Regalado_73
Rango3 Nivel 11 (120 ptos) | Cuentacuentos freelance
#1
    Partes:
  • #2

Golpe tras golpe... Ella seguia en deseperacion tratando de abrir la maldita puerta que se quedo atascada. Me habia cansado desde hace ya media hora el repetirle que se calmara y se centara, ella solo me ignoro y siguió forzando la puerta para abrirla y golpearla inútilmente.

- ammm... Amiga... ¿alicia?, ¿ese es tu nombre verdad?
Ella desde hace casi 5 minutos que dejo de golpear la puerta en una aparente rendicion y resultado de cansancio, mantenia su cabeza apoyada sobre la puerta de madera que se habia atasacado ya desde casi 1 hora. Ella no me dirigia ni una sola palabra de desde que paso este incidente. Replique de nuevo.

- alicia?, por favor sientate aqui y calmate...

Extendi mi brazo y mi mano para señalarle el asiento que estaba a un lado mio en la barra del bar. No se por que no me calle mi boca y me encerre en mis pensamientos, por algun impulso solte la siguiente propuesta.

- Ten, no e tomado ni un sorbo de este cafe te lo doy pero sientate y relajate.

Hace 3 días Compartir:

0

2
#2

Es ese tipo de comentarios que aunque no sean negativos, te sientes como un pendejo al decirlos.

- te ofrezco algo mejor señor exigente... Quizas el tomar esa jarra de cafe y estampartela en tu puta cabeza no te oiría mas, asi quizas me sentiría mas tranquila.

No sabia que pensar exactamente, solo reforzaba mas mi sentimiento de estupodez, Ella seguia con su cabeza apoyada a la puerta. entonces me calle y me mantuve en silencio. Después de 10 minutos ella siguio pateando la puerta sin resultado alguno mas que, un dolor de pierna que le hizo caerse al suelo.

-¡Puta madre!

Yo fui rapido a ayudarla y la sente en una silla.

- ¿¡estas bien!?

- Claro que no imbecil, me duele horrible mi pierna.

Me puse muy nervioso al no saber que hacer, todo mundo que etsaba acompañandonos poco antes que se atascara esta puerta salio como zombies afuera, una enorme luz destellante de una especie de nave no me dejaba admirar que era exactamente, todo mundo salio en fila hacia esa luz. Las ventanas de vidrio se habian echo irrumpibles, alicia lanzo una silla de metal y varias botellas a las ventanas y nada paso, ni un rasgullo les hizo, la puerta trasera quedo atascada igual a la de la entrada. Corri a la cocina y busque algo que pudiera ayudar, encontré un botiquin de primeros auxilios, pero tenia candado, asi que no habia manera de abrirlo no encontraba las llaves para abrir el candado o algo que me ayudara a quitarselo. Corri con Alicia a pedirle las llaves para abrir el candado y ella solamente soltó una risa y dijo :

- que puta suerte, el gordo de mierda de mi jefe siempre se las guarda esas llave en su llavero, ese gordo siempre quizo sentirse la mayor autoridad aqui, pero el muy hijo de puta no aguanto ni 5 minutos cuando me cogio. ¡Espero que en este momento estes muerto!

Después de oir eso sinceramente no sabia tampoco que decir, mis pensamientos estaban en allar soluciones a estos problemas, ella intentaba caminar pero el dolor de su pie era intenso, gritaba maldiciones e insultos a mi de una forma aberrante, entonces tome el botiquin y lo estampe como si mi vida dependiera de que esa putada se abriera, una y otra vez lo estampaba hasta que por fin se abrio, pero en su interior no habia contenido medicinal, habia... ¿droga?
Adentro del botiquin habia una bolsa de cocaina, la bolsa era algo pesada, y heroina y unas jeringas. Confundido y sorprendido tome el contenido y se lo mostre a Alicia y ella solo se limito a mirarlo y mirarme a los hojos y decir:

- Excelente...

2 horas después.

Mi mano estaba sobre su espalda desnuda y ella estaba tumbada boca abajo en una de las mesas del bar, alado en una silla estaba la bolsa de la cocaina.

-¡Dame duro hijo de puta! Enseñame el puto cielo y a amar a Jesucristo, ¡mierda!, ¡Si!

Gemia como perra la pequeña alicia y no me importaba si los putos de los depredadores vinieron a esclavizarnos, estaba cojiendome a aquella mujer que siempre me volteba la cara cuando le ofrecia propina o que siempre mostraba su actitud negativa hacia mi en este restaurante desde hace ya 10 años, ademas que era mi primer experiencia en hacerlo con una mujer madura, y dejar de ser virgen. Entonces ella extendio su brazo hacia la bolsa de cocaina y abrio su mano y tomo un puño de cocaina y se la arrimo en la nariz y la hinalo. De pronto, ella hizo una especie de gemidos como si se estuviera asfixiando y yo me detuve, y ella se levanto de la mesa y camino torpemente callendose en el suelo, estaba completamente desnuda y con casi toda la cara llena de restos de cocaina, no podia dejar de ver aquella escena algo perplejo y sin saber que hacer hasta que otra cosa robo mi atencion, alguien golpeo la puerta y estaba tratando de abrirla, estaba completamente desnudo y algo drogado, no cordinaba bien mi caminar y agarre las jeringas ya preparadas con la heroina y me escondi.
La puerta fue derribada por completo, tan fuertemente la habian quitado que se voló hasta los baños estampandose en el espejo que estaba afuera de estos, un extraño sere entro, tenia una forma humanoide, pero tenia la piel como de cocodrilo y de colo azul fuerte, tenia una especie de armadura que tenia descubierta e la parte de su pene, era rojiso y con espinas alrededor del glande que era muy punteagudo. Este ser vio a Alicia en el suelo, y se agacho el a tomarla y la cargo entre sus brazos de el, y la puso en la mesa, estaba definitivamente muerta, el monstruo, also sus brazos hacia arriba y de sus costados slieron unos brazos rompiendo su armadura, tenia en total 6 brazos, 3 de cada lado de sus costados. con los dos brazos principales del monstruo tomo los brazos de Alicia , mientras que los dos brazos siguientes sostenian su cintura de ella, y por ultimo los dos últimos brazos sostenian las piernas de la ya fallecida mujer. La tomo, y la elevo hacia arriba de la mesa mienras aun las sostenia, yo estaba asuatado, mi corazon estaba latiendo a un ritmo tan acelerado que pensaba que se iba a salir de mi pecho no sabia que hacer...
El aparante pene del monstruo, lo introdujo en la vagina de Alicia mientras ella se mantenia suspendida por en el aire, el monstruo hacia el trabajo de sostenerla, era horrible la escena, lo mas traumatizante de mi vida, sentia que queria llorar por lo que veia y sentia un horrible terror ya que posiblemente sere el siguiente en ser la víctima del monstruo. Tenia que uír pero mi unica salida era la principal que el monstruo habia abierto, no tenia de otra, saque las jeringas pereparadas, me escabulli para tratar de atacar al monstruo, atacandolo de un lado, tenia cuantro jeringas, dos poco a poco las puse arriba de mi en la barra del bar y las otras dos las tenia en cada mano, llego el momento, el monstruo tarde o temprano iba de dejar de penetrar Alicia , su pene del monstruo estaba perforando literalmente su cuerpo de ella, en la vagina de ella estaba saliendo mucha sangre, no aguanto mas de ver esto, ¡no quiero ser el proximo en que me pase eso!.
Salte en un solo impulso a la barra del bar con las dos jeringas en cada mano mía y se las clave en su cuello, y le introduge el liquido. Corri como perra a la salida y el monstruo habia tirado a Alicia a la mesa con enorme furia, y grito de furia, el me perseguia y yo seguia corriendo, el detras de mi, en empezo a caer y de pronto sucumbió, en vez de uir me quede viendolo de lejos, un impulso me hizo ir a ver a aquel monstruo, fui paso por paso lentamente, lo siguiente hizo que me callera en el suelo de miedo. De su cuerpo salia un ser, cuando salio envuelto de sangre del monstruo, tenia una figura delgada y de mujer y este ser me volteo a ver y mi sorpresa era sobrepasada por miedo, era Alicia con escamas y de color azul como aquel monstruo. Ella empezó a caminar a un paso lento como acercandose a su presa y yo me levante y corri torpemente, ella se sento en el piso y cruzo sus pies como si meditara y levanto sus brazos, manteniéndolos lado a lado suspendidos en el aire, lentamente los posó delante de ella, solto un grito horriblemente agudo y sus brazos se convirtieron en enormes tentáculos que se esxtendieron hasta alcanzarme y tomarme.

Sus tentaculos se mantenian sobre de mi como cuerdas atandome artiba de ella, estaba en el suelo ella y yo encima de ella, solo senti como yo estaba entrando dentro de ella, poco a poco formaba parte de ella, me undia hacia ella, lo unico que mis hojos pudieron prencensiar es el cielo que se mantenia claro y con nubes, hacia mucho calor en este dia...