Jesght
Rango11 Nivel 53 (8008 ptos) | Artista reconocido
#1

“¡Yo lo distraigo, manténganse lejos de sus ataques!” gritó Keiro, corriendo hacía la bestia, espada en mano. Aika y Jun se mantuvieron a distancia, con Sella delante de ellos. Con un rugido, el gigantesco oso levantó su pierna bruscamente, lista para aplastarlo. Keiro se preparó para saltar, pero antes de que pudiera moverse, escuchó un grito:

“¡No te preocupes, yo puedo pararlo!”

Una figura armada de armadura pesada y un inmenso escudo se puso en frente, bloqueando el pie y, casi milagrosamente, levantándolo de a poco. Por unos segundos, Keiro quedó estático, congelado en el tiempo, la mirada perdida, como si estuviera en otro lugar, en otro tiempo.

“Keiro, ¿Qué estás esperando? ¡No puedo bloquearlo para siempre!”
La voz de Sella lo sacó de su trance, y con ello logró darle el último golpe, apoyado por lanzas de hielo de Aika y flechas de Jun.

Hace 5 meses Compartir:

1

3
Don_Diego
Rango13 Nivel 60
hace 5 meses

Interesante. Espero ver que mas continua.


#2

Todos respiraron con más calma cuando el oso dejó de moverse. Estaban llenos de magulladuras, pero Keiro se dio cuenta, para su tranquilidad, que no existía ninguna herida grave. Luego de suspirar, se mantuvo en silencio. A vista de las consecuencias de la pelea, el grupo decidió tomar un descanso. El terreno boscoso de alrededor les daría buena cobertura, cobijándolos de las bestias mientras alguien montara guardia.

En silencio, Keiro reunió leña para una fogata y la encendió frotando dos palillos rápidamente, con los movimientos de un experto. Se sentó lejos del grupo, cabizbajo, enfrascado en sus pensamientos.

#3

Una mano helada en su mejilla lo hizo volver a la realidad. Aika lo miró con una sonrisa burlona mientras decía:

“Bienvenido al mundo de los vivos”

Keiro no pudo evitar una pequeña sonrisa. A regañadientes, rompió su silencio.

“¿Qué necesitas, Aika?”

Aika suspiró, pero mantuvo su sonrisa.

“Sella es una gran edición a nuestro equipo, ¿no crees? Hasta pudo parar la pisada de un oso mutado. ¡Mis planes están empezando a funcionar!”

Keiro frunció el ceño. Si, era una excelente miembro. Entonces… ¿Por qué estaba tan molesto?

Como si le leyera el pensamiento, Aika siguió:

“¿Te molesta no ser el centro de atención, Keiro? No pensaba que eras de ese tipo de personas.

“¡Oye, eso no…!”

“¡Era una broma! Cada persona en este equipo tiene su propio rol a cumplir. ¿Quién mejor que yo para decirlo? Sabes mi objetivo”

#4

Keiro iba a empezar a hablar, pero suspiró.

“Lo sé, Aika… Lo sé. Es solo que cuando veo a alguien defenderme, no puedo evitar sentirme culpable, no puedo evitar recordar el pasado. Yo debería ser el único adelante, el único que recibe las heridas… el único…”

Aika puso su mano en el hombro de Keiro (y ahora, en vez de fría, estaba tibia), y dijo, con voz suave:

“No puedes llevar el peso de todo el mundo en tus hombros, Keiro. Nadie puede. Por eso existen los equipos, para compartir ese peso. Los hombros se rompen, pero muchos hombros pueden llevar muchísimo más peso. Todos confiamos en ti, en tu experiencia, en tu liderazgo. Ahora solo confía en nosotros.”

Keiro sonrió tristemente, y respondió:

“Lo intentaré, Aika. Juro que lo intentaré.”

Hiarbas
Rango11 Nivel 52
hace 5 meses

Buen relato, lastima que lo dejes aquí, da para mas, solo con lo que has bosquejado de cada personaje incita a saber mas de ellos. Un placer leerte como otras veces anteriores.

Jesght
Rango11 Nivel 53
hace 5 meses

@Hiarbas De hecho esa es básicamente la idea. Un amigo mio esta creando un videojuego de rol con estos personajes, así que básicamente escribí una historia sobre ellos. Como sus personajes son sólidos, es fácil mostrar sus personalidades en un cuento como este. Podría, quizás,escribir otro cuento con ellos, en otro momento de su historia. ¡Gracias!