Lugami
Rango3 Nivel 10 (82 ptos) | Cuentacuentos freelance
#1
    Partes:
  • #2

Mi vida era como la de cualquier otra persona, trabajaba mayormente de noche administrando un Table Dance junto con mi hermana, nos habíamos convertido en las dueñas algunos años atras, tras la muerte de la dueña anterior. Desde entonces mi herma y yo lo habíamos administrado tratando de mejorar las condiciones laborales del lugar y evitando que las chicas pasaran algunos malos ratos como los que sufrimos nosotras cuando trabajábamos ahí, generalmente eran del tipo hombres borrachos que por dar una propina buena se sentían con el derecho de hacer lo que quisieran con las chicas.

Generalmente era desgastaste trabajar con ese tipo de personas pero llevadero, algo muy diferente eran los cerdos policías que nos arribaban cada noche para su respectivo pago y protección. La vida podía ser un asco aveces y lo único que se podía hacer era tratar de sobrellevar las cosas y salir bien libradas.

Mi hermana y yo estábamos acostumbradas a ser sobrevivientes, ¿pero hasta que punto podíamos sobrevivir ante una oleada de zombies ? bueno estábamos a punto de averiguarlo.

Hace 2 meses Compartir:

0

2
#2

Dia a Dia
By Lorelie

Eran las 10 de la mañana de un viernes, Irene mi hermana se encargaba de realizar el check list de las cosas necesarias para la operación diaria del Table Dance, revisábamos que no faltara bebida mayormente, ella era excelente administrando los inventarios mientras yo era mejor con las personas, me encargaba de las chicas, seleccionar vestuarios, revisar rutinas, coordinar eventos especiales, etc.

Las dos habíamos encontrado la manera mas eficiente de hacer funcionar el lugar, de tal manera que de ser un tumulto de mala muerte paso a ser uno de los lugares mas reconocidos y solicitados para reuniones de negocios, cumpleaños y despedidas de solteros. Contábamos con las chicas mas hermosas y despampanantes de la ciudad.

El dia de hoy estábamos cerrados al publico debido a la alta demanda de eventos privados, el cumpleaños de un chico rico de la ciudad, una junta de inversionistas foráneos y dos despedidas de solteros, estábamos a tope de trabajo y la mitad de nuestro personal no se había reportado en las instalaciones ni por teléfono, estaba empezando a preocuparme.

-Estas segura que Candy y Rubi no han llamado para nada- pregunte preocupada
Me brindo una mirada fría y despreocupada -¿Has oído sonar el teléfono acaso?-
-No- respondi secamente
-Entonces tienes tu respuesta-

Siguió contando botellas del otro lado del bar

-Si ellas no vienen no tendremos personal suficiente para los eventos, apenas ha llegado Kassandra y Topacio- suspire -ademas Candy y Rubí son las preferidas de todos y las que tienen mejor repertorio- hice una mueca de exasperación

Irene se encogió de hombros -tal vez debamos volver al ruedo- rió
Me encogí de hombros -supongo que no habrá otra opción- estaba desilusionada pero tenia que salvar la noche -¿traje de novia o de policía?-
Lo penso durante un segundo -te va mejor el de novia, el blanco hace resaltar tus ojos azules y cabello negro-
-Entonces tu tendrás el de policía, los alistare-

Prepare los trajes con los accesorios necesarios, Yuridia y Yoseline se nos unieron en el vestidor, Irene se vistió rápidamente para continuar preparando todo lo de la apertura del local, a ella no le preocupaba volver a subir al escenario yo en cambio detestaba estar ahí, pero todo sea por mantener a flote el negocio.

Las otras 4 chicas se alistaron rápidamente para cubrir todos los eventos.

-Bueno niñas los clientes están por llegar, Yuridia como el barman no se presento el dia de hoy tomaras su lugar-
Llevo su mano a la altura de su frente y la alejo lentamente -Claro, sin problema capitán-
-Yoselin tu estarás con los invitados del cumpleaños-
-Topacio y Kassandra con las despedidas de solteros, ¿vale?-
-Irene y yo atenderemos la convención de negocios-

Las risas de las chicas se escucharon al unisono
-si bueno son clientes distinguidos recuerden que gracias a ellos comemos-
Topacio rodo los ojos -son cerdos que finjen trabajar mientras miran culos-
Yuridia la miro desaprobatoriamente -cierra la boca topacio, si no te gusta que te miren el culo vete a buscar otro trabajo-
-no, pero si yo jamas he dicho que no me gusta que me vean el culo- palmeo sonoramente su trasero -este culo es digno de admiración, seria un pecado dejarlo escondido al mundo-

Rode los ojos fastidiada de las mismas peleas -basta chicas las puertas están por abrirse- dije mientras intentaba parar una pelea mas. Las chicas solían pelear continuamente por nimiedades.

Los clientes comenzaron a llegar Irene apoyaba a Yuridia mientras repartida bebidas de cortesia a los clientes, yo me encargaba de entretener a los empresarios con un sutil baile en el tubo meneando la cola de mi vestido de novia y corset tan apretado que casi podía ahogarme con mi propio pecho.

La puerta se abrió dejando colarse a dos cerdos vestidos de policías, Jack era un cliente frecuente obsesionado con mi hermana, a ella no parecía disgustarle y solía darle lo que el pedía, me molestaba eso pero no podía negar que nos daba una gran ventaja tener a un policía de nuestra parte.

-Hola Jack- salude inaudiblemente desde el escenario-

Generalmente el solía ignorarme y ponía toda su atención en Irene

Meneo las esposas en su dedo -lo mismo de siempre preciosa-
Irene tomo las esposas y lo dirigió al cuarto rojo, cuarto especial para los privados de nuestroa clientes VIP -sígueme lindura-
Con señas indico a su compañero que no perdiera de vista el lugar -Quédate vigilando la entrada-
-si señor-

Rode los ojos, a ese hombre debe gustarle mucho el servicio, observe al policía de la puerta, debía ser una nueva adquisición del departamento, era callado y tímido justo como le gustaban a Yuridia quien estaba comiéndoselo con la mirada

Baje del escenario para que los meseros sirvieran los aperitivos, otra de las chicas continuo con el show, estaba cansada, me dirigí a la barra a pedir un trago
-Sera una larga noche-