Cara
Rango11 Nivel 51 (6851 ptos) | Artista reconocido
#1
    Partes:
  • #2

Uno, dos, tres… siempre es lo mismo, solo me tardo tres segundos en absorber por completo sus almas, y así sentirme saciado. Cuanto más oscuras y corrompidas sean, mejor.
Les decían que si se arrepentían de sus errores, él los perdonaría. Nada más absurdo, una vez que ellos actuaban en contravención de las leyes divinas e iban contra los suyos, no había súplica que los salvara de mí, no había lágrimas que les devolviera aquello que ellos mismos perdieron para luego intentar obtenerlo de nuevo.
¡Qué estúpido es el ser humano!, lo tiene todo y no lo aprecia, pierde de propias manos la oportunidad que se les da, se regocijan en ello y luego suplican clemencia con falso arrepentimiento.
Con cada decisión me acerco o me alejo más, a veces inician bien, otras… las pierdo, sin embargo, la esencia que emana de sus almas, es como un elixir que agudiza mis sentidos para poder reconocerlos entre la multitud, entre la luz, como una nebulosa turbia en medio de impoluta luminiscencia.

Hace 5 meses Compartir:

1

12
Don_Diego
Rango12 Nivel 59
hace 5 meses

Muy interesante. La parte "como una nebulosa turbia en medio de impoluta luminiscencia" me gusto mucho.


#2

Aunque debía de reconocer, que a medida pasó el tiempo, mi trabajo se volvió más fácil, he reclutado a miles de ellos, legiones enteras que hoy sirven a nuestro rey, preparándonos así para la batalla final.
Fui condenado a esto, a buscarlos cual si fueran ambrosía, me atraían como un imán, representaban mi alimento, aquello que ansiaba con ferviente clamor, aquello para lo cual fui creado.
Una vez que lograban marcarse con la oscuridad, yo los acompañaba hasta el último aliento de sus miserables vidas, sellaba sus destinos y no daba tregua a que lo abandonasen. Me encargaba de mantener viva la llama oscura de sus almas hasta que llegara el momento preciso para tomarlos.
Y ahí estába él, lo sentía con fuerza desde la primera vez que empezó a sembrar la semilla de la perdición en su alma, esa semilla que se fortaleció con cada pensamiento, con cada mentira, con cada golpe que su esposa e hijos recibieron, pero incluso cuando eso, casi se me escapó, sin embargo, logré salvarlo a tiempo, aquel acto ruin fue el sello final, después de ello su alma me perteneció por completo, aunque viviera entre almas libres y se arrepintiera de sus actos, siempre me pertenecería.
Cegó la vida de ella, dejando desprotegidos a los suyos, una cruel condena, pero aun así, yo deseaba más, evité que tomara su propia vida en un burdo impulso, así no me iba a servir, lo quería activo, lo quería cruel, más despiadado, más miserable, que siguiera pudriendo su aura, que siguiera fortaleciéndome con sus perversos planes y lo conseguí.
Trece vidas más fueron las que destruyó, todos sus actos causaron bajas para ellos, así como contaminó a una centena más, creando una perfecta armonía entre el caos, la desgracia, la confusión, el odio y la venganza.
Mi rey estuvo orgulloso, los resultados que le brindé fueron excepcionales, sin esfuerzo, ellos lo hicieron casi todo por mi, esa fue la mejor parte.
También la recuerdo a ella, esa que de cierta manera negoció conmigo, me pidió favores, me pidió cumplir sus sueños, y adivinen… se los cumplí, a un precio muy alto según sus últimas palabras, pero para mi era lo justo. Le había dado todo cuanto quiso, ella había envuelto su corazón en una fina capa de avaricia, esa coraza de podredumbre que creció sin medidas y perdió en algún punto el control, tornándose imparable e indomable, la llevó hasta el extremo de su juicio y a mucha gente dañó. Pero partió de su mundo con un dolor insoportable, sensación con la que cabalgaría entre las legiones de mi rey por la eternidad, porque esa había sido su condena, había sido su decisión.
Mmmm… y ahora ya estoy cerca de un recluta más, hace un tiempo que vengo vigilando sus movimientos, alterando sus pensamientos, incitándolo a lo oscuro. Lo descubrí como una potencial fuente de poder destructivo, es un chico, uno joven, su alma está a punto de corromperse y pertenecerme por completo, le ha sido difícil tomar esa decisión, pero al final yo he ganado.
Él ha entrado a un hogar libre, protegido por la luz, tres almas puras que no servirán a mi Rey, tres bajas para el adversario, era así como ahora peleabamos, nosotros en la muerte y ellos en la tierra.
Lo siento acercarse, siento la demencia reptar su alma, ensombreciéndose con sus actos, liberando sus demonios internos, eligiendo su destino final y deseo observar todo aquello. Está a punto de sellar su pase hasta mi y desde el momento en que lo haga, ya no habrá marcha atrás, será un nuevo recluta y me traerá más de lo que quiero, más legiones para el imperio de las sombras, más guerreros para el averno de mi Rey.

Eled
Rango10 Nivel 48
hace 5 meses

"Siento la demencia raptar su alma" me dejas grabada esa frase. Gracias por ello. Esta ganialmente estructurado. Me encanta los detalles con que describe sus actos. Pero a la vez me hace querer saber más sobre los posibles actos de sus víctimas. No lo veo como fallo pues es un límite bastante codiciado pedir más. Me ah encantado. Mis mejores energías para ti @Cara

Cara
Rango11 Nivel 51
hace 5 meses

Me sonroja tu comentario @Eled mil gracias. La verdad no tenía pensado continuar, pero quizá lo haga más adelante. 😊

Eled
Rango10 Nivel 48
hace 5 meses

Entonces debo creer que pude acertar en gran medida @Cara espero que lo continúes. Igual me pretendo pasar a leerte a menudo.