isabellaarauz
Rango6 Nivel 28 (1130 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Mi Obsesión
Capítulo 1
Claudia era una nerd, como una rata de biblioteca se pasaba leyendo libros todo el tiempo.
Tenía 15 años y nunca tuvo una relación de amistad. Su vida transcurría del colegio a la casa, comer, hacer tareas y luego leer o ver televisión hasta que llegara la hora de dormir.
Su mundo siempre estuvo en su cabeza, vivía en su imaginación lo que no vivía en la realidad. Las demás tenían novios y aventuras reales, ella solo amores y aventuras imaginarias.
Era solo una espectadora nunca fue la protagonista de nada, la invisible, la que todos ignoraban, si hubiera muerto o desaparecido nadie la hubiera extrañado. Tenía el poder de estar entre la gente sin que la notaran, su presencia solo era notoria cuando querían burlarse de alguien.
Conocerlo a él fue lo mejor que le pasó en la vida. Se llamaba Javier y era el más guapo de la escuela, exageradamente lindo, un sueño para cualquier mujer, todo en él era perfección: su cuerpo, su cara, su forma de ser.
Claudia decía que ellos tuvieron un gran amor. Todo comenzó un día en el recreo había un compañero de clases que la...

Hace alrededor de 2 meses Compartir:

6

10

#2

Claudia decía que ellos tuvieron un gran amor. Todo comenzó un día en el recreo había un compañero de clases que la molestaba con sus bromas pesadas haciendo que los demás se rieran. Esa vez el la defendió, le dijo que no volviera a molestar a su novia.
El muchacho intentó golpearlo, pero no pudo porque además de ser lindo Javier sabía artes marciales y ninguno podía contra él.

Mi obsesión
Capítulo 2
Desde ese día nadie volvió a molestarla y se sintió respetada. Fue maravilloso para ella, nunca creyó que le ocurriera algo así, aunque fue más maravilloso cuando él le dio su primer beso. Sucedió en un campo donde los llevaban para la clase de agricultura, había un huerto de árboles frutales, ahí le pidió que fuera su novia y la besó por primera vez, ahí probó su boca como una fruta madura.
Ella sintió como si la transportaran al tercer cielo y fuera besada por un ángel.
Cuando caminaba a su lado, tomada de su mano, se sentía como una reina, orgullosa, admirada, envidiada por las demás.
Javier era tan romántico, cuando cumplieron un mes de novios la invitó a su casa, estuvieron solos porque sus padres como siempre andaban de viaje, pero Javier se comportó como un caballero, nunca trató de aprovecharse de ella, la respetaba.
El preparó la comida y tuvieron una cena a la luz de las velas y de la luna. El camino hacia la mesa estaba tapizado por una alfombra de pétalos de rosa rodeada a ambos lados por velas aromáticas de las más deliciosas fragancias. Luego puso una canción y le dijo: Esa es nuestra canción, sonaba en el bar de la escuela la primera vez que te vi y ahora siempre que la oigo me acuerdo de ti.
El día de los enamorados Javier hizo una linda locura para ella:
Durante el recreo la llevó al patio de la escuela y le pidió que viera hacia arriba, en ese momento un avión escribió en el aire las palabras: CLAUDIA TE AMO. Luego le dejó caer una lluvia de rosas desde el cielo.
Después de besarla apasionadamente le dijo: Cada una de estas rosas significa el amor que siento por ti. , te amaré por siempre.
A continuación, le regaló una rosa de invierno taiwanesa diciéndole: Mira esta rosa es la más extraña y la más bella del mundo, es como tu Claudia tan bella y única entre todas las demás.

Mi Obsesión
Capítulo 3
Javier era el mejor novio que una mujer pudiera desear. Pero fue un amor efímero como el vuelo de una estrella fugaz, un día el desapareció de la escuela y nunca más volvió.
Esa es la historia que ella siempre contó, su hija creció oyéndola desde niña, en vez de cuentos infantiles, su mamá se la contaba todas las noches.
El marido la dejó, decía que Claudia era una mala esposa, que no servía en la cama. Cuando se fue, ella volvió a su antigua adoración por Javier.
Mandó a agrandar una pequeña foto que tenía de él y la puso en el centro de la sala. Mucha gente acostumbra orar a Dios antes de dormir, pero ella lo que hacía cada noche era sacar un pequeño rizo del cabello de Javier, que tenía en un cofre de recuerdos. Lo besaba como si fuera una reliquia sagrada, amarlo a él era su adoración.
Jenny estaba muy preocupada por su mamá,
cuando fue al hospital la doctora le dijo que Claudia se encontraba muy enferma y seguramente solo le quedaban algunos meses de vida.
Jenny pensó que la única forma de hacer feliz a su mamá en sus últimos días, era reunirla con Javier, su gran amor.
Ella lo buscó en todas las redes sociales, pero no lo encontró, entonces fue a investigar a la escuela donde pasó todo.

Hace alrededor de 2 meses

2

1

#3

Mi Obsesión
Capítulo 4
Jenny habló con el portero, pero este no sabía nada, el viejo portero Don Nicasio ya no trabajaba ahí. Habló con el director, pero él también sabía muy poco, solo recordaba que Javier desapareció la noche de una fiesta que se celebró en la escuela hace 25 años.
Preguntó la dirección del antiguo portero y se dirigió hacia allá.
Llegó a una casucha que se encontraba en las afueras de la ciudad, allí miró a un viejo como de unos 75 años que regaba las plantas de su pequeño jardín. Le explicó el motivo de su visita y él le dijo: ¡Ah qué tiempos aquellos ¡Es el mejor trabajo que he tenido!
Yo me acuerdo bien de Javier, decían que era el más guapo de la escuela, tenía muchas enamoradas, las muchachas lo perseguían como a un artista de cine, pero había una que lo perseguía más, creo que se llamaba Clara, no recuerdo muy bien su nombre,
lo seguía como una sombra, desde que llegaba y el siempre trataba de alejarse de ella. Jenny lo interrumpió:
¿No se llamaba Claudia?
Sí, creo que ese era su nombre: Claudia Martínez.
¿Y no hubo nada entre ellos? ¿Ni siquiera fueron amigos? Preguntó Jennifer.
Nunca, el la ignoraba y otras veces se burlaba de ella con sus amigos, él era cruel y vanidoso.
¿No tenía novia?
El respondió: No, Javier no necesitaba novia, dicen que tenía una lista de enamoradas y cada día salía con una diferente, ellas le daban todo lo que quería. Pero Claudia no fue buena ni siquiera para estar en su lista, tal vez la consideraba demasiado insignificante o tal vez porque no era muy bonita.
Muchas veces la vi salir llorando de los baños o en algún lugar de la biblioteca, supongo que lloraba por él.
Jenny estaba muy sorprendida su mamá le mintió desde niña. La historia de ellos siempre le pareció como un cuento de hadas. Lo había amado e idolatrado junto a su madre, muchas veces deseó que él fuera su padre, ahora toda esa maravillosa historia se desvanecía ante ella.
¿Por qué su mamá inventó eso? ¿Por qué no le dijo la verdad?
Lo peor es que no podía preguntárselo porque ella estaba muy enferma y eso podría hacerle daño.

Mi obsesión
Capítulo 5
Jenny se encontraba muy concentrada en sus pensamientos, cuando el viejo la interrumpió diciendo:
Señorita hay algo que no le he contado a nadie, pero creo que a usted puedo decírselo. Esa noche, después de la fiesta, Claudia no sé qué miró, pero salió corriendo muy asustada. Tenía su vestido manchado pero estaba muy oscuro, no vi bien el color.
Cuando la policía me preguntó, si había visto a alguien sospechoso, yo no la mencioné, no quise involucrarla, pensé que era mejor no meterla en más problemas; ya tenía suficientes con amarlo a él.
Mire no le deseo males a nadie, pero ese muchacho era demasiado malvado y cualquier cosa que le haya pasado, la tenía bien merecida.
Bueno señorita, dijo Don Nicasio, es todo lo que recuerdo, pero si quiere saber más hable con Roxana y Luis, ellos eran amigos de Javier, ahora están casados, le daré la dirección.
Al día siguiente Jenny se dirigió a la casa de ellos.
Llegó a una casa grande y lujosa, tocó el timbre y al rato le abrió una mujer muy amable, aproximadamente de 40 años, vestida como una profesional.

Mi obsesión
Capitulo 6
Jenny le explicó la razón de su visita, la mujer le llevó una taza de café y ambas se sentaron en un amplio sofá de la sala.
Ella dijo: Así que eres la hija de Claudia, como ha pasado el tiempo, yo me acuerdo muy bien de ella, era una niña tan callada y estaba perdidamente enamorada de Javier. Los amigos de él le hacían bromas para burlarse y siempre terminaba llorando en los baños.
Un día inventaron una carta en la que Javier le declaraba su amor a Claudia. Fueron a la biblioteca y de una novela del siglo xlx copiaron las frases más románticas que encontraron. Decía que estaba enamorado de ella, pero que era muy tímido para hablarle personalmente, le pedía que fuera su novia y que respondiera rápidamente.
Después de leerla, ella respondió con otra carta aún más romántica que la de él. Se la mandó con uno de sus amigos, ellos no se la entregaron, si no que la tuvieron como objeto de burla durante varias semanas. Sacaron varias copias y las pegaron en las paredes de la escuela.
Javier era mal alumno, pero una vez se sacó la mejor nota de Matemáticas copiándose, tenía una página con todas las respuestas del examen, se la robó a la profesora.
Sus amigos le encontraron la página y le dijeron que si no le daba un beso a Claudia le contarían todo a la profesora.
Ese fue el famoso beso que él le dio en el huerto, lo hizo solo para que no lo acusaran por copiarse y ella creyó que era porque la amaba.
¿Y Javier nunca le dio ningún regalo? ¿No le dio una lluvia de rosas en el día de los enamorados? Preguntó Jenny.
Ella respondió: Él nunca le regaló nada, lo de la lluvia de rosas si lo hizo, pero fue para una chica llamada Marcela, Javier solía hacer cosas así extremadamente románticas para conquistar a las muchachas y luego cuando ya las tenía en su lista hasta se olvidaba de ellas.
Jenny se decepcionó una vez más, pero continuó preguntando:
¿De la noche que el desapareció no sabe nada?
Yo no fui a esa fiesta, estaba resfriada y Luis se quedó conmigo.
¿Por qué no pregunta en la policía? Ahí deben saber más.

Hace alrededor de 2 meses

0

1
#4

Mi obsesión
Capítulo 7
Al día siguiente después de visitar a su mamá en el hospital, Jenny se dirigió a la estación de policía, ahí fue muy difícil que le dieran información. Lo único nuevo que descubrió es que dos albañiles fueron culpados por la desaparición de Javier, pero nunca los capturaron. Ellos trabajaban en el sótano de la escuela.
Jenny dejó de investigar convencida de que nunca descubriría toda la verdad y se dedicó solo a cuidar de su madre. Estaba segura de que Claudia sabía lo que había ocurrido esa noche. Y lo sabía, aunque era un secreto que jamás contaría.
Claudia no estaba loca, entendía muy bien que todo era mentira, pero cada vez que contaba esa historia y la gente la creía, sentía como si hubiera sucedido de verdad y cada vez era como si ocurriera de nuevo, eso la hacía tan feliz, que se llenaba el vacío de su corazón y al final ella también terminaba creyendo que de verdad alguien la había amado.
Le pasaba lo peor que puede ocurrirle a un mentiroso, terminar creyendo en su propia mentira, y no solo creyéndola, sino que también viviéndola con tanta intensidad como si fuera real.
Su amor imaginario, no era el verdadero Javier, tenía su cara y su cuerpo, pero en realidad era otro, este había nacido de su gran necesidad de sentirse amada y de los deseos de su corazón que se negaba a aceptar la terrible y desoladora verdad de su vida: Nunca nadie la amó. A veces pensaba en el verdadero Javier, pero este era solo un borroso recuerdo perdido en su mente, como un débil reflejo que se desvanecía ante la presencia del otro, el joven dulce y sensible que la amaba, el que ella creó.

MI OBSESION
CAPITULO 8
A veces confundida entre la niebla de su memoria recordaba aquella noche. Un viento helado soplaba en las calles, era el baile de despedida de fin de año escolar, todas iban con sus mejores trajes, también Claudia, pues por primera vez asistía a una fiesta.
Era una ocasión muy especial, esa noche le declararía su amor a Javier. Tal vez ya lo sabía, pero para que no le quedaran dudas era mejor decírselo.
Mientras las parejas bailaban una canción tras otra, ella se sentó a esperarlo.
Él llegó y llenó con su encanto toda la sala, las muchachas volvieron a verlo, anhelando ser su pareja, aunque solo fuera por ese momento, Javier sonreía sensualmente con todas y siempre tenía alguna frase seductora que decirles.
Cuando paso cerca de Claudia la ignoró, generalmente su indiferencia era para ella como un muro contra él que se estrellaban sus ilusiones, pero esta vez no le dio importancia, solo espero y espero pacientemente como un cazador espera a su presa.
Javier bailó y coqueteó con todas las que estaban disponibles, así pasó el tiempo y la fiesta fue llegando a su final.
Quedaban pocas parejas en el salón, cuando él salió hacia el corredor, Claudia lo siguió y le dijo: Javier, tengo algo que contarte sobre alguien que te interesa mucho, pero es un secreto, vamos al sótano, para que nadie se dé cuenta.
Él dijo: ¿De quién es y porque no me lo dices aquí?
Ella respondió: Es de Marcela, no puedo decirlo aquí, porque está en el aula y cuando salga puede encontrarnos hablando de ella.
Javier estuvo de acuerdo y la siguió. Hace tiempo que estaba interesado en Marcela, era tal vez la única que no suspiraba de amor por él.

Mi Obsesión
Capítulo 9
Caminaron por un oscuro corredor hasta llegar al sótano, solo estaba alumbrado por una débil lámpara. Por fin estuvieron los dos solos frente a frente.
El la apresuró diciendo: Dímelo rápido, porque ya tengo que irme.
Claudia dijo: No tengo nada que contarte de ella. Te traje aquí para hablar de otra cosa: Estoy enamorada de ti. ¿Quieres ser mi novio?
Javier la miró de arriba hacia abajo como si la estuviera midiendo, se rio por largo rato y después todavía con una sonrisa de burla en los labios le dijo: Eres muy divertida Claudia.
¿De verdad creíste que yo sería tu novio? Siempre he tenido a las mujeres más lindas y a todas las que he querido, eres

muy poco para mí, no me sirves ni para una noche.
Ella no se conmovió , no derramó ni una lágrima, ya había llorado demasiado por él, con una actitud fría e impasible respondió:
Dices que no sirvo ni para una noche, entonces déjame
demostrarte que sirvo. Claudia creyó que con eso lo atraparía, pero él le contestó terminando con todo: Mejor olvídalo, no me fijaría en ti ni que fueras la última mujer en el mundo.

Hace alrededor de 2 meses

0

1
#5

Mi obsesión
Capítulo 10
Cuando él abría la cerradura de la puerta, ella puso en marcha la segunda parte de su plan, de su cartera sacó un filoso cuchillo y se lo clavó varias veces en la espalda, diciéndole la clásica frase: Si no eres mío, no serás de nadie más.
Él le gritó: ¿Qué hiciste Claudia, estás loca?
Javier trato de quitarle el cuchillo, mientras ella intentaba
clavárselo de nuevo, pero él no resistió y se desmayó. Entonces, Claudia buscó la ubicación exacta de su corazón, según lo que aprendió en la clase de ciencias y allí lo acuchilló varias veces diciéndole:
Esto es por todas las lágrimas que lloré por ti.
Esto es por todas las burlas que aguanté por tu culpa.
Esto es por todas las veces que me ignoraste.
Y siguió así hasta que se le acabaron las razones para seguirlo acuchillando.
Luego se puso de pie, vio que Javier estaba como dormido y
respiraba con dificultad, estaba agonizando, lo miró detenidamente
Y descubrió que aun estando a las puertas de la muerte, él seguía siendo irresistiblemente bello.

Mi obsesión
Capítulo 11
Se acercó lentamente y tocó por primera vez su cabello suave y rizado, su cuerpo perfecto, acarició su rostro de ángel y después le dio un beso largo y apasionado que fue una síntesis de todos los besos que nunca le había dado y de todos los que ya nunca más le daría. Siguió besándolo hasta que el expiró el último aliento en su boca y no se detuvo hasta que sintió el sabor de sangre fresca y se dio cuenta de lo que había hecho.
En ese momento pensó en las terribles consecuencias que tendrían sus actos, en que posiblemente pasaría el resto de su vida en la cárcel y en la gran decepción que se llevarían sus padres.
Todo eso ya lo había considerado antes y no le daba ningún temor, pero ahora viéndolo atreves del lente de la realidad no era lo mismo, se sintió aterrorizada, apagó la luz del sótano y salió corriendo.
El lugar estaba vacío, el corazón le latía de prisa y veía sombras que salían de la oscuridad y la acusaban de su crimen, el camino hacia la salida le pareció una eternidad. Cuando llegó a la puerta el portero estaba a punto de cerrar.
Estando en la calle se dio cuenta de que tenía su vestido manchado de sangre, pensó que afortunadamente nadie la había visto y corrió a lavarse en la fuente del parque, mientras un borracho la miraba sorprendido desde una banca, confundiéndola con una de sus alucinaciones.

Mi obsesión
Capítulo 12
Al llegar a su casa, abrió cuidadosamente la puerta, le habían dado una llave para que volviera a cualquier hora, por ser su primera fiesta.
Lavó el cuchillo en el lavadero de la cocina y lo puso con otros en una gaveta, luego se fue a su cuarto. No pudo dormir esa noche, ni por muchas noches más. Al día siguiente, así como esperó pacientemente la ocasión para cometer el crimen, así esperó las consecuencias de este.
Creyó que la policía llegaría en cualquier momento por ella, sin embargo, transcurrieron varias semanas,meses,años y no pasó nada.
Claudia no se daba cuenta, pero esa noche todo conspiró para que ella cometiera el crimen perfecto.
Esa noche Don Nicasio no revisó si todo estaba en orden en la escuela, como lo hacía generalmente. Alguien pasó diciéndole que su hija mayor estaba en el hospital, había tenido un bebe, él tuvo que acompañarla porque su marido se encontraba en otra ciudad por motivos de trabajo. La esposa de Don Nicasio no podía acompañarla porque estaba en silla de ruedas.
El director se fue de vacaciones a España un día antes de la fiesta y dejó como encargado de la escuela al portero, en quien tenía mucha confianza. Los alumnos volverían a clases hasta dentro de 3 meses.
Los padres de Javier también se fueron de vacaciones, pero a Estados Unidos, él les dijo que llegaría en un mes, pues tenía que arreglar varios asuntos pendientes con sus numerosas novias.
Lo llamaron 2 veces, pero no se sorprendieron de que no contestara, pensaron que tal vez estaba viviendo alguna aventura en algún lugar fuera de la ciudad, como frecuentemente solía hacerlo.

Hace alrededor de 2 meses

0

1
#6

Capítulo 13
Los albañiles fueron los que dieron el toque final a la partida de este juego, en el que ella resulto ganadora.
Ellos llegaron a las 5:30 de la mañana , el día después del crimen, como hallaron cerrado fueron hasta la casa del portero, él les dejó la llave con su esposa.
Cuando entraron al sótano, se llevaron una gran sorpresa al encontrar un muerto y todo inundado de sangre. La sorpresa no les duró mucho, como era su costumbre, trataron de aprovechar la situación. Se adueñaron de las pertenencias de Javier ,este llevaba un reloj de último modelo una cadena de oro y una billetera llena de dólares,
Analizando la situación llegaron a la conclusión de que debían deshacerse del cuerpo, porque aunque ellos no lo habían matado, serían los primeros en ser culpados, debido a que sus huellas estaban en el cadáver, también´ por los graves antecedentes penales, de robo y de intento de asesinato que ellos tenían.
Los albañiles lavaron el piso del sótano , después envolvieron el cuerpo en una carpa y lo introdujeron en la parte trasera de su viejo y destartalado auto. Se fueron con rumbo desconocido y nadie volvió a saber de ellos ni de Javier,
La denuncia de la desaparición fue puesta por sus padres un mes después del asesinato.
La policía investigó durante varios meses , pero al no encontrar el cuerpo ni a los principales sospechosos , cerraron el caso.
Claudia lloraba hasta el cansancio recordándolo, lo veía como era cuando estaba en todo el esplendor de su belleza, cuando no había otro como el, tan irresistiblemente bello y tan despiadadamente cruel.

Mi Obsesión
Capítulo 14
Claudia se lamentaba de que tanta perfección ahora solo era alimento para los gusanos. Pero otros días amanecía pensando que lo tenía bien merecido y que ella solo había hecho justicia. Recordaba cuanto sufrió por él, tanto que le dolía hasta respirar. Y como a veces cuando pasaba cerca le daban ganas de tirarse a sus pies y de rogarle aunque fuera solo por una mirada.
Javier tenía muchas enamoradas, pero Claudia estaba segura de que nadie lo amó tanto como ella, nadie lo amó tanto como para convertirlo en el hombre perfecto que nunca fue , nadie lo amo tanto como para matarlo.
Su amor por él era tan grande que sentía que no le alcanzaba en el corazón , ignorar un amor así era un pecado, un delito que solo podía pagarse con la muerte,
Se decía llorando : Si me hubiera amado , aunque fuera un poco , aunque fuera solo por unos instantes , esos recuerdos me bastarían para llenar mi alma de alegría, esos momentos serian hoy la razón de mi vida, pero nunca me amó y ahora estoy condenada a repetirme una y otra vez sus últimas palabras, a sentir una y otra vez el dolor de su desprecio porque nunca me amó.
Ella siguió pensando en el hasta que su amor imaginario sustituyó por completo al verdadero Javier.

Mi obsesión
Capítulo 15
Jenny recibió un mensaje del doctor López , cuando llegó al hospital este le dijo que su mama´ se estaba muriendo. Ella entró al cuarto para ver si Claudia tenía algo que decirle , tal vez esperaba que fuera a despedirse, que le dijera las dulces y emotivas palabras que una madre suele decir a sus hijos en las últimas horas de su vida o que le confesara sus secretos sobre Javier ,
Pero cuando se acercó su mamá le dijo: No te preocupes Jenny , ahora estaré con Javier eternamente, lo buscaré hasta en el último rincón del infierno y no me detendré hasta que lo encuentre, ahora será mío para siempre, Y una sonrisa diabólica se dibujó en su rostro.
Ala mañana siguiente Claudia murió de un infarto, la enterraron esa tarde ,como era de esperarse tuvo un funeral silencioso y solitario, como fue toda su existencia,
Lo que nadie nunca supo es que a pocos pasos de su tumba estaba enterrado Javier,
Los albañiles tuvieron la magnífica idea de que no había mejor lugar para enterrar un muerto que en el cementerio, porque ahí nadie lo buscaría . Sin darse cuenta, tal vez guiados por el destino o por el demonio ,ellos hicieron realidad el mayor deseo de Claudia , estar junto a Javier para siempre.
Su vida fue una oda o más bien una eterna elegía por el amor no correspondido. Se podría decir que Dios nunca le dio la oportunidad de vivir su gran amor en la realidad, pero le regaló una fantástica imaginación y si se puede vivir através de la ilusión y la fantasía, entonces ella lo vivió.

FIN

Hace alrededor de 2 meses

2

1
isabellaarauz
Rango6 Nivel 28
hace alrededor de 1 mes

gracias. Tus comentarios me dan ganas de seguir escribiendo.