Gabby16_Q
Rango2 Nivel 9 (69 ptos) | Copista no remunerado
#1

Durante mi infancia tenía muchas muñecas, algunas estaban hechas con telas, otras eran de plástico compradas en jugueterías pero solo una era de porcelana.
La muñequita tenía un lindo vestido blanco con encaje, con un cinta formando un lazo sobre su lindo cabello castaño, sus zapatos eran negros y parecían brillar, también tenía una linda sonrisa en sus labios rosados, pero aún con todo eso lo que más llamaba la atención eran sus ojos, de un color azul que podía parecer agua de un lago.
En muchas películas de terror se veían muñecas como esa, no respecto al material con el que estaba hecha la muñeca sino en la manera en que se veían sus ojos, te hacían preguntar si en realidad te podía ver.
Fue esa causa la que me llevó a decirle a mi madre que ya no quería tener esa muñeca, que durante la noche tenía pesadillas y el verla sentada en mi escritorio solo me asustaba; mi madre estuvo de acuerdo en regalar a la muñeca pero aún cuando ya lo había hecho seguía teniendo pesadillas, esta vez con la muñeca como protagonista.

Hace 3 días Compartir:

1

3
Flaneta
Rango11 Nivel 52
hace 3 días

Por ahora la historia me ha resultado tan terrorífica como cómica. Lo cual es de agradecer. Si al lector le apetece reír, bian; por contra, si le apetece cagarse de miedo, pues se va uno al baño y en paz. A gusto del consumidor.