lesvenezuela
Rango10 Nivel 48 (5581 ptos) | Fichaje editorial
#1

Hacerla sentir mujer era mi deseo.

Hace 2 meses Compartir:

2

8
Flaneta
Rango12 Nivel 56
hace 2 meses

Ajolá algún día encuentre a su media ostra.


#2

La vida no ha sido fácil con mi familia, mis padres no han podido darme ciertos gustos. Tampoco he contado con buen dinero para darme esos gustos, entre los cuales es tener una casa propia, un coche, esos privilegios materiales para la mejor subsistencia de la vida cotidiana, vivo alquilada pero aún así el pan jamás me falta. Los fines de semana trabajo en un restauran, ubicado en una playa bastante cerca de la capital, con frecuencia suelo aprovechar mis tiempos libres para ir a descansar, pues por fortuna vivimos en un país donde contamos con un clima propicio para disfrutar del mar y del sol casi todo el año.

De lunes a viernes tengo mis labores en la oficina, trabajó como facilitadora, en una empresa de telecomunicaciones, realizando cursos laborables para personas que están optando por un puesto en la empresa.
La dueña del restaurante haría un viaje y me dejo a cargo, como no me gusta estar completamente sola, invité a una amiga de la oficina a que me acompañara, era viernes y hasta el lunes no retornaríamos a nuestras respectivas labores, por supuesto ella estuvo encantada y aceptó.

Continuará...

Hace alrededor de 2 meses

4

4
Flaneta
Rango12 Nivel 56
hace alrededor de 2 meses

Tan verdadero que parece mentira. Mola!


#3

Ya en camino al restaurante, charlámos de todo un poco, pero nos detuvimos en un
tema que para mi resultaba inquietante: "lo difícil que es entablar una relación con un hombre", pensando que entre mujeres no resultaba tan complicado. Ya en el lugar, le dije que podía usar la habitación de descanso para el personal para que se pusiera cómoda y que yo mientras iba a preparar algo de comer pues la señora Robinson había dejado de todo en el refrigerador. Cuando Alexandra bajó, traía puesto un traje de baño de dos piezas y me dijo que desde la ventana de la habitación había visto la playa y le provocó aprovecharla. Nos dispusimos a comer unos quesos, jamón, aceitunas y galletas que había preparado, Alexandra servía vino.
Mientras comíamos volvimos a charlar de lo no fácil que es relacionarse con un hombre, que a veces daba la impresión que no podíamos estar de acuerdo en determinadas cosas, en cambio entre mujeres nos entendíamos mucho mejor. Al terminar nos fuimos a bañar.

Alexandra se había quedado pensando y supuse que era de lo que hablabamos. De pronto la conversación se torno un poco más intima y me comenta lo que le gustaba a su novio, por ejemplo que se depilara todo el vello púbico, me dice - ¿Quieres ver como se ve?-, al
escucharla decir esto, me sentí sorprendida pero a la vez y ¡tal vez! apoyada por el vino, me sentí nerviosa y excitada, así que le dije -bueno-.

Continuará...

Hace alrededor de 2 meses

3

2
Flaneta
Rango12 Nivel 56
hace alrededor de 2 meses

Se cortó en lo más interesante.


#4

Ya en camino al restaurante, charlámos de todo un poco, pero nos detuvimos en un
tema que para mi resultaba inquietante: "lo difícil que es entablar una relación con un hombre", pensando que entre mujeres no resultaba tan complicado. Ya en el lugar, le dije que podía usar la habitación de descanso para el personal para que se pusiera cómoda y que yo mientras iba a preparar algo de comer pues la señora Robinson había dejado de todo en el refrigerador. Cuando Alexandra bajó, traía puesto un traje de baño de dos piezas y me dijo que desde la ventana de la habitación había visto la playa y le provocó aprovecharla. Nos dispusimos a comer unos quesos, jamón, aceitunas y galletas que había preparado, Alexandra servía vino.
Mientras comíamos volvimos a charlar de lo no fácil que es relacionarse con un hombre, que a veces daba la impresión que no podíamos estar de acuerdo en determinadas cosas, en cambio entre mujeres nos entendíamos mucho mejor. Al terminar nos fuimos a bañar.

Alexandra se había quedado pensando y supuse que era de lo que hablabamos. De pronto la conversación se torno un poco más intima y me comenta lo que le gustaba a su novio, por ejemplo que se depilara todo el vello púbico, me dice - ¿Quieres ver como se ve?-, al
escucharla decir esto, me sentí sorprendida pero a la vez y ¡tal vez! apoyada por el vino, me sentí nerviosa y excitada, así que le dije -bueno-.

Continuará...

Hace alrededor de 2 meses

0

1
#5

Ya para entonces nuestras bocas se unían en un profundo beso, suave, cálido y a la vez, algo salvaje, lleno de deseo. En nuestra conversación previa, ambas habíamos confesado que no teníamos experiencia con alguien de nuestro mismo sexo pero eso no importó. Sobre
la arena, rozamos nuestros cuerpos, haciendo que nuestros pechos se juntaran y que los pezones, se pusieran mucho más duros, dejé su boca y su cuello, y me dirigí a su pezón, que estaba duro, ¡hermoso en
todo su !, no podía dejar de succionarlo, de hacerlo mío, yo quería para mi todo su cuerpo que como regalo del cielo ha caído en mi haciéndome llegar al éxtasis de placer.

Con mi lengua fui recorriendo todo su cuerpo, hasta llegar a su sexo, que lloraba, me imploraba placer. Sentí su aroma, ese olor característico que más que rechazarlo, atrae como las abejas al panal, sus labios y su
clítoris estaban hinchados y cuando sintieron mi lengua, hicieron que ella diera un salto y diera un grito de placer, -¡ahhhhh!. Comenzó a moverse y me decía - ¡Por favor no pares, no pareeeeeeeeesssssss, que voy a llegar! Al verla y escuchar la manera en la que estaba
reaccionando, me esforcé para darle más velocidad a mi lengua, quería que obtuviera un orgasmo, sobre todo que acabara en mi boca para tragarme todo su placer. Hacerla sentir mujer era mi deseo.

Continuará...

Hace alrededor de 2 meses

2

2
Flaneta
Rango12 Nivel 56
hace alrededor de 2 meses

Interesante. Y todo esto sucedió en playa.


#6

En un momento dado, ella aún con su respiración elevada, su cuerpo empapado de sudor me dijo que pusiera mi sexo en su boca, ¡lo que me pareció una magnifica y estupenda idea! Quería, anhelaba, deseaba que su lengua acariciara mi
entre pierna para también disfrutar de sus masajes y movimientos, lo que me hizo estar aún más cerca del orgasmo.
Estando así disfrutando de nuestras respectivas lenguas, nuestros respectivos cuerpos, nuestro mutuo placer, no tardo mucho en que llegaran nuestros fluidos, y las dos, juntas explotamos de una manera espectacular. Mi cuerpo temblaba, sentía que no podía más y aún así la necesidad de ella, de seguir sintiendo esta sensación, está excitación, seguía lamiendo, chupando, succionando su clítoris, ella se entretenía con el mío de igual manera y fueron uno tras otros nuestros respectivos orgasmos, hasta
dejarnos sin aliento.

Cansada pero contenta, metí mi lengua en su trasero, el cual lamí, una y otra vez le otorgue el tan alabado beso negro hasta dejar muy mojada la entrada, luego introduje un dedo, lo que la hizo gritar de placer. Después al ver que no me rechazaba metí otro dedo y otro, parecía que se los iba a tragar, no tardó en llegar al clímax otra vez.

Continuará...

Hace alrededor de 2 meses

1

1
Flaneta
Rango12 Nivel 56
hace alrededor de 2 meses

-jejeje-

Un dilema. Imagine:

Se encuentra en una fiesta privada. Toman cubatas, bailan y todo eso. Se apaga la luz. En de repente, siente una lengua en el sexo que le hace entonar la uhhh. ¿Encendería la luz para saber si es una fémina o un chico?


#7

Alexandra quiso darme el mismo placer que ella estaba sintiendo, así que me pidió que me corriera hacía ella y me colocara en una posición cómoda para ambas luego metió dos dedos en mi vagina que ya se encontraba caliente y muy húmeda; con la otra mano
introdujo un dedo por mi ano, ¡Que sensación más increíble! aunque también dolorosa, no sabía que disfrutaba más, si como ella movía sus dedos
en mi sexo, o su dedo dentro de mi anillo. No pude más y llegue al clímax una vez más.
Entre gemidos, el orgasmo, nuestros cuerpos respondiendo a una química perfecta, como si de un baile se tratara, sentía que mi mundo, el ahora, mi pasado y quizás mi futuro darían un vuelco de más de 180 grados. Ya sin poder más, y extenuadas, nos dimos un abrazo y sonreímos, con la promesa de repetir esta sesión tan excitante.

El resto del fin de semana, la pasamos acariciandonos y descansando, planeando cuándo y cómo sería nuestra otra oportunidad, y así al final
del día domingo, retornamos a nuestras respectivas casas en la ciudad, nos despedimos con un beso profundo. Al día siguiente, en la oficina, al verla en su cubículo, mi imaginación voló y la recordé con su cuerpo desnudo recostada a mi lado, y sentí como mis pantys se
humedecían. Fui al tocador de damas, y al poco rato, ella se apareció, como estábamos solas, nos besamos, y comenzamos a tocarnos, y fue
tanto nuestro deseo que no tardamos en darnos placer y llegar a ese deseado pero tan sabroso orgasmo, luego nos limpiamos, arreglamos nuestras ropas, cabellos y salimos una a una como si nada hubiese pasado. Esto que hicimos en el baño, con riesgo a ser descubiertas, nos causó tal excitación, que las veces que podemos lo repetimos y por supuesto que nos hemos seguido viendo en la intimidad
de nuestros hogares.

...FIN...

Hace alrededor de 2 meses

0

0