kjsuarezh
Rango4 Nivel 19 (398 ptos) | Promesa literaria
#1
    Partes:
  • #2

Selena es una chica de 15 años. Solitaria, seria, callada, con baja autoestima y sin amigos, Acostumbrada a las burlas de los demás ¨solo por no estar a la altura¨

Desde pequeña siempre ha trabajado para conseguir sus propias cosa sin ayuda de nadie, Solo desea culminar sus estudios y poder largarse. Siempre ha vivido bajo la sombra de su familia, Por ellos es odiada, menospreciada, nunca entendió porque era tratada de esa manera. Hasta ese día.—¡Porque me hacen esto, que hecho mal para merecer tratada así! —dije entre lagrimas —¡existir!—respondió mirándola con odio...

Hace 3 meses Compartir:

0

2
#2

Capítulo 1

Corro tan rápido como me lo permiten mis piernas, siento como mi corazón golpea con fuerza mi pecho, mi respiración acelerada a causa de la agitación, siento la necesidad de detenerme y tomar aire pero no lo hago, no miro atrás solo corro, corro y corro, No se porque lo hago, solo sé que mis instintos me dicen solo una cosa ¨correr¨ siento que mis pulmones van a estallar por la falta de oxígeno Sin embargo me detengo pues mis piernas no aguantan mas - ¿donde estoy? - con mis sentidos alerta observó lo que me rodea, árboles muchos árboles y una espesa niebla por todas partes, apenas se puede ver por donde pisas, es un bosque; todo es oscuro y tenebroso se podía escuchar como el viento zumbaba como de terror.

este soplaba fuertemente haciendo que las copas de estos se remecieran con una fuerza tremenda, el cielo totalmente oscuro iluminado por un estruendoso relámpago. recargo mi mano en un grueso tronco mientras con la otra mano la apoyó en mi pecho al mismo tiempo intentaba agarrar bocanadas de aire, cierro los ojos recargándome de lleno en este, de repente siento como los vellos de todo mi cuerpo se erizan y un escalofrío recorre mi columna vertebral, siento esa sensación de estar siendo observada; mantengo mi posición de alerta y adapto mi vista mirando a todos lados intentando ver entre la oscuridad y la neblina, y es cuando escucho mi... ¿nombre? era una voz de mujer pero se escuchaba leve como un susurro en el viento, selena....selena....selena no tengas miedo...esto es muy extraño tal vez estoy paranoica o quizás escuche mal pero fue muy clara la voz diciendo mi nombre.

escucho el sonido de las lechuzas cantando pero también algo más el sonido de ramas quebrarse, los nervios me invade, mi respiración se acelera a causa de los incesantes golpes de mi corazón en mi pecho, sintiendo que en cualquier momento se me saldría por la boca, mi cuerpo se estremece, siento escalofríos - ¿¡pero que me sucede!? me siento rara, esto no es normal en mi.

inesperadamente todo ruido se detiene, el viento, los animales, no se escuchaba nada solo el silencio de ultratumba; una suave pero fría briza me recorre de pies a cabeza haciendo que la piel se me erice y haciéndome temblar como una hoja, algo llama mi atención; por inercia levanto la mirada y enfocándola hacia una dirección especifica, justo como a veinte metros de distancia entre los árboles se avistaba un par de ojos escarlatas brillantes como si fueran dos bombillas en la oscuridad; mi cuerpo se paraliza y comienzo a sudar frió, la respiración se me agita cada vez más. Solo una palabra vino a mi mente ¨correr¨

quiero correr, huir, alejarme de lo que sea eso; pero no puedo mi piernas no se mueven, intentó removerlas pero no puedo es como si las plantas de mis pies estuvieran pegadas al mismo suelo; todo mi cuerpo está petrificado; pero mis ojos clavados en esos dos puntos rojos.

solo puedo ver con horror como esos fríos y brillantes ojos se acercan a....mí, a medida que se acercaba lograba ver con más claridad al portador de dichos ojos; sin aliento y abriendo mis ojos de par en par.

un enorme y descomunal lobo negro surgía de entre las sombras, con la mirada puesta en mi, se acercaba lentamente como si estuviera tomándose el tiempo de estudiarme pero al mismo tiempo acechándome, por mucho que intentaba mover mi cuerpo este no me respondía aun así seguía con la mirada puesta en cada uno de sus movimientos; sentí que en cualquier momento iba a desfallecer, no podía dejar de observarlo, comenze a pensar que me depararía la vida, como es que termine en esta situación, siempre me había preguntado como seria mi muerte, incluso hasta lo imagine de mil maneras posibles pero nunca jamás imaginé que mi muerte sería así, siendo la comida de este depredador, sabiendo que para mi todo estaba perdido y sin salida, lo único que hice fue cerrar con fuerza mis ojos esperando sentir como sus fauces atravesaban mi carne, paso unos segundos pero no paso nada, no siento dolor ni me siento herida, muy desconcertada por esto, siento una respiración cálida en mi rostro, por inercia abro los ojos al escuchar su respirar, todo el espasmo del miedo y terror que sentí se esfumaron para dar paso a la sorpresa y curiosidad, pero no dejaba de sentirme nerviosa por sentir y ver como esta criatura violaba mi espacio personal; estando a unos centímetros de mi observándome con esos diabólicos ojos, haciendo contacto visual conmigo, no sabia porque pero por alguna razón sentí que quería transmitirme algo.

Comienza a olfatearme metiendo su fría nariz en mi cuello sintiendo como esta me hacia cosquilla y a la vez haciéndome temblar, soltando gruñidos de satisfacción y a la vez sintiendo como su lengua pasaba por mi cuello haciendo estremecer estoy entre sorprendida y confundida; pues no me esperaba esto.

Se separa unos centímetros para posar su mirada en la mía y es cuando escucho su voz grave, gruesa y monstruosa ¡mía!

- ¿¡Que, acaso hablaste!?- le dije un tanto sorprendida y con la boca abierta, no se en que momento paso, todo fue tan rápido se abalanzo sobre mi tirándome al suelo el terror me invadió al saber que el animal se habia retractado enseñándome sus filosos dientes para luego enterrarlos en la zona que une el cuello y el hombro un grito salio de lo mas profundo mi garganta al sentir el terrible escozor, sintiendo como mi hombro era desgarrado, sintiendo como se humedecía mi hombro, brazo y pecho estaba perdiendo mucha sangre y por que se sentía el fuerte olor a hierro.

intentando sin éxito quitármelo de encima, sintiéndome cansada de luchar deje de resistirme dejando que le animal hiciera su voluntad, el se detiene al ver que ya no me resisto, su mirada se vuelve a encontrar con la mía; lucho por sostener la suya pero me es imposible me siento adormecida y con frío, la vista se me vuelve borrosa y lenta mente cierro los ojos hasta caer en una profunda oscuridad, si otro estuviera en mi situación haría por todos los medios por mantenerse despierto y segur luchando por su vida negándose a ser el alimento de nadien pero en mi caso ya me daba igual, ya no quería seguir luchando me sentía tan cansada de luchar que solo cerré los ojos dejando que la oscuridad se cerniera sobre mi.

HISTORIA PAUSADA...