Nosebundo
Rango7 Nivel 32 (1800 ptos) | Autor novel
#1
    Partes:
  • #2

He estado pensando en el suicidio, quién no. He estado pensando que hubo un tipo que escribió una nota de suicidio de 2.000 páginas, no sé si llevó a cabo el intento autolítico. Una vez, de chaval, llevé a cabo una parodia de suicidio con nota y todo, ésto va a ser diferente, va a ser una larga sucesión de notas de suicidio que no pienso entregar ¿Dará para novela? Nah, no lo creo. Una vez de chaval, os dije, queridos bots, llevé a cabo una parodia de suicidio con nota y todo, con un corte de lo más teatral a lo ancho, no a lo largo. Con un cuchillo de filo mellado que escocía en la piel con la cada tirón que daba de él, derrapaba desgarrando más que cortando. Por ello, hoy, y lo siento por tantos, sigo vivo. Más o menos vivo, más viejo, más delgado -se me notan los huesos de las costillas y el largo remate óseo del esternón-, soy un bicho de lo más normal. Un tipo que escribe una larga, larga, larga nota de suicidio.

Todo el mundo, todo el mundo, todo el mundo fantasea con una muerte dramática [SIC].

Mi compañera, psicóloga de profesión, dice que no soy autodestructivo (...)

Hace 2 meses Compartir:

2

2

#2

(qué poco sabes querido corrector); que TODO se debe a una pose, a un cliché, a una mala formación de mi personalidad que ofrece lo que todos esperan. Puede que sí, pero os diré, que una vez, de chaval, un psicólogo me dijo que la mayor concentración de tóxicos de un cigarrillo se ubica en el final de éste. Y que no era recomendable fumar todo el pitillo, desde entonces fumo hasta que me quemo el dedo (¡Au!), porque soy un gilipollas perverso y autodestructivo: sé que me he construido un personaje -malditismo rancio-, pero, vamos, que ahora que me han calado no pienso echarme atrás. Creí que con la -y esa era la intención-, cocción de mi primera novela NIPS me libraría no sólo de la enfermedad sino del personaje. Sonaba Stanivslasky de NV y Todos Ellos (no sé a día de hoy quién cojones son TODOS ELLOS, pero debe ser un montón de peña bienintencionada que me quiere rescatar, pero ¿Para qué?, ¿qué puedo ofrecer al mundo más que una Nota de suicidio sin entregar?).

Delirios persistentes a la medicación, "delirios persistentes": yo los llamo memoria maltrecha, rota, herrumbrosa, sin afianzarse del todo en mi cabeza. Por ello, porque quiero vivir para siempre, voy a escribir todos los días una nota de suicidio.

En el momento clave, hay que fechar con números, ella siempre me lo decía, aunque no fuera mi Ella, sino la Ella de otro. Un capullo, creo. Voy a revitalizar esta bitácora enferma de sí misma -eso podría ser una clave-, siempre digo que la palabra es el reflejo más inmediato del pensamiento, que lo ordena, que se descubre y pasa de monstruo licuado a forma pétrea de incontestable significado. Antes escribía en Facebook estados pseudopoéticos (qué poco sabes, querido corrector) en busca de palmaditas en forma de Me Gusta o Me Encanta o el más sanador de todos los emojis Me Divierte. Ahora, pienso alargar esta nota de suicidio (I) para conseguir la inmortalidad.

Recuerdo una peli protagonizada por Clint Eastwood en la que interpretaba a un underdog del country que tenía la oportunidad al fin de grabar con un gran estudio. Era una buena peli. Y como en todas las buenas pelis hay un enorme conflicto. El tipo del country comienza a toser SANGRE y TROZOS DE PULMÓN en mitad de la grabación, también había un crío rubio a cargo del underdog. Pues bien, o va al hospital a ingresarse de urgencia para que le den medicina paliativa, debía tratarse de un enfisema en fase IV o algo, porque el tipo decide al final grabar el disco: se supone que era un GRAN, GRANDIOSO disco de country. Clint toca la guitarra en el estudio, canta y tose sangre. El pequeño está desconsolado porque su "cuidador" ha decidido morir y dejar al mundo, tal vez, al pequeño, una obra magna de ese género musical que tanto me costó adorar. La cosa no es que me sienta identificado sino que me he acordado en este instante de la peli que vi de pequeño. Clint canta, y entre toma y toma, tose sangre y trozos de pulmón; es su última oportunidad de hacer algo GRANDE, entiendan, queridos bots, GRANDE, como algo digno. Ningún hombre es mejor de lo mejor que es capaz de hacer:en cursiva las citas y/o parafraseos de mala memoria.

¿Y por qué he decido escribir este desbarre, este hechizo de inmortalidad, esta prueba de fuego contra el tiempo, este escupir en contra el viento de la realidad? Porque estoy cansado de Facebook y quiero llenar este blog de posibilidades para leer en una especie de JAM, qué asco me doy a veces. En esa JAM da igual lo que leas todo el mundo es muy educado y va a aplaudir. Me dan ganas de pegarme un tiro en la cabeza cada vez que voy. Me siento incomprendido, solo, frente a un auditorio que no entiende una mierda, y aun así, aplaude porque es de educación. No estoy es esto, si esto se puede nomenclaturar así, por los aplausos, estoy en ESTO por dejar de pensar con monstruos licuados, por ordenar el viento que se estrella una y otra puta vez contra mis parietales. Una lavadora centrifugando es el infierno, una campana de extracción de humos sobre la vitrocerámica de inducción es el INFIERNO. Miedo al zumbido de los electrodomésticos, miedo a que me lo vean, a verme YO mismo otra vez frente al abismo. Tengo miedo a la fe, a la que sea, porque me siento mala gente (creo que soy ateo por cobardía). No hay redención posible para el caudillo de las manos rojas -referentes-, por ello escribo esta nota de suicidio -nunca lo intenté en serio con una caja de ibuprofenos que me reventase el hígado y los riñones-, nunca, repito. Porque me encanta la vida y quiero ser inmortal, debe ser por todas las películas que vi y con las que lloré conmovido. Con todo, los motivos, son los que me definen como Agente Contaminante, mi presencia en el cosmos, sólo sirve, la mayoría de las veces, para empujar a la gente que quiero a cometer terribles errores. Soy un cáncer y he venido a quedarme para siempre. Suena mi querido Sr. Extraño, el petimetre de botas con tacón y de chúpame la punta, NV, el hombre de la heroína que, ahora, debe comer brotes frescos de su huerto porque también tiene miedo a la muerte. Yo por el castigo, él por que sea dolorosa, físicamente dolorosa, i know.

Cosas que me hacen querer MORIR: A) Que las líneas no se perpetúen hasta el infinito, B) Correrme, C) Despertar, joder, quizás si no tuviera que hacer un zumo tan especial para mi compañera, despertar es lo peor de la vida, D) La mirada del resto, E) Que no me quieran, pero este punto es más una percepción que una realidad, tal vez debería decir, que no me quieran como quiero que me quieran. 5 motivos para pegarme un tiro. Los aplausos. Las presentaciones, cada vez que estoy en una me dan ganas de sacarme la licencia de caza en un negocio corrupto de psicotécnicos y empapar las paredes con mi masa encefálica: una escopeta y bang. Salir al monte con la soga paterna y ahorcarme en una rama gruesa de un árbol y dejar que los cerdos de una piara de cerdos-salvajes me devore, y así, ser útil para con el mundo. Auto-estima-baja volando por encima de vuestras cabezas de gnomos con orejas peludas. Dais asco. Damos asco. Sólo nos preocupamos porque le vaya bien como a 15 personas de todo el planeta... Cómo hacerlo bien, padre, cómo. Le he mencionado y un par de lagrimas A qué venís, putas/ A qué venís han estado a punto de salir... Dicen los médicos que el cáncer mató a mi padre, pero fui yo. Supongo que el hombre me quería y mi actitud kamikaze -una vez en pleno brote le hablé a mi madre de que tal vez Dios... ya sabéis- y ella me dijo que no, que Dios no tenía nada que ver con aquello. ¿Entonces qué? Porque estaba asistiendo a MARAVILLAS, terribles, el infierno de los locos está personalizado, configurado a tu medida, es una perfecta obra de ingeniería psicótica que te regala tu cabeza como toque de atención. Que mi madre, tan beata, en otros tiempos no quisiera darme la explicación del origen divino de todas esas visiones y delirios que padecía, me empujó un poquito más a este lado de la muerte en la que habito, con total naturalidad, como inmortal que soy. Sonrío porque lo que iba a ser una nota (I) de suicidio sin entregar será posteada en Facebook con algún comentario que pretenderá ser ingenioso, pero que se quedará en la mierda. Contaré las visitas a mi blog y eso me empujará más al suicidio. Y tendré que escribir una nota (II) y (III) y (IIII) y (V). Que sepáis que me quiero suicidar y que por ello continuaré abriendo mi abdomen para que podáis ver que por dentro no me diferencio tanto de aquel cerdo que "maté" de pequeño, yo sostenía el cuchillo y el cerdo me miraba mientras abría más la herida del animal para que se desangrara. El animal me miraba con ojos de pavor-humano ¿Y sabéis qué? Ni me disgustó ni me gustó. Me dejó, su mirada humana, indiferente: ese tipo de cosas me dan ganas de suicidarme. Final de la nota de suicidio sin entregar (I).

Si has llegado hasta aquí, de NADA, cabrón. F for fake.

Fdo. La mosca en el ojo.

IndigoDolphins_73
Rango10 Nivel 45
hace 2 meses

Sin tregua @Nosebundo .
Me ha encantado ( y no te pongo caritas sonrientes y corazones porque soy, lo que llaman en mi tierra, un toxo)