Don_Diego
Rango12 Nivel 57 (11655 ptos) | Ensayista de éxito
#1
    Partes:
  • #2

Y cuando el cuarto sello se rompió, La Bestia habló: Vengan y vean. Y miré y vi un caballo pálido, y el nombre del jinete que se sentaba sobre él era la muerte, y todo el infierno le seguía detrás.

Cuando abrí los ojos aún era de madrugada. Estaba empapado en sudor. La delgada sabana que uso para dormí estaba pegada a mí, como una segunda piel trasparente superpuesta, me deshice de ella, y me senté rápidamente sobre el borde de la cama, completamente alarmado y temblando.

Me miré las manos y vi que no paraban de moverse por el terrible miedo. La fuerte arritmia, producto de la reciente pesadilla, me hacía ver las sombras a mi alrededor más grandes y más pequeñas de lo que deberían ser. Después de una pequeña pausa de desconcierto sentí algo extraño, algo que lentamente descendía por mi mejilla. Llevé la mano al rostro y toque. La sentí, caliente y húmeda. Coloqué la mano frente de mí, y descubrí que lo que descendía era sangre, sangre que me había salido del oído izquierdo, tan oscura y densa que parecía brea...

Hace 3 meses Compartir:

6

10
Don_Diego
Rango12 Nivel 57
hace 3 meses

No es gran cosa, solo algo que me vino de momento.

Hiarbas
Rango11 Nivel 52
hace 3 meses

Sorprendernos de nuevo pero termina alguna que nis vas dejando inquietos ya que esperamos y no resolvemos lo que llevamos leido.

Don_Diego
Rango12 Nivel 57
hace 3 meses

He ahi el problema. que siempre empiezo algo pero no lo acabo :( Pero!!! hare el esfuerzo.


#2

Espantado, corrí al baño. Encendí la luz y me miré al espejo. No era mucha, pero era escandalosa. Pase unos minutos revisándome el oído y limpiándome meticulosamente la sangre del rostro, hasta que escuche un ruido extraño llegar a mis espaldas. Apenas nítido pero inconfundible. El sonido de pasos y el rechinar de una puerta. No puedo estar equivocado.

—Alguien está en la planta baja. Susurré.

Salí del baño y me puse los zapatos rápidamente. Cogí el bate de metal que guardo bajo la cama y me dispuse a bajar las escaleras. ¿Un ladrón o un asesino? Me preguntaba mientras bajaba las escaleras. No logre escuchar nada que no fuese el sonido de mis propias pisadas al ir descendiendo. Encendí la luz, y todo estaba en su lugar. Revise cuidadosamente toda la casa, pero no halle nada fuera de lo normal. Sé perfectamente que escuche, y no quiero echarle la culpa a la mala noche. Alguien anda dentro. Sali al patio trasero después de no encontrar nada raro dentro de mí hogar, solo para cerciorarme, pero nada, no halle nada extraño. Me di la vuelta y alcé la mirada a la azotea, no nada, cambié mi visión justo en dirección a mi ventana y… Fue ahí cuando lo vi. Di un paso hacia atrás y tragué saliva duramente debido al terrible susto. La silueta proyectada tras las cortinas era enorme y además… Ese maldito parecía ir disfrasado. Lo vi claramente. Se giro hacia mi dirección antes de pasar de largo y pude ver que el bastardo llevaba un par de enormes cuernos de toro.

Enfurecí. Mi sobresalto paso a convertirse en odio.

—¿Quién es el maldito payaso e hijo de puta que se atreve a irrumpir en mi casa? —Dije con rencor.

Entre devuelta a la casa hecho una furia.

—¡Sal grandísimo hijo de perra! ¡Cómo te atreves a invadir mi propiedad!

Fue tanto mi enojo en ese momento que, ni por un solo instante me paso por la cabeza pensar que, si este maldito llevaba consigo un arma. Me importa un reverendo cacahuate quien era, le iba yo a machacar. No hay por donde salir, solo hay una puerta y las ventanas no dan a los vecinos como para escabullirse hacia otro tejado.
Subí corriendo las escaleras y entre violentamente; con una fuerte patada abrí la puerta de mi recamara. El corazón lo tenía a mil por hora, los ojos afilados y el bate bien apretado en las manos, a punto de soltarlo en lo que sea que primero viese moverse.

—¡Sal, cabrón!

Nada ni nadie contestó, nadie ni nada había en mi cuarto. Pase varios minutos buscando. Pero no encontré nada…

IndigoDolphins_73
Rango10 Nivel 45
hace 3 meses

Noche de San Juan y una historia sobre el demonio...mis miedos de niña se reavivan.