lucelayz
Rango6 Nivel 25 (837 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Quizás te conocí en el peor momento que podía haberlo hecho, quizás conocí a la persona más diferente a mi que existía en una pequeña pelota llamada mundo, pero soy de las personas que piensa que todo ocurre por algo por muy surrealista que sea todo. Veníamos de mundos muy distintos, quizás demasiado distintos, pero aún así te conocí.

Sólo se que te conocí por algo, y que no paro de mirar el móvil buscando una respuesta que nos vaya unir por unos minutos aunque sean recados absurdos, todo vale si se trata de pasar un minuto más contigo. Yo, una niña un tanto hiperactiva, capaz de pasar una tarde o muchas tardes tirada en un sillón, hasta que pronto todo vuelva a una normalidad que no estoy segura a la que quiera volver...

Hace alrededor de 4 años Compartir:

5

25
Jdeivi11
Rango7 Nivel 31
hace alrededor de 4 años

Me ha encantado el tema y como esta escrito, ojala puedas seguirla

Ainerface
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 4 años

¡Genial! Me has dejado con ganas de más. Espero leerte en breve.

Escritora_773
Rango5 Nivel 21
hace alrededor de 4 años

Me ha gustado mucho la idea y transmite mucho lo que escribiste. Espero pronto leer algo más.

Luis2015
Rango5 Nivel 22
hace alrededor de 4 años

una historia real? una historia de amor...que deberían vivir, por que el mundo es una pelota

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Caja increíblemente bien escrita,
ha sido un placer pasar a leerte, pasa si quieres por mis ROMANCES, nos leemos en la página.


#2

Las dos personas sabíamos de la existencia de la una y de la otra, tanto es así que el día que nos conocimos nos saludamos como si se tratara de una persona de toda la vida, pero lo cierto es que no lo era. A partir de esa fiesta de unas risas y conversaciones que la gente nos miraba en plan " de que estarán hablando?" surgió algo que decía que la fiesta nunca se acabara pero X se tenía que ir e Y se quedó dormida desde que se fue.

Al día siguiente unas iniciales y una naranja empezaron a ser las iniciales que Y siempre quería ver en la pantalla del móvil porque significaba que comenzaban conversaciones interminables hasta quedarse dormidas. Un día Y le dijo a X de ir a cenar pero al final se apuntó más gente, aunque solo hablaban entre ellas dos, ambas tenían la necesidad de cogerse de la mano, aunque sin saber muy bien porque. Esa noche X e Y acabaron de una forma un tanto extraña, de chupitos, escondiéndose de la gente y agarrads de la mano, desayunaron en un bar cercano.

- ¿Me escribirás?- dijo X
- Te lo prometo- respondió Y y se fundieron en un interminable abrazo

ALGO comenzó esa noche inexplicable para nadie

Hace alrededor de 4 años

1

5
BILLY_WELLS
Rango10 Nivel 45
hace casi 4 años

Tienes buena narración te felicito. Espero que te guste la caja uno y dos de mi breve relato en el concurso. Saludos.


#3

(hablaY)
creo que mama me pone pequeñas pruebas a ver hasta que punto sigo siendo yo y hasta que punto la gente me cambia y creo que poca gente lo ha conseguido hasta que llegaste tu, lo que ninguna sabia era que yo no iba a cambiar ni tu tampoco. me enseñabas canciones d cosas que para mi tenian algun sentido mientras tu te reias por cosas que no lo tenian, quizas prque la bolsita d papel te vuelve al ser esa persona que te have creer que eres invensible a pensar que todo es chachi, como dices tu pero quizas pr eso estoy escribiendo estas palabras intentando no hacer caso a lo que dicen que divierte. soy de las que piensa que el dinero sirve mas que para colocarse o hacer el gilipoyas en piso, quizas con este dinero un niño salga adelante, tenga un trabajo y crie a sus hijos, lo vi en camboya y lo veo caminando por cualquier pais desarroyado.

#4

Después de una noche distinta amaneciste a mi lado, sin saber porque estábamos juntas como si fuéramos bebes ,agarrándonos de mano,soñando con sueños que nos llevarían a cualquier país remoto del mundo de los que habíamos hablado que no sabíamos situar en el mapa, te pregunté si ibas a clase y te levantaste corriendo, pero volviste como otras veces y me abrasaste de esos que no quieres que acaben nunca, te di un beso en la frente, me apretaste y de pronto nos levantamos como si supiéramos que algo no estaba bien al oir la puerta.

Así acabo una de esas noches de las tantas que el destino había previsto que pasáramos juntas, noches como la del karaoke y días que se convierten en fin de semanas perfectamente raros... Mi mejor amiga se había enfadado por decir que tenía una cena contigo y todas las demás pero supongo que poco importó. Aquí quizás comenzó mi fin de semana raramente perfecto.
Tras haber pasado una noche contigo a distancia, enseñándome a jugar a poker por skype, decidimos que había que aprovechar el tiempo, yo quería dar un paseo y tu presentarme a una niña tímida y risueña (tu sobrina) y a tu mejor amiga, así que fundimos los planes. El día se alargó más de lo que hubiéramos imaginado y menos de lo que las dos hubiéramos querido. Te recogí con el coche con un poco de resaca después de una noche en vela y decidimos primero ir a comer algo las dos, entre otras cosas porque tu cuajada hoy llegaba hasta tal punto que no sabías llegar a donde tantas noches habías conducido sin carnet y con alguna cerveza demás. Tras varios rodeos llegamos, lo que no sabía era que también venía otro niño, de cuatro años y con cara de bueno, pelo corto y sonrisa que enamora, pero algo inquieto, ahí comenzó el fin de semana raramente perfecto.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Recuerdo con placer las dos primeras partes de tu historia,
recuerdo haberlas leído y disfrutado.
Te invito a pasar si quieres por mi relato LA VELA ENCENDIDA que ya tiene tres partes publicadas.


#5

Quizas ese fin de semana raramente perfecto tenía dos personas importantes y una sensación que no se acababa de consolidar, solo les importaba aprovechar el tiempo. A pesar de haber quedado para cenar, el reloj era un mero accesorio en las muñecas de las dos personas. No lo era un pequeño pueblo con un paseo marítimo, no lo era una casa donde quizás soñaban con mudarse algún día, quizás muchos sueños volaban por la cabeza de las dos en un balcón que daba al mar infinito y una pequeña montaña en la costa donde se perdían la imaginación de las dos.
- Creo que me voy a mudar aquí a ver si me dejan- dijo X
- (Y se ríe)
- Más vale que vengas a verme podría estar bien- le dejo caer X
- No lo dudes- respondió pensando en su futuro incierto- venga tenemos que volver con tu amiga
- ¿Por qué?- dijo X
Y cogió a X de la mano y con un risa tímida la llevó a la puerta, sabía que era lo correcto, su amiga la estaba esperando abajo y no quería lios y menos con personas que no tenía confianza. De repente sonó el teléfono pero todo el mundo hizo caso omiso. Al salir del edificio se dieron cuenta que el sol había desaparecido, quizás era tarde y había que volver, o por lo menos a hacer el acto de presencia que ambas estaban acostumbradas a hacer para luego seguir con sus vidas. Las tres y el pequeño decidieron que tocaba regresar. X se pensó en ir a la cena pero al final decidió acudir por dos razones: tenía que seguir aprovechando el tiempo y porque Y se presentó en la puerta de casa para que no se librara de ir con el resto de sus amigas.
- Te prometo que todo va a ir bien- le dijo Y mientras una vez más las manos acudían a reencontrarse
- ¿ De verdad?- dijo X mirándola fijamente
- Te lo prometo, el finde sólo ha hecho más que empezar…

#6

X e Y amanecieron al día siguiente a las dos de la tarde. Y miró alrededor, estaban en una casa que le era familiar. A los pocos minutos X se despertó a su lado y no se sabe porque se miraron y empezaron a reirse.
- Tenías razón, todo salió bien- le dijo X a Y

Empezaron a recordar la noche. Su llegada a la cena no había dejado indiferente a nadie, teniendo en cuenta que llegaron una hora tarde y juntas, pero pronto se les pasó al resto el enfado. -Para una vez que coincidimos que nosotras llegamos tarde...- Había dicho Y nada más pisar el restaurante. Y cierto era que, hasta que comenzó la historia Y era la persona más puntual de todos, así que por esta vez lo dejaron pasar.
Después de una cena entre copas de vino y recuerdos de cuando eran pequeñas, los cocktails empezaron a resonar en los brindis de los asistentes, pronto alguien se iría y el hecho de estar presente en la mesa con mucho alcohol aunmentaba el sentimiento casi de nostalgia que ya se respiraba en el ambiente. Pero la despedida solo era una excusa más para reunirse.
Tras discutir sobre a donde irían a seguir la fiesta y sin ponerse de acuerdo llegaron a un pacto, unas se fueron a una discoteca para hacer el acto de presencia prometido y luego se unían al resto. Poco se fiaban de que X Y y otra se unieran pero para variar Y era la que le ponía el punto serio a todo y el resto no le quedó otra que fiarse.
Cuando acabaron la primera discoteca a penas podían coger el coche, al fin arrancó.
-Nos la jugamos y casi las mato a las dos- dijo Y mientras recordaba que no debería haber conducido en un estado así.
X se empezó a reir - Ya fuimos bastante inconscientes - acercate dame un abrazo

Así se quedaron unos minutos, hasta que Y rompió el silencio

- Oye... ¿recuerdas donde dejamos el coche?
De nuevo la risa contagiosa, y siguieron recordando una de la noches más surrealistas de aquel septiembre.
Habían logrado cumplir su promesa de aparecer con resto, aunque un poco tocadas. Una les había dicho si habían hecho algo más que beber pero lo negaron y a duras penas las acabo creyendo. Cuando Y decidió que se marchaba a casa de su abuela X decidió que también, no se fiaba de que llegara a casa, así que cogieron el coche dispuestas de desayunar primero, una vez saciada su hambre, X propuso que lo más sensato era dejar el coche y coger taxi. X estaba cerca de casa pero algo le decía que les quedaba poco tiempo.
Esa noche apenas se soltaron de la mano, sin saber porqué estaban agusto, quizás demasiado agusto para un fin de semana raramente perfecto.

- Tengo hambre- señalo X
- Mi abuela nos ha dejado pizza,refrescos y cervezas para pasar la resaca.

Y apareció con lo prometido y una pastilla para la resaca, X de nuevo le dio un abrazo de los que no quería que acabara, quizás como ese fin de semana raramente perfecto.

#7

(dos semanas después habla Y)

Me encantaría decirte que te echo de menos cada segundo, cada minuto. Me encantaría decirte que Madrid no es la ciudad que yo dejé porque antes sólo quería estar en la calle y ahora cuento las horas para llegar a casa y hablar contigo hasta que las dos nos dormimos, juntas a kilómetros de distancia. Me encantaría decirte que el fin de semana lo vamos a pasar juntas, sin nadie más. Sueño con el momento que me digas que ya tienes el vuelo para venirte a Madrid, que te quedes en casa, que recorramos las pequeñas calles, descubramos nuevos sitios haciéndote mil fotos. No se porque está pasando esto pero esta pasando. No se porque te conocí, porqué ahora me gusta ir a boxeo o escucharte hablar de unas cartas, no se porque quiero que estés a mi lado siempre, contarte hasta que me movido el dedo meñique, no se porque me gusta hablar contigo por teléfono cuando te quedas en tu mundo jugando al poker, luego te ries y me pides perdón como tantas otras veces. No se si te besaré algún día, solo se que esto es raro para las dos, se que me preocupa si estas mal por algo que no se, al fin y al cabo te conozco desde hace dos días y desde el primer segundo no paro de pensar cuándo te volveré a ver o cuándo me volverás a abrazar.

BILLY_WELLS
Rango10 Nivel 45
hace casi 4 años

Espero que te guste mi historia sobre Annie Nell. Y felicidades por tu escrito, muy pocos errores, eso es bueno.


#8

Pensé que cuando llegara a madrid te ibas a olvidar d mi y yo de ti, la primera semana basto para darme cuenta que igual conseguía un propósito distinto al que mi corazón me dice. La semana pasada hablamos todos los días pero poco hasta el viernes que pusiste la palabra mágica de llámame, como tantas otras veces me lo habías dicho. Te llame y sentí que estabas cerca, conmigo. El viernes x la noche me robaron el movil d alguna forma que quisiera recordar, con el se iban nuestras conversaciones tus audios, pensé entonces que era una señal que ibas a desaparecer pero entonces te escribí para decírtelo y me llamste, Nse si tdvia estaba drogada o que pero el hablar cntigo me relajaba, oía tu risa e imaginaba tu cara hablando conmigo y derrepente tdo estaba bien. Recupere un movil y seguimios hablando, se lo conte a elena todo y m dijo que no era normal. Pero … que es normal?

#9

Nada era normal para la niña hiperactiva, volvió un finde a casa y las vueltas en coche sin carnet o echarse una pequeña siesta basto para recordar lo que la echaba de menos. Al día siguiente bastó la frase "yo solo te veo como una amiga" para descubrir que algo se rompía. Quizás la niña hiperactiva se había confundido o la persona era lo suficientemente particular como para ver determinadas cosas normales, cosas como quedar con su ex y decir "pero no te trabes", dormir abrazadas o hablar todos los días, cogerse de la mano o buscar cualquier excusa para hablar durante horas. Esa simple frase hizo que las cosas cambiaran, que lo abrazos fueran más espaciados o que el hecho de volver a verse se lo tomara con cierto temor por no saber como actuar. Lo cierto es que en el fondo pensaba que esto sólo había hecho más que empezar, quizás por la distancia, quizás por el temor a sentimientos que en la sociedad en la que vivían ambas personas no era la situación ni mentalidad más común, pero lo cierto era que esto sólo había hecho más que empezar...