marmuzz
Rango7 Nivel 33 (2062 ptos) | Autor novel
#1

Cuando era una niña, a casi nada le tenía miedo, porque crecí con mis dos hermanos hombres que son Gerardo que tiene 16, Luis que tiene 14 y yo, hoy tengo 13, así que al crecer juntándome con ellos, le perdí el miedo uy! a todo, aprendí a ver la vida más como varoncito que como niña, no entendía las delicadezas de irme convirtiendo en una “mujercita” como decía mi Mamá, yo jugaba y hacia las mismas cosas que Gerardo y Luis, hasta en el barrio me decían Gerardilla, nadie sabía cómo me llamaba, solo me conocían así, como “la hermanita de Gerardo” el más tremendo de la cuadra; pero mis hermanas mayores, ellas, uy! no, eran bien serias casi nunca hablaban y si hablaban solo era para regañarme, no me dejaban salir y querían obligarme a usar vestidos, pff no, nunca, pero como yo era bien lista me les escapaba y ni cuenta se daban, Teresa la mayor, era la más sería, ella tenía los ojos como hundidos si la veías fijamente parecía que un gran agujero se abría enfrente de ti, uy! no daba miedo, era inexpresiva, nunca sonreía y parecía que todo el tiempo estaba triste o enojada, no sé, pero....

Hace alrededor de 2 meses Compartir:

0

3
#2

pero Gerardo me decía que no siempre fue así, que todo cambio a las 13 años, “la edad maldita de las hijas de Atanacio”, o por lo menos eso era lo que la gente decía en el pueblo, Teresa al otro día de sus 13 años, sufrió una especie de ataque, nadie entendía que le pasaba solo ese día después de su cumpleaños número 13 me cuenta Gerardo que mi Papá la encontró llorando y pegándose en la cabeza contra la pared y arañando la pared y gritaba déjame, déjame, vete, vete y gritaba aaa aaa aaa, mi Mamá nos dijo que se le había metido el diablo, cuando Gerardo me conto eso, después me dijo, ay Alba y pensar que casi cumples 13, porque a Gloria le paso lo mismo, me dio una palmada y se salió, me dejo pensando y lo confieso, eso me asusto; y Teresa desde ese día parece que se hubiera quedado muda, casi no habla, solo dice –sí-, -no- y cuando me regaña y siempre anda caminando con la cabeza agachada como si buscara algo en el piso, yo pienso que es porque ni ella sabe que le paso y si lo sabe no habla para no contarlo.
Cuando Gloria, mi segunda hermana cumplió los 12 años, era tremenda me acuerdo de ella que se veía rete bonita cuando se pintaba los ojos y los labios eso si a escondidas de mi Mamá, de mi Papá y de Teresa que para entonces ya andaba así toda ida, era bien diferente a Teresa sus ojos son claros y siempre olía a flores le encantaba dejarse su largo cabello castaño suelta y lo adornaba con flores del jardín de nuestra vecina Doña Remedios, pero de repente cuando cumplió los 13 años, al otro día que era domingo entre al cuarto y la quise levantar, Gloria, Gloria levántate, es domingo vamos a misa y luego a comer paletas si, si pero no me respondió y no se movió y desde ese día fue igual que Teresa, sombría como apagada, Gloria me caía muy bien porque le agarraba los tacones de domingo a mi Mamá uuy unos zapatos de terciopelo rojo bien bonitos y caminaba como toda una señora, ay eso era muy divertido.
Pero ya nunca volvió a ser así, ya no jugaba conmigo y solo me veía y lloraba yo le preguntaba que si le dolía algo, le llevaba flores de Doña Remedios y las tiraba, no entendía que le pasaba a mi pobre hermana y con ella eso de la maldición solo se hizo peor en el Pueblo, “la edad maldita de las hijas de Atanacio”, cuando el diablo las posee y les roba el espíritu, a mí eso me daba mucha tristeza , las chismosas del Pueblo decían, “claro ya le llego la edad de la maldición” pero ellos no saben lo triste que era ver que Gloria ya no se pintaba los ojos, ni los labios ni olía a flores ni se adornaba el cabello ya solo tenía una trenza larga y ya no cantaba.
Yo ya no quería ir a la escuela ni a ninguna parte porque todo lo que oia eran cosas feas de mis hermanas, ya no tenía amigos nadie se quería juntar conmigo Lili mi mejor amiga me dijo “Mis Papás ya no quieren que me junte contigo, porque ya tienes 11 años y cuando cumplas 13 se te va a meter el diablo y no debo estar cerca de ti” los únicos que aún me juntaban eran Chuyito y Camila, ellos me decían que nos dejarían de ser mis amigos aunque sus Papás se los ordenaran, mi maestra Rosita cuando Chuyito y Camila no iban a la escuela me invitaba a comer con ella, solo ella se acercaba a mí y yo era feliz porque era bien inteligente y siempre me contaba cuentos y un día que me armo de valor y le pregunte si ella también pensaba que mis hermanas tenían el diablo adentro y si a mí me pasaría lo mismo, pero ella me abrazo y me dijo – No Alba, a ti no tiene por qué pasarte nada y no creo que tus hermanas tengan el diablo en ellas- eso me dio uuuf alivio, porque mi maestra era muy muy lista y sabía mucho, así que yo le creía.
Un domingo que salimos de misa Teresa por accidente choco con un muchacho y se puso pero como loca, gritaba – no me toques, no me toques aléjate, vete, vete- y se aventó al piso y no dejaba que nadie la tocara, hasta que se calmó y mi Mamá la levanto del brazo, pero Teresa no dejaba de susurrar – vete, vete, vete- eso me dio miedo pero me dio mucha vergüenza, todos nos miraban muy feo y creo que seguían pensando que mis hermanas tenían al diablo.
Así fueron mis dos últimos años de primaria y cuando por fin salí y ya iba a la secundaria mis amigos Chuyito y Camila entraron también y ahí conocí a otros dos amigos Margarita y Daniel, éramos mejores amigos y ellos no me tenían miedo.
Pero a finales de ese año en diciembre cumpliría 13 y un día en la plaza Dani me pregunto –Alba, ¿no te da miedo cumplir 13? ¿Y si te pasa lo mismo que a tus hermanas? – claro que no Dani, yo tengo un plan cuando cumpla 13 esa noche no dormiré en mi casa, me saldré sin que nadie lo note y me quedare en el cuartito del rió, el que está abandonado, yo lo he limpiado y llevado algunas cosas para pasar ahí toda la noche y estaré despierta y así nada me pasara-

Hace alrededor de 2 meses

0

1
#3

-muy lista- dijeron los 3, pues nosotros pasaremos la noche contigo- dijo Margarita, así si te quieres dormir te despertamos-
Pasaron los meses y diciembre llego, 11 de diciembre, era miércoles, ese día me levante más temprano que nuca desayune y me fui a la escuela, ahí nos pusimos de acuerdo mis amigos y yo para vernos en el cuarto del río para pasar la noche y Dani me dijo que me tenía un regalo, yo estaba muy emocionada, me fui a casa, pero en cuanto llegue mi Mamá me hablo a su cuarto y me encerró y yo le preguntaba – Mamá porque me encierras aquí- y al pasar un rato y ver que no me abría empecé a llorar y a asustarme, porque no me decía nada y mis hermanos no venían a ayudarme, yo no escuchaba nada y por la ventana no se veía nadie no sabía que estaba pasando, trate de salir por la ventana pero no cupe y ahí me quede, después entendí que pasaba, -¡claro, es por mi bien, para que no me pase lo mismo que a mis hermanas!, creí que mi Mamá me estaba protegiendo, pero más tarde me daría cuenta que estaba muy equivocada; ya cuando se hizo de noche entro mi Mamá me dijo -ponte esto y quítate todo, hasta los calzones- y me dio un fondo de esos largo que ella usaba y yo le dije que no, porque hacia frió y entonces me empezó a quitar la ropa, pero yo no me dejaba y me la empezó a romper y hasta mi calzón me rompió, así que logro desnudarme y me dijo -pontelo- y me aventó el fondo a la cara.
Entonces empezó a llorar y yo no podía dejar de llorar tampoco, me vio fijamente y salió del cuarto dejándome encerrada otra vez, yo solo me acosté porque tenía hambre y mejor me quería dormir, pero al ratito se abrió la puerta y entro mi Papá y le dije que me sacara de aquí que mi Mamá me había tenido encerrada que yo entendía que tenía miedo que me pasara lo mismo que a mis hermanas pero eso no era justo, pero solo se quedó parado en la cabecera de la cama y cuando quise ir hacia la puerta me agarro bien fuerte de los brazos y me aventó a la cama, se me echo encima y me empezó a levantar el fondo y al oído me dijo –desde hoy vas a ser una mujer y solo vas a ser mi mujer-
Me quede helada, sentí tanto miedo como nunca en mi vida y él seguía subiendo sus manos por debajo de mi fondo, todo me daba vueltas, entonces lo entendí, era él, mi Papá era el diablo al que mis hermanas le tenían tanto miedo, yo no me podía mover, pero cuando me di cuenta que se estaba quitando los pantalones reaccione y le empecé a pegar – si peleas te va a doler más- me dijo, yo empecé a gritar como loca – Mamá, Teresa, Gerardo, Luis, Gloria, ayúdenme- pero nadie venia, entonces mis juntas con los niños me sirvieron, ellos me enseñaron a defenderme y a pelear y entones le di un rodillazo en sus partes y que me le suelto, corrí hacia la puerta pero estaba con candado y no veía la llave por ningún lado y que me vuelve a agarra mi Papá y me quiso aventar de nuevo a la cama y que le pico un ojo y de repente la puerta se abrió y que salgo corriendo, seguí corriendo y corriendo ya era muy tarde estaba muy oscuro pero yo solo corría, yo solo quería llegar al cuarto del rió con mi amigos y contarles que mi Papá era el diablo, pero no podía llegar el cuarto estaba muy lejos y yo iba descalza, hasta que vi a lo lejos que en el cuarto se veían unas lucecitas y pensé que eran las velas, por fin pude llegar y les empecé a contar a mis amigos todo muy rápido solo daba vueltas y hablaba y hablaba- mi papa es el diablo, lo que me hizo, no saben me pego, me aventó a la cama, me levanto el fondo pero mi mamá tuvo la culpa porque ella me…de pronto los vi y hablaban entre ellos –mejor vayámonos yo creo que ya no vino- dijo Dani, - sí, vayámonos dijeron Margarita, Chuyito y Camila, -me le puse enfrente a Dani,-pero estoy aquí. Dani mírame, mírame con esos ojitos claros tan bonitos- pero nada Daniel camino y me atravesó como si yo fuera de humo, les gritaba y les quise pegar pero no pude-¿Qué esta pasando, porque no me ven?- Y se fueron, entonces regrese corriendo de nuevo a mi casa, no entendía que pasaba y solo lloraba y corría, lloraba y seguía corriendo, después de todo lo que corrí llegue a mi casa y había mucha gente en la calle, por lo que entre por la puerta del jardín de Doña Remedios, mis hermanos y hermanas y mi Mamá lloraban y se abrazaban estaba hasta la policía y entre los policías estaba sentado mi Papá y algo les contaba y tampoco ahí nadie me veía, entonces vi algo, algo como un bulto tapado con una sábana y la quise mover pero no pude y entonces dos señores levantaron aquel bulto y la sabana se cayo y era yo, me vi ahí, era yo, como, como era posible, si yo estaba justo parada al lado, entonces sentí un dolor muy fuerte en la cabeza, me toque y tenía sangre, empecé a llorar, estaba muy asustada y me empezó a dar mucho frío y me gritaba a mí misma –Albita despierta, despierta-, mientras esos señores me llevaban a no sé dónde, no entendía que pasaba y decidí ir al cuarto que estaba abierto y con la luz prendida y cuando entre había un enorme charco de sangre en el piso junto a la cabecera de la cama y ahí mismo con sangre decía – TÚ ERES EL DIABLO- y entonces cuando mi pie toco la sangre recordé todo, la sangre si la pude sentir y entonces recordé cuando le pique el ojo a mi Papá el me jalo muy fuerte del cabello y me pegue en la cabecera que tiene unos pilares de madera en las esquinas me di un porrazo, que por cierto ni me dolía y caí al piso y antes de desmayarme escribí TU ERES EL DIABLO y entonces me empezó a dar mucho mucho frió, me acosté en aquel enorme charco de sangre y eso es todo lo que puedo recordar.

Hace alrededor de 2 meses

4

1
escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 1 mes

Wow que trauma acabo de coger jajaja, misterios, intriga, horror, dolor, fantasmas.... Muy muy increíble, de verdad. Único Consejo, una releída, hay alguna que otra falta de ortografía que restan encanto a algo tan bueno ☺☺☺☺☺☺ Me ha gustado muchísimo

marmuzz
Rango7 Nivel 33
hace alrededor de 1 mes

soy mala en ortografía aquí me ayudan con eso, no tengo problema en reconocérselo, si me las dices te los voy a agradecer :-)

escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 1 mes

uuy / con signos de exclamación y solo con una u.
solo me conocían así como/ realmente sería así: solo me conocían así, como
cambio a las 13 años/ los
gritaba aaa aaa aaa, /gritaba -¡Ah! ¡ah!,¡ah! -, (algo así sería)

Son algunos de los errores que he visto tras echar un nuevo breve vistazo, lo que si me he dado cuenta es que casi no usas puntos, y usas mucho las comas, en vez de los puntos, (algo yo también tengo cierta tendencia ha hacer cuando estoy muy inspirada. Comienzo a escribir sin parar, por lo que no me veo con la capacidad de marcar te todos los puntos, ya que para mí son un poco subjetivos jajajaja); pero la idea es que cada que cambies de tema o idea, coloques un punto. Espero que esto te sirva de algo 🙈🙈🙈 Nos seguiremos viendo

marmuzz
Rango7 Nivel 33
hace 3 días

ya corregí, muchas gracias, llevo desde secundaria peleando con los puntos, gracias por leer