Barbaroja
Rango2 Nivel 6 (44 ptos) | Copista no remunerado
#1

María, inmóvil y fría, observaba a través de sus cuencas tan vacías como agusanadas; a los dos viejos esqueletos de huesos amarillentos, los que sentados en taburetes destartalados jugaban con su hijo no nacido en un rincón de la oscura y tenebrosa casa a la mitad del camino.

Nostálgica, los recuerdos le invaden… trasladándola a la casa de sus padres, unos meses atrás.

Se visualiza en su solitaria habitación llorando de rabia, estaba castigada por las bajas notas del último examen. Siendo ella una jovencita muy fiestera, no poder salir en un día sábado por la noche.

¡Era el fin del mundo!… ¡Literalmente lo fue!

Pues las decisiones que tomo, la llevaron donde se encontraba.

¡Muerta y fría!

Hace alrededor de 2 meses Compartir:

2

6
Barbaroja
Rango2 Nivel 6
hace alrededor de 2 meses

Gracias, muy amable.


#2

María esa noche no podía dejar de asistir a la fiesta que se celebraría al otro lado del pueblo, casi a la media noche se deslizo sigilosamente por la ventana de su habitación, sus padres dormían sin percatarse que la joven desobedecía sus ordenes y al verse en la oscura calle sin ser descubierta; sonrío emprendiendo el camino. 

¡Pero alguien la había estado observando! 

Un ser maligno que seria el responsable de su estado actual.

Jose vecino y eterno enamorado de la jovencita, aunque nunca correspondido, pensó para si, al ver a María tan vulnerable y sola que esta era la oportunidad única para saciar sus bajos instintos, por lo que ni corto ni perezoso se dispuso a seguir a la muchacha. 

María caminaba apresurada por la orilla de la carretera, el cielo se oscureció repentinamente y una brisa fría pego con fuerza en su cara, un escalofrío recorrió todo su cuerpo.
¡Se estaba acercando a la vieja casa a mitad del camino! 

Como en un trance, como hipnotizada se acercaba lentamente a la casa que parece llamarla, hasta una sonrisa macabra se dibujo en su cara al distinguir dos figuras esqueléticas que sonrientes la miran expectantes desde el umbral de la vieja casa. María  jamás se percato de que era seguida muy de cerca por un enfermo verdugo sediento de sexo, sangre y muerte.

Justo en la entrada de la casa abandonada hace años, desde la aparición de los dos viejos habitantes de la misma ahorcados en el dintel de la puerta principal; el joven ya con un plan malvado en mente realizo su macabra jugada…

Hace alrededor de 2 meses

2

1
Barbaroja
Rango2 Nivel 6
hace alrededor de 2 meses

Gracias, que bueno que le gusto...


#3

¡Salto sobre su presa indefensa!
María sintió un fuerte golpe en la parte de atrás de la cabeza, el cuero cabelludo se desgarro, el cráneo se partió en varias partes y la sangre salió a borbollonees. Los viejos esqueletos amarillentos observaban sonrientes, Jose arrastro sin contemplación a la joven hasta el interior de la casa, la tiro sobre el sucio piso de una de las habitaciones y a continuación le arranco la ropa bruscamente.
En ese momento la joven reacciona tratando de defenderse del brutal ataque, lo que enfureció aun mas a su verdugo quien la golpea repetidas veces en el rostro, convirtiendo en una masa sanguinolenta la que hasta ese momento había sido una cara hermosa… ya nada la salvaría de su infortunio.
¡Siendo violada repetida veces! ¡Brutalmente golpeada, cruelmente humillada!
La tortura duro horas, los viejos esqueletos amarillentos aplaudían, reían… ¡hasta bailaban!... pero no estaban conformes y susurraban entre ellos.
─“Tiene que hacerlo”, “tiene que hacerlo”
Y el verdugo de María lo hizo, no podía dejar cabos sueltos, en el momento en que la joven abrió sus ojos suplicantes, la tomo con sus dos manos por el cuello apretando fuertemente, tanto que el oxigeno comenzó a faltar en los pulmones de la desdichada joven, el cerebro ya no respondía pues la sangre vital no le llegaba.
El malvado asesino con el rostro transfigurado, dejando escuchar palabras inentendibles apretaba más y más… Era tanta la fuerza que los ojos de María se enrojecieron inyectados de sangre y parecían salirse de sus órbitas. Con las pocas fuerzas que le quedaban trato de patalear, emitiendo débiles sonidos guturales, dejo de existir en este mundo y fue a juntarse a los esqueletos amarillentos que ahora la recibían eufóricos.
Desde el rincón observaron como Jose traslado el triste despojo desnudo de la joven hasta el fondo de la casa como si nada. Pero antes de poner un pie fuera de la misma, sintió que alguien le soplaba en la oreja izquierda y una fuerte comezón invadió todo su cuerpo, sin prestar mayor atención se marcho.

Hace alrededor de 1 mes

0

2
#4

El cuerpo de María fue encontrado días después en un estado de putrefacción avanzado, lo que no impidió que se comprobara que había muerto por asfixia mecánica, ademas de haber sido violada brutal y reiteradamente... pero lo mas inesperado fue que...

¡Maria tenia cuatro meses de embarazo!

Por eso en la vieja casa en mitad del camino, en esos momentos vivían; Maria con sus cuencas vacías y agusanadas, los viejos esqueletos amarillentos y el niño no nacido de la que una vez fue una hermosa y agraciada joven.

¡Al poco tiempo alguien vino a hacerles compañía!

El culpable de esta situación siguió con su vida sin levantar sospechas, hasta colaboro en la búsqueda de su amiga y vecina, estuvo en la casa de Maria y lloro con los padres de la joven desaparecida, se mostró solidario y dolido por no tener noticias de la joven.

Solo fue, justo cuando el cuerpo de la muchacha apareció, que Jose comenzó a experimentar cosas extrañas... ¡muy extrañas!

En la casa a mitad del camino; el espectro de Maria, los huesos amarillento y el niño no nacido: esperaban impacientes por él...

Jose adquirió una enfermedad infecciosa sin motivo aparente, las que le producían llagas por todo su cuerpo, llagas que pululaban de pus y gusanos. Estas le causaban unas fiebres espantosas que lo volvían loco por el dolor.

Una noche llorando y sufriendo por el estado en que se encontraba, camino como sonámbulo y sin darse cuenta llego a la casa a la mitad del camino, en la puerta de la misma estaban sonrientes: María, los huesos amarillentos y el niño no nacido, quienes muy alegres le esperaban y al verlo acercarse bailaron y cantaron sin parar. José amaneció guindado por el cuello, con la lengua afuera y los ojos desorbitados en el dintel de la puerta principal justo donde fueron encontrados ahorcados los viejos habitantes de aquella casa a mitad del camino.

Desde ese momento: Jose, María, los esqueletos amarillos y el niño no nacido… son una sola familia.

Hace alrededor de 1 mes

1

0

#5

Todo el que se atreve a pasar cerca de la casa escucha risas, cantos y a un niño llorar, pero nadie se atreve averiguar.

Los habitantes de la vieja casa esperan por un nuevo inquilino. Alguien a quien soplarle en la oreja izquierda.

La historia parecía acabar de esa manera, con la muerte del joven asesino de María; pero todos tenían una pregunta en mente ¿Cómo que estaba embarazada? ¡No podía se eso posible! Es que la niña ni novio tenía. En el pueblo todos se hacían la misma pregunta y nadie tenia una respuesta clara ni la madre, ni el padre… bueno el padre quizás podría aportar alguna información al respecto ya que al ser descubierto el cadáver de su única y hermosa hija, cuando todos se enteran del embarazo de la misma el hombre se torno esquivo y taciturno. Al extremo de vivir encerrado en su habitación sin querer hablar con nadie, ni tan siquiera con su esposa quien le suplico muchas veces; que le dijera cualquier información sobre el embarazo de María.

Pero el hombre no decía nada se envolvió en un mutismo total… en las noches se le escuchaba sollozar encerrado en su habitación… ¡hasta se le escuchaba conversar con alguien! cosa imposible ya que siempre se encerraba solo… pero la madre de la joven lo escucho en varias ocasiones conversando con una persona de sexo femenino. Por lo que se dispuso a poner mas atención a esos momentos de encierro del hombre y eso dio sus frutos.

¡Sin creer lo que sus oídos percibían esa noche! ¿cómo era posible?... la voz que escuchaba era la de su difunta hija. Quien le suplicaba a su padre que dijera la verdad sobre su embarazo y que lo esperaba en la vieja casa a mitad del camino, la mujer sin poder contenerse abrió la puerta de golpe y en la habitación solo estaba el hombre arrodillado, llorando y temblando… la mujer no entendía nada y el hombre no pudo desde ese momento articular palabra alguna.

Solo lloraba, gemía y se paraba en la ventana desde donde se visualizaba el camino que daba a la casa en la mitad del camino. En donde los habitantes de la misma todas las noches se paraban el la puerta principal a esperar a un nuevo inquilino que de seguro no tardaría en llegar…sobre todo el niño que cada día pide por que su padre lo venga a visitar y le dice a su madre María que se lo vaya a buscar y que le sople rápido el oído para que se les una y tengan una gran fiesta, a lo que la madre del niño solo le contesta; que no llore que el padre ya no tardara mucho en llegar y los huesos amarillentos y José sonríen al escuchar lo que la joven le dice a su hijo.

Noche tras noche es lo mismo: risas, cantos y lloros de un niño que se escuchan desde la casa a mitad del camino y un hombre abatido, callado, lloroso y pensativo observando en la oscuridad a través de la ventana hasta el camino desde donde se escuchan eso ruidos.

Una noche sin luna, que parecía ser mas de lo mismo, a tiro de las doce en punto… un hombre se deslizo sigiloso por la misma ventana por donde María se había escapado aquella noche de su muerte, caminaba lentamente bajo una pertinaz lluvia… se dirigió directo al camino desde donde provenían las risas, los cantos y los lloros de un niño… se dirigía sin lugar a dudas a la casa a la mitad del camino. Su mujer lo observo desde la ventana de su habitación, pero no hizo nada para detenerlo. Unas lágrimas rodaban por sus mejillas: lo entendía todo, lo había empezado a entender unos días antes y solo quería que terminara.

El hombre se acerco lentamente a su destino, silencioso y llorando… pero los habitantes de la vieja casa reían y aplaudían al verlo llegar, María le dijo a su hijo no nacido

─ ¡Hijo ahi esta tu padre! ─ A su padre ─ ¡Padre ahi esta tu hijo!

Todos reían y cantaban, el niño no nacido corrió a abrazar a su padre y este lo cargo en sus brazos y en ese momento el niño le soplo en el oído izquierdo y la fiesta duro hasta el amanecer.

Los habitantes del pueblo esa mañana se despertaron mas temprano que de costumbre. Pues los gritos de una mujer se dejaron escuchar al clarear el día… su marido y padre de María estaba muerto en la entrada de la vieja casa a mitad del camino, en su bolsillo se encontró una carta donde explicaba que se había quitado la vida por ser el padre de aquella criatura que no había nacido y que había abusado de su hija desde mucho tiempo atrás.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#6

Los habitantes del pueblo consternados por tantas muertes relacionadas con la vieja casa decidieron destruir la misma, por lo que a los pocos días un gran incendio se desato en la vieja casa a mitad del camino, fue en una noche muy oscura y sin estrellas, por lo que las llamas se podían observar a mucha distancia, pero lo que mas se pudo notar, mejor dicho, se pudo escuchar; fueron unos alaridos, gritos y carcajadas que provenían sin lugar a dudas de las llamas que se elevaban sobre las puntas de los arboles circundantes.

Cuando todo acabo. Antes de despuntar el alba y los vecinos se habían retirado a sus casas intentando dormir para tratar de olvidar todo lo relacionado con la ya destruida casa a mitad del camino… se dejaron escuchar unos gritos atroces por toda la calle principal del pueblo, eran unas risas espeluznantes, eran unos lamentos inentendibles, eran lloros de un niño recién nacido, eran huesos que entrechocaban… era todo un conjunto de situaciones extrañas, que los habitantes del pueblo no daban crédito a lo que a sus oídos llegaba, tan es así que se tapaban las orejas para no escuchar todas esas cosas tan horribles… y desde ese día nadie osaba salir de su casa con sus orejas destapadas… por el miedo a que alguien se las soplara.

En un pueblo vecino dicen que desde ese día se comenzaron a escuchar voces en una casa deshabitada donde un hombre se había suicidado… nadie se a atrevido averiguar si es verdad

                                                                                                                        Fin

Hace alrededor de 1 mes

0

0