rudaru
Rango11 Nivel 51 (6860 ptos) | Artista reconocido
#1

Solíamos llevar la cuenta de los días que pasaban en un viejo almanaque sobre la pared, hace ya un tiempo que dejamos de hacerlo, el único reloj que funcionaba, dejo de hacerlo. Esto puede frustrarte al comienzo, pero al cabo de un tiempo dejo de tener importancia, así que no sé cuánto llevo sin ver el sol, el mismo del que me escondía, buscado hasta la más mínima sombra para estar lejos de sus, a mi parecer dañinos rayos, no sé cuánto gastaba en bloqueadores, entre más alto fuera su factor mucho mejor. Como extraño el sol… todos aquellos rituales antes de salir ahora parece algo tan lejano, casi como algo que hubiera leído en una novela de la que apenas si recuerdo algo, tan solo está la certeza de que estuvo en mis manos nada más.

Hace alrededor de 1 mes Compartir:

0

2
#2

De muchas manera fui muy antisocial por llamarlo de alguna manera, siempre alejado de todo ser vivo, teniendo contacto con ellos solo como una obligación social, aquello que nos enseñan es lo correcto, saludar, sonreír aunque no entendieras el chiste que acaban de contarte, o te pareciera muy tonto, o peor ya lo hubieras escuchado cientos de veces, eso no importaba, debías sonreír, decir “eso fue genial” o cualquier otra frase de cajón que se te ocurriera en el momento, mantener la máscara, aquella fachada que todos llevamos a diario, con aquella que con éxito nos mezclamos entre el mar de personas que nos rodean. Desde que estamos aquí abajo ya nada de eso importa, no hay nadie en frente de quien deba fingir, ya no más, ahora puedo ser yo mismo, solo importa el aquí y el ahora, o eso pensaba, la verdad ya no estoy tan seguro.

Hace alrededor de 1 mes

1

2
Hiarbas
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 1 mes

Interesante inicio, invita a seguir leyendo, espero la continuación


#3

La triste realidad…
Me imagino, muy a menudo como seria, que toda la gente del planeta desapareciera, una pandemia, una guerra, una invasión zombi, eliminara la vida sobre el planeta dejándola desolada, como sería caminar por un mundo así, no más máscaras, no más fingir, no más hablar, no importaría nada ni nadie, tan solo yo, podría ir a donde quisiera hacer lo que sea y nadie me estorbaría, preguntando como estoy, que tal tu día, viste el partido de anoche pues creer ese resultado. Yo haría las reglas, las mías. siempre que quiero ver algo que me llama la atención tengo que lidiar con aquel vendedor que me habla como si fuera mi amigo, como odio eso, me hierve la sangre, aquella falsa formalidad porque solo ven en ti un comprador, una víctima para continuar en sus puestos cumpliendo sus metas de ventas que sus jefes les han impuesto, porque no esperar a un distancia prudente, ¿es tan difícil? Solo esperar, esperar, si yo decido llamarlo para que me aclare alguna duda, pero llegan con sus camisas planchadas, las placas con su nombre las que acomodan mientras se te acercan y sus sonrisas falsas, estúpida sonrisa “buenos días señor, ¿le interesa el portátil” mi único pensamiento es claro idiota, si lo estoy viendo es porque me interesa, acaso eres retrasado. pero si algo aprendes es que nada es como quieres, la vida no te da lo que te hace feliz, ojala fuera tan sencillo.

Hace alrededor de 1 mes

0

0