kjsuarezh
Rango4 Nivel 19 (398 ptos) | Promesa literaria
#1

¿Nunca te han pasado cosas tan desafortunadas en la vida? bueno, pues yo soy una de esas desafortunadas, díganme, quien en su sano juicio se acuesta con un completo extraño y que ese desafortunado error traería con sigo tales consecuencias. —así...yo, porque solo a mi se me ocurre beber hasta hartarme y perder la consciencia de mis actos, para luego terminar en esto.

Charlie miraba con sumó detenimiento el pequeño y alargado dispositivo blanco, en el centro de este contenía una micro pantalla la cual tenia unas barritas, la verdad no se como se puede verificar la prueba, pues nunca me he hecho una hasta ahora, solo me guié por los pasos que venían impresas en la caja.

—y ¿Bien? —la verdad, no me atreví a acercarme al pequeño dispositivo. Solo observaba su rostro. Pequeñas arrugas adornaban su frente mientras seguía observando el pequeño dispositivo en un gesto de total concentración.

—¡¿vamos dime algo!?.

sintiendo mi garganta seca y los nervios a mil. Mis manos tiemblan pero también sudan, algo desagradable pero también inevitable, me he estado mordiendo las uñas y he desgastado el esmalte por ello.

Charlie no paraba de mirar el pequeño aparatito en sus manos, con los ojos abiertos de para en par y sin emoción alguna en su rostro, ella solo me mira y dice—positivo.

—¿¡Que, no... puede... ser¡?.

Eso fue suficiente para sentir un bajón en mi estomago, mi vista se nublara y sudara frió.

No se que fue lo que paso. Solo sentí como mi cuerpo se desplomaba, alcance a escuchar que gritaban mi nombre y todo se volviera oscuro para mi.

Hace 5 meses Compartir:

11

6
kjsuarezh
Rango4 Nivel 19
hace 5 meses

Me Di cuenta que que tenía unos errores asi que la borre para arreglarla y ahora esta publicada nuevamente. Perdonen!!

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 52
hace 5 meses

Hola, bienvenida a la plataforma, te recomiendo releer el texto con tranquilidad y paciencia, tienes unos cuantos fallitos insignificantes, a todos nos pasa, no te preocupes, te leeré tras corregirlos, no hay prisa, un saludo y nuevamente bienvenida =)

kjsuarezh
Rango4 Nivel 19
hace 5 meses

Ah....creo que ya... Me gusta tanto escribir y leer me olvidó de los puntos y las comas, se que son muy importantes para dar pausas a las oraciones y a los párrafos. Perdón soy nueva en esto de subir historia :)

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 52
hace 5 meses

Con el tiempo y la práctica irás mejorando, te recomiendo que te apoyes con el word, y que leas mucho, aún encuentro errores, de gramática y ortografía, mucha suerte y no te rindas, sigue para adelante, con el tiempo esos aspectos, si los trabajas, irán desapareciendo.

cuentaeliminada
Rango3 Nivel 13
hace 4 meses

Valió madres. Pobre chava jajajaja.
Bienvenida bella persona te deseo éxito ♧

PANDORA_79
Rango9 Nivel 44
hace 3 meses

@Kjsuarezh a mi me a pasado ,y parecido y te digo algo lo peor es que el crió no sea aceptado por el padre y peor todavía ,hay que valorar las cosas que nos da la vida y es ser madre.....aunque los tengamos solos...un saludo ,y me alegró leerte....


#2

Me despierta una luz cálida en mi rostro, medio abro los ojos para adaptarme a ella, siento un dolor punzante en la cabeza, pero soportable, ¨maldición, que cosa horrible. Es lo malo de beber alcohol¨ me mantengo quieta unos segundos hasta que mis sentidos se aclaren. Mientras me estabilizo, observo lo que me rodea.

Me encuentro en una habitación grande y lujosa, y un con decorado muy masculino. ¨vaya, el dueño ha de tener mucho dinero…un momento, esta no es mi habitación. ¿dónde carajos estoy? Mi mente me da una idea de lo que puede ser, ¨Dios mío, que no sea lo que estoy pensando¨ Intento mover mi cuerpo, pero no puedo, algo no me deja hacerlo, algo pesado está presionándose contra mi cintura, logro apartar las sabanas para ver qué es lo que me impide levantarme y lo que veo me asusta. Un brazo musculoso, ¡no puede ser! ¿Esto no es verdad? o ¿sí?.

Quería creer que solo es una ilusión causada por mi mente a causa del alcohol, que me estaba jugando una mala pasada, pero no, esta es la realidad...mi realidad para ser exacta. La evidencia esta allí. A mi lado en carne y hueso.

Para no despertar al desconocido, con mucho cuidado aparto por completo las sabanas para dar con el dueño de dicho brazo, el cual se encontraba acostada boca bajo y con el rostro a medio lado enterrado en la almohada.

#3

Me levanto de la cama, pero al hacerlo todo me da vueltas y la vista se me nubla, pongo mis manos en mis sienes masajeándolos. Respiro profundamente logrando así calmar un poco la mierda que tengo encima. Mi mente comienza a vagar intentando recordar lo que paso a noche, pero solo me llegan imágenes confusas y algunas borrosas, recuerdo que fuimos al ¨éxtasis¨ un club muy popular y nuevo que se encuentra en el centro de la ciudad, no cualquiera puede entrar, nosotras pudimos entrar porque el dueño es el hermano de Charlie. Nos acercamos a la barra y pedimos nuestras bebidas, bebí la mía de a sorbos, mientras que Charlie se llevó la suya.

Ambas nos acercamos a la pista y comenzamos a bailar, después de unas cuantas canciones, me sentí cansada y acalorada. Le dije a Charlie que tomaría un descanso y algo para refrescarme. No sé si me habría escuchado. Me senté en una de las sillas altas de la barra y pedí un chupito, lo bebí de un trago y pedí otro y luego otro y otro, bebía como si de agua se tratase. Perdí la cuenta de cuantas había tomado. Solo sentí como el alcohol empezó a hacer efecto en mi cuerpo, un chico alto de pelo castaño tirando a rubio, y ojos grises, muy guapo a decir verdad, reparé en esos bonitos labios.
Movida por la curiosidad, me permití obsérvalo de soslayo con un poco más de atención. Claro sin que él lo notara. Llevaba puesto una camisa negra esta se adhería como una segunda piel, permitiéndome apreciar ese abdomen bien marcado y esos hombros anchos cubiertos por la tela y que a la vez se tensaba cuando hacia cualquier movimiento. Los dos primeros botones del cuello desabrochados dejando entre ver un poco de piel bronceada y las mangas arremangadas a esos fuertes antebrazos.

Me tome la libertad de inspeccionar un poco más abajo, traía consigo pantalón de mezclilla color azul oscuro. Estoy impresionada por como estos se adherían a esas caderas y a esas piernas para terminar con un par de calzados, botas negras tipo militar. Volví a mirar esos labios besa-bles los cuales abrazaban el borde del vaso de cristal. Y no sé porque, pero me sentí celosa de ese vaso. —Oh que atractivo es. Y vaya cuerpo que se carga —susurre hipnotizada por su belleza masculina.

El pareció escucharme porque voltio hacia mí con una ceja levantada y dejándome apreciar unos hoyuelos que se formaban para dar paso a una hermosa sonrisa "oh Dios mío" parpadeé. Sentí como el calor se acumulaba en mis mejillas a causa de la vergüenza al ser descubierta.

En ese momento desee que se abriera la tierra y me tragara.

#4

No sabía qué hacer, ni dónde meter mi cabeza. Lo único que se me ocurrió fue hundirme en mi asiento intentando volverme pequeña ante él, e invisible si es posible. —¡Dios que vergüenza!— puedo sentir el peso de su penetrante mirada en mí.

agarré el trago que tenía delante de mí, lo bebí en un santiamén, sentí como el líquido quemando mi garganta, pero soportable, me relajaba y realmente lo necesitaba.

por un instante, solo por un instante lo mire por el rabillo para darme cuenta que seguía a mi lado. —enserio, pensé que se iría por mi culpa. Por ser tan mirona y directa.

El Barman me trajo otro chupito. Enojada conmigo misma por ser tan idiota. —¡¿Que!?no, nooo, nooooo. idiota el,— Es decir, que no sabe lo que provoca a las mujeres a su alrededor. simplemente hay que mirar como se le quedan viendo, como si quisieran arrancarle la ropa, literalmente.

Mientras el pedía su bebida en eso se acerca una chica rubia, con un vestido rojo demasiado corto. Faltaba poco para que su trasero quedara expuesto, y ni que decir de su escote exageradamente abultado, apretado y con ganas de salírsele del vestido, creo que si yo me pondría ese vestido me asfixiaría o que mi sangre no circularía correctamente.

Como una sanguijuela se pega a él, le dice algo al oído. Sentí una leve molestia, pero más que molestia es incomodidad.
El la ignora. sin embargo, el siguió bebiendo de a sorbos su bebida como si esta no estuviera.

Creo que me siento fuera de lugar aquí, me siento molesta con él y conmigo misma, —¡porque me importa tanto, ni siquiera lo conozco. Es atractivo, imponente y transpira peligro. Un hombre como él no es fácil de ignorar.

la rubia no hacía más que tocarle la espalda, esa espalda musculosa que yo también quería tocar, con la otra mano recorre su pecho bajando por su abdomen, siguió bajando hasta tocar esa zona prohibida, sentí una punzada en mi estomago al ver esto, porque no hace nada por apartarla.

par de estúpidos¨

Ya vi suficiente, la punzada en el estómago aumento tanto que sentí una cosa acida subir por mi esófago. Me levante de un salto de la silla, abriéndome paso entre la gente para llegar a de los baños. Inmediatamente entre a uno de los cubículos azotando la puerta contra la pared e inmediatamente devuelvo todo lo que contenía mi estómago.

#5

Después de devolver todo lo que tenía mi estómago, me recargo en le tocador, me enjuago la boca con abundante agua, me retoco el maquillaje, por último, antes de salir rebusco en mi bolso una pastilla de menta por si acaso. No me sería nada grato que quien quisiera acercarse a entablar una conversación conmigo y salga espantado por mi aliento.

Ya un poco más cuerda, salgo del baño, me dirijo a la silla la cual ya era ocupada por otra persona. No me importo simplemente me volví acercar a la barra y pedí un vaso con agua.

Me di cuenta que el hombre misterioso ya no estaba, supongo que se debe a la rubia, talvez ya debe estar en un hotel, en una habitación, en una cama, en brazos de ella.

Ya me lo imaginaba, todos los hombres son iguales, se cortan con la misma tijera, bueno ya que, ya no importaba. Seguí bebiendo del Agua hasta terminarla. Pedí otro vaso me sentía sedienta.

Aprovecho y saco el móvil y me doy cuenta de que son 14: 30. Terminó la bebida, siento una leve sensación de estar siendo observada y me entra ese hormigueo. Se de me da por mirar a todos lados y me doy cuenta lo estúpido que es. Buscando algo que ni siquiera voy a encontrar entre tanta gente,

Tenia la intención de ir a buscar a Charlie e irnos. Tal vez la sensación que sentí fue pira imaginación mía, todo el alcohol en mi estómago ya no esta, pero eso no quería decir que no siguiera borracha.

Estaba apunto de ir en busca de Charlie cuando un sujeto me aborda obstaculizando el camino.

—hola preciosa.

No le conteste simplemente asiento con la cabeza como signo de contestación,
Rodeo al sujeto, pero este me agarra del brazo y agrega —baila conmigo.

—No gracias, ya me quiero ir —intento en vano soltarme de él, pero su agarre es fuerte.
—Oye, por favor suéltame —entre más intento, más aprieta. Este tipo está lastimándome, es que acaso no se daba cuenta.


#6

—vamos linda, acompáñame, solo Sera un baile- dijo mientras me halaba hasta la pista. Este maldito idiota. Acaso no entiende.

-¡Oye ya párale quieres, te dije no! —explote.

Me solté con tanta fuerza que pensé que me arrancaría el brazo. En un arranque de rabia, con la rodilla le propino al sujeto un golpe en la entrepierna, enseguida lo esquivo y me sumerjo entre la multitud en busca de Charlie, pero no la distingo entre la muchedumbre. —resulta que a la niña se le da por desaparecer cada vez que venimos a estos lugares. Siempre hace lo mismo, cuando anda de ligoteo. Eso es una clara señal de que no quieren que la encuentren.

Con pasos torpes sigo caminando hasta llegar a unos sofás de cuero negro, quise tomar asiento para descansar las piernas, no por la caminata si no por lo alto de los tacones.
Cuando estoy por sentarme siento cuando me tiran del brazo bruscamente haciéndome dar un giro. Y me doy cuenta que es el mismo sujeto que me había agarrado del brazo anteriormente.
Acaso nadie se da cuenta de me están atacando, solo pasan Como si nada, deben estar pensando que es alguna pelea entre pareja, además las bombillas estroboscópicas parpadeantes no ayudaban.
— Conque aquí andabas he, zorrita — dijo con tono simplón.
— otra vez tu! ¿Que?, te quedo gustando el rodillazo que viniste por otra—le dije mofándome de el.
No debería estar provocándolo, pero el sujeto ya me tenía arta, es como si se hubiera ensañado conmigo. Sin ningún reparo se pega a mi e intenta besarme, al mismo tiempo trato quitarlo de encima. —este tipo se está pasando de la raya— Cuando estoy por pegarle de nuevo, siento el peso del cuerpo de sujeto desaparece, dándome un respiro de alivio. Me apoyo en el respaldar del mueble.

Levanto la vista y lo que veo me deja sorprendida, a unos cuantos metros de estaba el acosador con la cara llena de golpes, sangre y tirado en el piso inconsciente.

Mi vista repara a la persona que me salvo, mi ojos se engrandecen al darme cuenta de quien era.

“ el hombre misterioso"… Mi salvador.