Anthe
Rango8 Nivel 39 (3080 ptos) | Poeta maldito
#1

— ¿Entonces? — me preguntó arqueando sus pobladas cejas, frunciendo su boca y cruzando sus brazos — ¿Algún día vas a escribir tu novela?

Suspiré, me tiré sobre el piso con los brazos abiertos, como una estrella de mar a la deriva.

— Siempre tienes una excusa para no poner tu culo en la silla y comenzar a escribir, — sentenció enojada replicando mi gesto de tirarse sobre el blanco piso.

— ¿En serio crees que no lo he intentado? — devolví comenzando a enfadarme — tengo muchos proyectos, muchas ideas, muchos personajes...

— Mentirosa — replicó con voz serena — a veces replicas cosas que te gustaría escribir en tu mente, las dejas en eterno reposo hasta que las olvidas.

No pude decirle nada frente a ese reclamo.

— Incluso te pasó ahora, Tenías toda una idea sobre un dialogo entre nosotras y lo has olvidado por completo.
— Tenía que ir por mis pastillas.
— Cierto... las pastillas que te quitan las ganas de morir.
— No creo que funcionen así precisamente
— ¿Estás huyendo de algo al tomarlas?
— No lo sé. Ha veces siento que he estado escapando toda mi vida...

Hace 2 meses Compartir:

4

7
Don_Diego
Rango13 Nivel 60
hace 2 meses

Me gusto mucho en inicio, ya después se fue torciendo la cosa (e_e). El típico problema existencial de mujer...

Anthe
Rango8 Nivel 39
hace 2 meses

@Don_Diego Gracias por pasarte :) pero aún me falta un voto para seguirla xD

enamoradadelaluna
Rango12 Nivel 59
hace 2 meses

@Anthe ha vuelto!!! O... Yo he vuelto a entrar a SB, no lo sé. Siempre un gusto verte por aquí!!!

Anthe
Rango8 Nivel 39
hace 2 meses

@enamoradadelaluna Sí he vuelto porque terminé la universidad y estoy desempleada xD. También es un gusto verte :)


#2

— Volviste. — comentó sentándose con las piernas cruzadas como india. Tomé su misma postura mirándola a los ojos castaños.

— No me he odiado toda la vida. — quise defenderme por alguna extraña razón, pero no pude sostener la mirada.

— Es probable, no conozco bebés que se detesten. — respondió seriamente.

— ¿Crees que alguna vez podremos no odiarnos?

— Se supone que estás en terapia para que eso suceda.

— Sí, pero siento que no funciona. Siento que solo voy para convencerme que puedo salir de esta mierda. Qué algún día seré una persona normal y no querré morir con cada paso que dé. Qué los días serán más bonitos y no tendré que estar a patadas obligándome a sentirme positiva. Qué finalmente miraré a mamá a la cara y le diré que la quiero sin sentir que estoy mintiendo.

— O tal vez eres una persona normal y la vida siempre ha sido una mierda. Todos tenemos nuestros problemas y tú eres demasiado débil como para enfrentarlos como debes.

— Eso fue cruel.

— Mamá siempre lo ha sido.

Rodé los ojos y volví a arrojarme sobre el suelo. Ella se aproximó solo un poco para mirarme y continuar repitiendo las palabras de mamá.

— Te odio.

— Lo sé.

— Calla.

— No puedo.

#3

— La desolación no es absoluta. Nunca es como te lo cuentan los escritos, no es un lugar sin nadie, oscuro, vació y eterno.
La desolación no es absoluta. Al contrario, tiene ruido, olor, golpes, gritos, arañazos y patadas. El dolor se extiende por todos los lados y a veces la única manera de arrancarlo, es seguir hiriéndote hasta que no puedes tocar nada sin sentirlo en tu piel. — hablé mirando el enorme blanco que se extendía en frente de mis ojos

La muchacha me miró desde el suelo. El cabello suelto se extendía por todo el piso (también blanco de la habitación). Frunció el ceño y siguió en silencio.

— ¿No te cansas de tanta mierda?— pregunté mirándola desde arriba.
— No. A veces siento que he vivido toda la vida de esta manera. Odiando, odiándome, odiándote.

No era la primera vez que decía esas palabras. Sin embargo, ahora lo decía sin llorar, sin gritar, sin golpear. Ella estaba en el suelo con los brazos extendidos y podía sentir como se dejaba arrastrar por el dolor.

— ¿No crees que ha durado mucho el efecto de las pastillas esta vez?— preguntó volviendo a cerrar sus ojos castaños.
— Quizás. A veces siento que este dialogo es lo único real que existe. Otras veces siento que es son simples desvarío mientras espero mejorar...
— ¿Qué pasa si no estamos locas?— sentenció de súbito.— ¿Qué pasa si tanto dolor es normal y nosotras somos las débiles? ¿Qué pasa si todos estos pensamientos son así y nos sabemos como enfrentarlo? ¿Qué pasa si realmente somos demasiado lloronas y por eso siempre acabamos repitiendo estas preguntas?
—La desolación nunca es absoluta— sentencié— hemos sido felices, libres y risueñas en algunos parajes de nuestra existencia.
—¿Eso no hace la depresión más inútil, más lejana... más irreal?
—No... ¿Sabes? a veces pienso que la hace peor.

Hace alrededor de 1 mes

0

1