ByFernanz
Rango6 Nivel 28 (1168 ptos) | Novelista en prácticas
#1
    Partes:
  • #2

Mira, no quiero entrar en detalles, pero en serio, no me aguanté.

Su nombre ni lo recuerdo, la verdad es que no me interesaba. Estábamos los dos en el mismo lugar comprando algo para pasar la noche. Jamás pensé que esa persona a mi lado sería capaz de tal cosa.

Era un puesto de ramen, de los que tantos hay en Japón. Pedí lo de siempre, lo que siempre pido, lo único que cocinan en ese sitio, ramen, mi cena preferida y la única que podía comprarme. Había sido un día estrepitoso, mi mujer había llamado, solo llama para fastidiarme para la manutención, a sabiendas que yo sigo en paro, qué ridículo ¿no? El dinero que gano en la calle trabajando como constructor no dan ni para el pago del alquiler. A base de ramen y una botella de ron soporto cada día. El hombre a mi lado seguía pidiendo insistentemente al cocinero un plato de arroz. Es un extranjero medio idiota, incapaz de darle algunos dólares a un traductor. Me hice el desentendido, ya tenía yo suficiente con mi vida...

Hace alrededor de 2 meses Compartir:

0

4
#2

Obviamente si seguía hablándole en inglés no lo entendería. Entonces, me tocó el hombro, me decía que le dijera al cocinero, que le dijera lo que él quería. Sentí un fuego que quemaba mi estómago.Levanté mi cabeza y le dije forzosamente en calma, en la lengua de los idiotas: "this is a noodle stand". Dijo que no, que había visto a alguien salir con un plato de arroz del negocio. Levanté los hombros, le di la espalda, y continué comiendo mis fideos. El hombre me tomó por los hombros, me forzó a girarme, me miró fijamente al rostro, y me gritó: "¡Dile que me de un plato de arroz!". Al darme la vuelta a la fuerza volqué mi tazón, mi cena, lo único que me quedaba antes del siguiente trabajo, que sería dentro de tres días. ¿Cómo es que existe gente así, tan inconsciente? Bestias, animales son, que se creen que uno está para limpiarle los zapatos solo porque tienen la cartera llena. Yo no me aguanté. Agarré el tazón, lo destrocé contra una de las esquinas de la mesa, y con el pedazo que tenía en la mano le corté la garganta. Le di una patada en el pecho, el hombre cayó al suelo, y entre fideos y sangre, volví a sentarme, pedí disculpas por el escándalo al dueño, que estaba congelado, pero cuando le hablé corrió a la cocina y me ragaló un nuevo tazón de ramen. Seguí comiendo, pensando en qué haría al siguiente día para ganarme la vida.

FIN

Hace alrededor de 2 meses

1

2
escritoraatiempoparcial
Rango11 Nivel 52
hace alrededor de 1 mes

Jajajajja claro que sí joder, yo también me podría así, si me tirasen mi comida, y más si es ramen =)