marmuzz
Rango7 Nivel 33 (2032 ptos) | Autor novel
#1

-Solo una vez más- me decía al oído, solo una vez y ya- aunque siempre me decía lo mismo y yo sabía que no era la última vez, pero si no lo hacia él no iba a callarse y no me dejaría dormir, cuando no le hacía caso, me mordía y me jalaba el cabello hasta el punto de arrancármelo, así que le tenía que hacer caso, y me escondí en el jardín de Adriana, una niña con los ojos negros y el cabello largo y lacio como el agua, su cabellera parecía una cascada y ahí estaba, llego de la escuela como todos los días con su uniforme y su mochila de Barbie, es tan bonita que solo por un momento quisiera jugar con ella, pero no, yo no juego con nadie, solo lo tengo a él, mi Mamá dice que Dios la castigo conmigo porque mi Papá se fue cuando yo nací y que por eso estoy loca, yo le digo que no, que yo no me muerdo, ni me arranco el cabello que es él, él que viene por las noches y me atormenta si no le hago caso y por eso mi Mamita me encierra, porque dice que me tiene miedo y que tiene miedo por los demás....

Hace alrededor de 2 meses Compartir:

0

4
#2

pero él me ayuda a escaparme, para hacer esto, esto que le hare a Adriana y no quiero, de veritas que no quiero, pero lo tengo que hacer, -Hola- -hola, ¿Quién eres? Me llamo Ana, apenas llegue a la colonia y no tengo amigos, -no te preocupes, dejo mi mochila y nos vamos al parque- cuando ya íbamos caminando fingí que me caía, justo en un lugar de la calle que nadie nos viera y le puse la inyección que él me dio y Adriana se cayó como muerta, me asuste y quise correr, pero el llego, la cargo y nos fuimos,
-¿dónde estoy?, ¿porque haces esto?- y lloraba y lloraba – no llores nadie te escuchara, estamos muy lejos y de nada servirá y si gritas, él será malo contigo, solo deja que haga lo que hace y te dejara ir- eso le dije aunque nunca ha dejado ir a ninguna
Adriana no dejaba de llorar y preguntaba –¿porque, porque a mí?, déjame ir Ana, déjame ir-
Pero yo no me llamo Ana, es más no sé cómo me llamo, mi Mamita, me dice loca, estúpida, fenómeno, estorbo, él me cambia el nombre con cada niña que traemos, así que no, no sé cómo me llamo, -no me llamo Ana, ni siquiera tengo nombre Adriana, no sé quién soy y mi Mamá dice que soy peligrosa, pero te juro que no yo no hago nada, solo le ayudo a él-
Cuando él llego Adriana estaba llorando mucho y se había hecho de la pis, encima, la pobrecita, -ya vete Ana, ya terminaste aquí- y me fui brincando de felicidad, porque sabía que mientras Adriana no sea mala él no me molestara más, llegue a mi casa y me metí a escondidas a mi cuarto y pude dormir, sin mordidas, ni jalones de cabello, nada.
La primera vez que él vino, yo tenía 8 años, estaba dormida, porque mi Mamita siempre me encerraba y no me daba de comer y me daba hambre y me di cuenta que si me dormía no me daba hambre y entonces él entro con una tortota de jamón, enorme y muy buena y me dijo que él me cuidaría, que sería mi amigo y que nunca me dejaría sola, después me acostó y dijo que íbamos a jugar a algo, pero que no le podía contar a nadie, porque él era mi ángel de la guarda y si les decía a alguien él se iría y me dejaría sola de nuevo, entonces me acostó y él se acostó junto conmigo y de repente hizo algo que me dolió mucho y quise gritar pero te tapo la boca y me dijo –shhh te va a gustar, solo no grites- y así se quedó por un rato y nomas de la nada me mordió y yo no podía gritar y me volvió a morder y yo no podía gritar y empecé a llorar y luego se levantó de la cama y me dijo, en la noche vengo de nuevo y vamos a volver a jugar y en la noche volvió y jugamos a lo mismo, así pasaron días y una mañana que me dolía mucho, le grite a mi Mamá y cuando entro me encontró con sangre y mordidas en las manos, las piernas y en mi pancita y ella me dijo –estás loca, ¿Por qué te haces esto? – Mamá es él, viene y me hace esto, dijo que me iba a cuidar pero no, sácame de aquí, ya no quiero que venga, por favor, llévame a dormir contigo- él, quien es él, estás loca estas alucinando, te imaginas cosas y ahora te quieres herir y culparme- me jalo del cabello y me aventó a la cama y me pego una y otra vez y otra vez mientras me decía, por eso tu Padre se fue, porque eres una loca, fenómeno, animal y cuando por fin dejo de pegarme volvió a encerrarme y él regreso y así pase dos años, cuando cumplí 10, me dijo que iba a dar un regalo, me saco a escondidas de mi cuarto y me llevo a un parque había muchos niños jugando y yo quise correr y me agarro de la mano y me dijo, -no, no venimos a jugar, tú me vas a ayudar- me dijo que le iba a ayudar a llevar a otras niñas a jugar con él, me dijo si me ayudas ya no jugare contigo y entonces acepte, porque así me dejaría de morder y de jugar conmigo....

Hace alrededor de 2 meses

0

1
#3

Así que me dijo que haría y lo hice, me acerque a una niña y le hable, salimos caminando del parque y él la agarro y nos fuimos corriendo, la llevo ahí, donde esta Adriana es un cuarto muy muy grande sin ventanas y huele muy feo, ahí las lleva a jugar, ahí las ha llevado a todas, todas esas niñas, que él me decía que iban a ir a su casa, pero no es cierto, entendí que morían y el las enterraba en la parte de atrás del cuartote, había mucha tierra y ahí las dejaba, mi Mamá decía que él era una alucinación, que no existía y que yo estaba loca y a veces creo que sí, porque nadie lo veía, era como si solo yo lo viera.
Pasaron 8 días desde que tiene a Adriana y no sé nada de él, ella ha durado mucho y eso es muy bueno, porque mis heridas sanan y ya no me duele donde él juega.
No sabía cuantos días habían pasado cuando, entro mi Mamá y me tomo de los cabellos y me levanto de la cama, me pego un sustote y me dijo – ¿qué hiciste animal?, ya sé que saliste de aquí y no me digas que no, una niña está perdida y una vecina dice que la vio con una niña de cabello rojo y que caminaba raro, eras tú fenómeno, nadie más camina como tú, deforme!! Dime donde esta esa niña–él la tiene, yo te dije que él es malo- y entonces me pego y me empezó a jalonear tan fuerte que me arranco la blusa y me vio la espaldas y los brazos y el estómago, -pero ¿Qué te paso? – fue él, te dije que me hacía esto, lo ha hecho por 5 años y cuando no me lo hace a mí, se lo hace a las niñas que yo le ayudo a llevar al cuarto para que juegue con ellas- entonces mi Mamá me miro de una forma que nunca lo hizo, estaba llorando y ya no me pegaba, no entendía que pasaba, -Mamá, perdóname no quiero que llores-
Entonces ella me dijo, ¿cuándo te refieres a él hablas de un hombre?, si le dijo yo – el que tú dices que es una alucinación, pero si vive y viene a mi cuarto en el día o en la noche y el me ayuda a salir, para ir por las niñas-

Mi mama saco una foto de un libro y me dijo ¿es él? Y sí, mi Mamá tenía una foto de él, pero tú lo conoces, ¿también juega contigo?
Y mi Mamá me abrazo, yo sentí muy bonito mi Mamá nunca me había dado un abrazo, me decía que le daba asco y que me odiaba porque mi Papá se fue.
Perdóname hija, perdóname Julia, -me llamaba Julia, no lo podía creer, tenía un nombre y mi Mamá me quería, todo gracias a Adriana-
De repente mi Mamá me agarro y me explico lo que pasaba, yo nací con una deformidad en la espalda por eso caminaba raro, tenía un ojo como cerrado y la boca chueca, mi Mamá dice que no sabe porque nací así, pero que por eso ella me escondía, le daba vergüenza que la gente me viera y él, él si existía era el hermano de mi Mamá y me dijo que lo que me hacía a mí y las otras niñas era muy malo, entonces unos señores bien raros, vinieron y me dijeron que los llevara al cuartote de él y yo los lleve y ahí estaba Adriana, toda mordida, ya hasta le faltaba un pedazo en el brazo, pero seguía viva, eso dijo uno de los señores, entonces les dije y allá atrás hay más, las quieren ver y los lleve a donde él ponía a las otras.
Llegamos a la casa y ahí estaba él, sentado en la banca tomando algo y cuando vio a los señores raros quiso correr pero lo agarraron, lo tiraron al piso y se lo llevaron.
Mi Mamá me explico todo lo que paso, pero no entendí muy bien, solo me dijo que él ya no iba a venir a jugar y que ya jamás tenía que ir a llevar niñas con él.
Desde ese día mi Mamá ya no cerraba la puerta y me dio ropa nueva y ya me bañaba, me cuidaba y me daba de comer, un día salí, porque quería ir al parque, pero cuando llegue todos me veían muy feo y se empezaron a ir, yo no entendía porque, pero pensé estoy fea, nadie se va a querer juntar conmigo y me quede sola en el parque ya no había nadie y entonces llego una niña muy bonita –hola, me llamo Lupita, jugamos?- y yo le dije sí, pero vamos a otro lugar, a un lugar muy especial-

Kobbe
Rango8 Nivel 36
hace 20 días

Buena historia, bastante dura pero bien contada