Alpaviese
Rango5 Nivel 20 (451 ptos) | Escritor en ciernes
#1

Una noche de sueños intranquilos, mis facciones removiéndose a cada minuto: la nariz retorcida, un ojo más alto que otro, la ceja izquierda arqueada y dispuesta para atacar. Creo que soñamos para ordenar la memoria -con una bala me basta-, creo que soñamos para practicar lo que está por venir en la vigilia. Apoyo el cañón del .38 en mi sien, aprieto el gatillo, el disparo del TODO o NADA... y pierdo otra vez y es turno de mi rival. Sé cosas teóricas sobre cómo pegarse un tiro -con una bala- y GANAR: sé (ésto lo aprendí leyendo un manual clandestino para suicidarse con éxito) que el mejor sitio para apoyar el cañón de tu calibre .38 es el cielo de la boca, el paladar es una vía segura hasta el cerebro. Sé que es mejor rellenar los orificios (orejas, nariz, etc...) con algodón para que los gases del disparo no escapen por ellos y destruyan más masa encefálica, pero el organizador del evento parece que no nos ha dejado jugar para perder.

No debí ver 'El cazador' cuando era crío.

Y no se trata, el lugar, de un antro vietnamita. Hay suficiente luz para ver la mesa, las sillas y el calibre .38

Hace 4 meses Compartir:

4

4
Flaneta
Rango12 Nivel 58
hace 4 meses

Bian! Su masa encefálica de momento parece funcionar.

IndigoDolphins_73
Rango12 Nivel 56
hace 4 meses

"...lo aprendí leyendo un manual clandestino para suicidarse con éxito" Jajajaja
Conozco un tipo que intentó hacerlo, no con una .38, fue con una escopeta de caza. Al parecer se le movió y acabó con un agujero en la mandíbula. Bueno, es una historia que en realidad me contaron. Nunca me atreví a preguntarle, es un tío bastante mayor.