myrunachan
Rango8 Nivel 36 (2600 ptos) | Poeta maldito
#1

Un pequeño cachorro de lobo me lamía la cara, después de haberme caído de una barranca en el bosque. Me había abandonado quien creía me amaba igual que yo y salí para borrar mi dolor a caminar por el bosque cercano.

Entre más caminaba, más trataba de borrar de mi mente sus promesas y más loca de dolor me sentía y cuando empezó a llover me detuve considerando quedarme ahí: perdida, mojada y con ganas de morir.

Un relámpago cayó y eso me hizo reaccionar. Sentí miedo y mucho frío y traté de correr para regresar pero la lluvia arreció y al correr por un lado del sendero perdí pie con el lodo y caí.

Mientras caía, por un instante, sentí ganas de dejar de luchar y de olvidarme de mí...de todo.

Desperté mojada y sin sentir fuerza para moverme y lloré con el alma desgarrada saliendo todo mi dolor en un grito por mi garganta.

Cuando logré controlarme un poco cerré los ojos, con la esperanza de morir ahí para dejar de sufrir.

Hace 4 meses Compartir:

2

6

#2

Entonces una lengua pequeña y tibia lamió mi rostro y apareció para borrar la lluvia mezclada con mis lágrimas. No podía moverme pero logre girar la cabeza. Ahí estaba, frente a mí un cachorro de lobo de color blanco babeando mi cara con la esperanza de verme con vida.

Su intento tan amoroso de salvarme aunque era humana me conmovió y sus lamidas en mi cara me emocionaron. Traté de de moverme pero sentía mucho dolor fisico, emocional y mental. La lluvia se había vuelto una brisa delicada así que ya no sería difícil volver a casa si lograba levantarme...pero volver...¿a donde quería volver exactamenente?

¿A un mundo de mentiras donde el amor solo dura lo que el otro le conviene? ¿Quería volver? a intentar...¿a intentar qué? ¿volver a amar, a creer y volver al abandono sin ningún motivo real más que el de la codicia por el dinero y el poder? ¿eso era el "amor" que el mundo tenía para ofrecer?

#3

Tenía ganas de llorar hasta desfallecer ahí en el lodo toda mojada; quizá una pulmonía podría ponerle fin a todo,...así que cerré los ojos... y entonces el cachorro de lobo me brinco al pecho y sentí un poco de dolor.

Seguro por el golpe de la caída me había de haber magullado más de una cosa, y al brincarme encima recordé que seguía viva. Mire al lobito cuyos ojos cafés y hermosos me miraban y empezó a mover la colita...como esperando a ver a qué hora decidía levantarme y sacarnos de la lluvia a ambos.

Su ternura y persistencia me sacaron una sonrisa y finalmente dejó de llover. El cielo aún se veía cargado de nubes así que seguramente arreciaría de nuevo pronto.

#4

El dolor del la caída era agudo...me había abierto muchas heridas en los brazos y las piernas pero nada de gravedad ya que la lluvia había lavado parte del lodo. Al levantarme un poco para sentarme y verificar no haberme roto algo más que el alma el cachorro brincó al piso y se puso entre mis piernas y me miraba con insistencia.

Supongo que no se iría así nada más pero no sabía que quería de mí. Los lobos nunca se acercan a los humanos y menos los cachorros, pero ahí tenía en mis piernas a uno terriblemente hermoso y adorable...No pude evitar sonreír ante su insistencia.

#5

Tome su cabecita con una de mis manos que sangraba todavía por un rasguño enorme y lo acaricié. Fue un lobito muy valiente al dejarse tocar pero seguro era porque en mi estado físico y mental no representaba ninguna amenaza para nadie y menos para él.

Se dejó tocar y fue tan hermoso ese momento que una pequeña parte de mi dolor se disolvió.

Fue entonces que miré a mi alrededor, y me daba cuenta que estaba en un páramo al fondo de la barranca, un espació llano lleno de flores y un pequeño riachuelo...en el que seguramente nadie había puesto pie quizás nunca.

#6

¿Cómo iba a salir de ahí? y aunque lo hiciera...¿qué lograría con ello? Tenía ganas de llorar de nuevo y eso impulso al cachorro a brincarme al pecho y ponerme sus patitas enlodadas encima y a lamerme la cara y la barbilla de nuevo.

Quizá no tenía motivos para volver, pero sin duda no podía quedarme ahí para morir- aún si lo deseaba- y aún si quisiera, el lobito no parecía tener ninguna intención de dejarme hacerlo. Lo abracé y se quedó ahí...quizá mi aroma le parecía agradable porque se me acercó al cuello y lamío parte del agua que aún me corría por el rostro.

Una vida pequeña deseando salvar una vida desconocida. El mundo siempre esta lleno de misterios.

#7

Me quedé a su lado, en silencio y empecé a canalizar mi dolor mientras me ocultaba bajo un árbol hueco. Llovía y se apagaba la tormenta pero él cachorro no se fue de mi lado. Se dejó acariciar y pude ver una gran cantidad de cicatrices... En su pecho, en su cabeza, en sus patas pequeñas y peludas.

Me dormí a su lado... Deseando poder quedarme a su lado.

Soñé miles de cosas; caídas y que me ahogaba en un lago oscuro sin luz... Y de pronto algo me jalaba de ahí y ma sacaba lo suficiente para respirar.

Era el lobito pero adulto en su plenitud; con su mirada penetraba mi alma y esperaba sentado a la orilla de ese oscuro lago.

Hace alrededor de 2 meses

0

2
#8

Podía ver sus cicatrices, su dolor y seguía de pie... No podía rendirme así como así. Estire la mano y su pata tocaba mi cabeza.

Me jaló con sus dientes de la ropa que llevaba y me sacó... Lo abracé y lloré como nunca y de pronto un abrazo me sacó de mi tristeza.

Era humano... Era un hombre completo, lleno de marcas que uno no quisiera tener jamás... Parecía haber ido a la guerra y a duras penas haber sobrevivido... Y me abracé a él... Sintiendo no solo mi dolor sino el suyo también...

Quería quedarme a su lado... Pero antes de poder pedírselo simplemente desapareció.

No estaba el cachorro al despertar, solo las huellas de sus patas en el piso... Única señal de que había sido real y no una alucinación.

Hace alrededor de 2 meses

0

2